Archivos para el tag ‘Francisca Pleguezuelos’

Milenio, hablemos claro

Magdalena Trillo | 9 de diciembre de 2012 a las 11:13

Punto uno: prioridades. A un mes de la conmemoración, por sorpresa, la Junta nombra a Francisca Pleguezuelos delegada del Gobierno andaluz en Bruselas y descabeza el Milenio. Parlamentaria europea entre 2005 y 2009, es una de las políticas que mejor conocen la trastienda de la Comisión justo cuando se está negociando el nuevo presupuesto. Andalucía se juega mucho y ella es un valor seguro. Ninguna objeción sobre la apuesta de la Junta; al contrario. Como granadinos nos tenemos que alegrar. Y lo hacemos aun siendo conscientes del nuevo golpe que supondrá esta decisión para un proyecto que lleva cinco años gafado. Cuando Chaves propuso celebrar los mil años de la fundación del Reino de Granada como excusa para invertir en la provincia, aún se gobernaba a lo grande y se anotaban en la agenda proyectos millonarios. El Teatro de la Ópera, el gran Parque de la Vega, la reforma del Banco de España, el Metro, el AVE…

Así se pintó 2013. Luego llegaría la crisis, la austeridad y los recortes. Y tuvimos que descubrir que la Granada de 2013 se había dibujado con carboncillo. A la marcha de Jerónimo Páez del Legado Andalusí siguió la etapa fallida de David Aguilar y, sólo a partir del verano de 2010, con el ‘fichaje’ de Pleguezuelos, el Milenio ha tenido un mínimo recorrido. Se puede cuestionar si acertado o no y podemos preguntarnos a qué programa y concepto de conmemoración responde un concierto de Sting, una Campus Party o un partido de la Selección. Pero ahí están. Se ha ‘movido’ el nombre de Granada y se ha proyectado la imagen del Milenio.

Decía Pleguezuelos cuando asumió el “marrón” que su idea era la de un Milenio social y participativo que debía ser sinónimo de desarrollo económico y turístico para Granada, un Milenio que se proponía abrir a África, la UE, Latinoamérica y EEUU. Demasiado ambicioso entonces y absolutamente irreal hoy. Pero admitiendo que el Milenio ni ha cumplido expectativas ni podrá remontar en 2013 en plena recesión, hablar de “canonjía política” como ha hecho el alcalde o emplearnos con el látigo de la autodestrucción hundiéndonos en el fango de las sospechas y descalificaciones resulta excesivo.

Pleguezuelos nunca ha ‘mendigado’ un puesto en Bruselas para jubilarse. No le hace falta (tiene 62 años y 39 cotizados), no necesita que el partido la ‘coloque’ ni huye del Milenio porque haya fracasado. Nadie ha pedido su cabeza ni hay listas de espera para relevarla en lo que, sin duda, será un suicidio controlado. Si pensamos en el 40% de paro al que puede llegar Granada en 2013, tal vez sea más fácil entender las ‘prioridades’ de la Junta: cómo salir de ésta si no es con respiración asistida comunitaria. Desde luego, no será con el empleo que genere nuestro inexistente tejido productivo…

Punto dos: el relevo. Mañana se reúne Pleguezuelos con Susana Díaz para definir la estrategia en Bruselas y será la consejera de Presidencia junto a Mar Moreno y Teresa Jiménez quienes acuerden el nombre de su sustituto en el Milenio y en el Legado. El socialista César Girón ya se está posicionando (se proclama ‘padre’ del Milenio aunque en el origen del proyecto que Claret ‘vendió’ a Chaves también estaba Miguel Ángel Pinto) y desde que se anunció la efeméride tiene una espina clavada. Aunque seguro que aceptaría y tiene un perfil solvente, hay quienes lo ven como una bomba de relojería recordando su ‘estampida’ del Ayuntamiento. Jerónimo Páez jamás aceptaría, políticas de ‘confianza’ como García Raya o Cándida Martínez tendrían mucho que pensar y las dos horas de reunión que Melchor Saiz-Pardo pasó el otro día con Pleguezuelos en su despacho son más que sospechosas…

Punto tres: el Legado Andalusí. Descontando el bloof del Milenio, lo que habría que aclarar cuanto antes es si realmente hay una operación por parte de la Junta para llevarse la fundación a Sevilla . En el Parque de las Ciencias quedaría un escaparate, el Pabellón Al-Andalus, y la institución como tal se gestionaría en la capital andaluza. Paulino Plata ya propuso en su día transformar el Legado en una fundación al estilo de la SECC. Hablaba de la Fundación Andaluza de Patrimonio Histórico y proponía extender su acción a toda la historia de la región sin restringirlo a la época árabe. Nunca desveló desde dónde…

¿Se imaginan? Si la segunda parte de la serie ‘Isabel’ tiene el éxito esperado, Granada acabará en 2013 celebrando la Reconquista y perdiendo otra seña de identidad más: su historia andalusí y su papel con el mundo árabe. Sin liderazgo político, sin liderazgo económico, sin liderazgo cultural. Aquí sí hay motivos para preocuparse.

El futuro del Milenio, y del Legado…

Magdalena Trillo | 15 de agosto de 2010 a las 11:46

FRANCISCA Pleguezuelos se ha puesto al frente del Milenio y del Legado Andalusí con el látigo, el reloj a cero y el cronómetro en marcha… Ya se han publicado las bases del concurso público para diseñar el logo de la conmemoración, en su libreta empieza a sumar números con los primeros patrocinadores que ‘creen’ en el proyecto y, justo después del verano, tendrá un propuesta “solvente” para celebrar los mil años de la fundación del Reino de Granada.

Se lo prometió a Teresa Jiménez cuando se puso su nombre encima de la mesa para sustituir a David Aguilar. Sus planes eran otros: aires nuevos, aunque en Barcelona, bien alejada de los líos de la capital. Pero Paca es mujer de partido. Socialista ‘de cuota’, sin complejos, y feminista hasta la médula. Orgullosa y con una voluntad de hierro. Capaz de lograr el consenso social y político (por este orden) que requiere el proyecto y dispuesta a movilizar a media Europa, incluida la ‘oposición’, para cumplir su palabra. Y su palabra es una: que el proyecto va a salir.

Los de siempre ya la critican y otros muchos creen que es la persona que necesitaba el Milenio. El propio ex rector lo dijo en enero cuando tiró la toalla tras aguantar año y medio de ninguneo institucional. Volvió a su universidad y situó el problema: la conmemoración debía recaer “en un representante político” que pudiera coordinarla “con eficacia”.

Pleguezuelos ha llegado con fuerza y con ilusión, pero los retos, los problemas y las polémicas son las mismas. Para empezar, el lastre de tres años de olvido, de fracasos y de promesas incumplidas que han creado una tremenda desconfianza política y social. En segundo lugar, unos ajustes presupuestarios que amenazan con descafeinar la conmemoración y frustrar las expectativas lanzadas sobre el Milenio que se vendió como excusa para invertir en la provincia y recuperar tantos años de agravios.

Reconozcamos que, en pocas semanas, la ex eurodiputada ha sentado las bases del proyecto: un Milenio social y participativo que quiere vincular a la Alhambra y al Albaicín como señas de identidad, un Milenio que debe ser sinónimo de desarrollo económico y turístico para Granada y un Milenio que se propone abrir a África, a Europa, a Latinoamérica y a EEUU.

Ambicioso, sin ninguna duda. Pero también irreal si no hay un respaldo decidido de la Junta. Hablamos de dinero y, más aún, de voluntad. Voluntad es, por ejemplo, la idea que acaba de lanzar Paulino Plata de transformar el Legado Andalusí en una “especie de agencia” que, al estilo de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), coordine todas las celebraciones previstas en Andalucía para los próximos años: el Milenio, pero también el Bicentenario de Cádiz, La Batalla de las Navas de Tolosa… Elconsejero de Cultura habla de una Fundación Andaluza de Patrimonio Histórico y propone extender las competencias del Legado a toda la historia de la región sin restringirlo a la época árabe.

Tras el fallido proyecto de crear una macroagencia cultural (la polémica fundación en la que se pretendía diluir a la Alhambra), este proyecto parece un nuevo intento de transformar el modelo de gestión pública en Andalucía con criterios de eficacia y eficiencia. Aunque necesario, urgente deberíamos decir, tal vez habría que empezar por el principio: ¿Es un globo sonda? ¿Sabemos realmente qué queremos hacer con el Legado? ¿Es el fin del proyecto que ideó Jerónimo Páez hace 25 años? ¿Es una huida hacia delante para dar sentido al tremendo presupuesto que se ‘come’ la institución?

Cuando Pleguezuelos asumió el reto de asumir el ‘marrón’ del Milenio puso una condición: contar con el equipo y la estructura del Legado. Sólo un año antes, su propuesta hubiera sido inviable. Sin embargo, la marcha de Páez dejaba el camino libre. Ahora, lo que está sobre la mesa no es sólo el futuro del Milenio. Es también el futuro del Legado. Y la primera pregunta sólo puede ser una: qué se pierde y qué se gana. Cuál es la letra pequeña.