Archivos para el tag ‘Parque de las Ciencias’

22-M: No todos son iguales

Magdalena Trillo | 15 de marzo de 2015 a las 10:00

Escuchar a un banquero hablar de valores choca. Sorprende si lo dice alguien que está al frente de una entidad como Bankia, con una historia tan poco ejemplar detrás, y más perplejidad produce si lo hace desde Granada con todo un alegato contra la fatalidad. ¡Cuánto podríamos contar nosotros sobre la fatalidad!

Si algunos de los muchos asesores que rodean a los candidatos a la Presidencia de la Junta se hubieran dado esta semana una vuelta por el Parque de las Ciencias y hubieran asistido a la entrega de los Premios Andaluces del Futuro habría encontrado una magnífica munición que incorporar a la campaña electoral. Susana Díaz, que todavía no se ha hecho la foto con el presidente de la antigua CajaMadrid, puede que no sepa que poco tiene que ver Goirigolzarri con los banqueros al uso y que tal vez tenga el discurso más rompedor de quienes dedican hoy sus esfuerzos a los balances antes que a las palabras. “Creer en el futuro es la mejor medicina contra el fatalismo, un mal que nos conduce a ser espectadores y no actores de nuestra propia vida”.

Como en política, el sistema financiero está atravesando uno de los momentos de mayor descrédito y cuestionamiento de nuestra historia democrática. Como en política, también en el mundo de los periódicos color salmón se está viviendo una intensa etapa de regeneración. Y, como en política, costará saber si son nuevos rostros para viejas prácticas o si, realmente, los errores pasados están obligando a imponer una mínima ética aunque sea por pura supervivencia.

Al terminar la entrega de la séptima edición de los premios que organizamos Grupo Joly y Bankia, los propios colaboradores de Goirigolzarri me confesaban que nada de lo que entendamos como “previsible” e “imaginable” tiene que ver con la persona que desde hace tres años está intentando enderezar uno de escándalos más sonoros de la banca española.

Empezando porque se escribe su propio discurso, sacude la fibra sensible y dice lo que quiere decir pasando de protocolo y formalismos: “Deben servir de espejo del progreso andaluz”. Se refería a Pablo, Mariela, José David, Alberto y Sara, los protagonistas del acto. “Sois un ejemplo de ilusión, de compromiso y de responsabilidad. Estos son los valores que necesitamos hoy y los valores que necesitaremos siempre”. Olviden el contexto. Cualquiera de ellos podría haber estado en La Maestranza recibiendo una delas distinciones del Día de Andalucía.

Sin acento andaluz, con acento (casi) extranjero, el cordobés Pablo Gómez Castro expresó con tremenda sensibilidad lo que allí pensábamos todos y lo que, seguro, a todos nos gustaría encontrar cuando miramos a Andalucía: “Me reconozco en una Andalucía que ama y que se deja amar, una Andalucía que no tiene complejos, una Andalucía que nada tiene que ver con los tópicos”. Recuerden su nombre. Está afincado en Los Ángeles y en su curriculum ya aparece su participación en películas como Blancanieves. A Pablo le pasa como a cualquiera de los políticos que estos días pide su voto; que “no se conforma”.

Es la generación del esfuerzo. Es la generación del talento. Todos ellos son de esa generación ‘perdida’ que todos los partidos quieren ahora salvar. Para que “retornen”, para que no se tengan que marchar. Bueno, en estos días lo rescatamos todo y a todos. A las mujeres, a los abuelos, a las familias, a los parados, a los enfermos. Miren qué necesitan y busquen la ‘solución’ en las cientos de medidas que se acumulan en los programas.

Pero empiecen también a comparar. Bien saben los bancos que sobre el papel se arregla todo, que los balances contables –como las promesas electorales– lo soportan todo. Distinto será cuando despertemos, cuando nos tengamos que volver a levantar y se hayan apagado las sintonías de la campaña. Dicen ellos que se juegan mucho el 22 de marzo. Créalos. Pero no por ellos; por usted. Somos ‘nosotros’ los que nos jugamos mucho el próximo domingo. Todavía tiene una semana para pensar y para decidir a quién votar.

Desde la transición no teníamos una oferta tan amplia. Piénselo, desde el corazón, pero también desde la razón. No todos son iguales.

¿Responsabilidad o electoralismo?

Magdalena Trillo | 9 de enero de 2011 a las 11:52

Cuesta reconocer a Torres Hurtado cuando reclama austeridad, rechaza proyectos ‘faraónicos’ y pide sentido común en la gestión de los fondos públicos. Lo hizo este martes al criticar el estudio de detalle remitido por el Ministerio de Fomento para integrar el AVE en la ciudad y construir la estación diseñada por Rafael Moneo. 765 millones de euros. “Una barbaridad”. “Una tomadura de pelo”. ¿Un proyecto demasiado ambicioso para Granada? ¿Demasiado AVE para una ciudad que lleva décadas con infraestructuras tercermundistas?

No es compatible la nueva postura del alcalde sobre la Alta Velocidad con la política del agravio que tanta rentabilidad le ha reportado en los últimos ocho años de gobierno municipal. Recordarán a Torres Hurtado nada más ganar las elecciones denunciando el desprecio y abandono de la Junta hacia Granada y exigiendo actuaciones de primera. ¿Ahora queremos un AVE de juguete? ¿Un AVE de segunda? ¿Un AVE que deje La Chana partida por la mitad? ¿Un AVE sin conexiones porque los trenes han de guardar turno para llegar a la estación?

Cuesta reconocer en este Torres Hurtado al Torres Hurtado de las granadas gigantes en las rotondas de entrada a la ciudad. Al Torres Hurtado que, nada más llegar a la Alcaldía, puso en marcha el premio de poesía en lengua hispana con mayor dotación del mundo. Al Torres Hurtado que reformó con pólvora de rey la Gran Vía y colocó estatuas de vértigo en la Avenida de la Constitución. ¿Tienen en la memoria el tamaño de la cabeza del Gran Capitán? Esa es la dimensión, las aspiraciones, la ambición, con la que hasta ahora ha trabajado el equipo de gobierno. ¿Ahora toca responsabilidad o electoralismo?

Cuesta creer que no hay un trasfondo político –o una verdadera situación de bancarrota municipal– que justifique esta nueva querencia por lo mediocre. Ahora toca decir ‘no’ al AVE de Moneo dejando otra vez en el aire uno de los proyectos que más impacto social y económico van a tener en la Granada de las próximas décadas. ¿Le van a pedir al arquitecto que reforme su proyecto para ajustarse a la pequeñez de Granada?

Es cierto que hay una cuestión que es necesario aclarar: si el proyecto presentado es realmente asumible. Despejadas las dudas sobre las consecuencias de la Orden Ministerial aprobada por Fomento imponiendo más ajustes en la obra pública –ayer mismo se aclaró que no afecta a Granada–, habría que preguntarse si el Gobierno tiene liquidez para afrontar su parte del presupuesto millonario.

Siendo honestos, no sólo el Ayuntamiento se ha visto obligado a ‘ahogar’ sus ambiciones. Ahora también toca renunciar al Teatro de la Ópera –la Junta tampoco tiene dinero–, la A-7 sigue bloqueada, nos permitimos el lujo de dejar empantanado el Centro Lorca –aquí la culpa está repartida entre todas las administraciones– y hasta se nos ocurre despreciar una infraestructura tan vital como el aeropuerto animando a granadinos y turistas a que viajen desde Málaga. ¿Recuerdan las ‘recomendaciones’ de la concejal de Juventud?

Casi nos quedamos sin Centro Guerrero, el Palacio de Hielo de la Universiada no ha dejado de ‘encoger’ y el Milenio, con más voluntad que inversiones, intenta sortear la crisis reforzando un calendario cultural que sigue hundiéndose y olvidándose de aquellos macroconciertos que colocaban Granada en la primera línea de la escena musical española.

La Alhambra sigue en pie, Sierra Nevada tira del turismo y el Parque de las Ciencias continúa creciendo. Tal vez sean esas las mayores ambiciones a las que podamos aspirar. ¿Nos hemos muerto de fracasos?