Archivos para el tag ‘seguridad’

Todo es normal hasta que deja de serlo

Magdalena Trillo | 29 de marzo de 2015 a las 11:00

Era un joven normal. Llevaba una vida normal. Tenía un trabajo normal. Parecía buena persona. Nadie podría sospechar lo que pasaba por su cabeza.

Pensarán que me refiero al copiloto que esta semana ha estrellado un avión con 150 pasajeros a bordo. Podría. Pero pienso en lo equivocados que estamos cuando anhelamos una vida normal, una ciudad normal, una muerte normal. Cuando intentamos proteger nuestra irrelevante existencia dentro de una burbuja de normalidad. Cualquiera de estos comentarios los escuchamos cuando nos tenemos que enfrentar a una situación impredecible, absurda, inexplicable. La vida nos ha enseñado que el cien por cien de seguridad no existe y hasta hemos aprendido a afrontar que el azar y la fatalidad se cruce en nuestro camino. El fanatismo, incluso, con toda su carga de irracionalidad. Pero no estamos preparados para soportar que uno de nosotros, normal, sea capaz de tanta maldad. Por muy envuelta que esté en la locura. Es la rabia y la impotencia de descubrir que el mal acecha latente tras la máscara de la normalidad.

Coja cualquier noticia de periódico sobre un crimen machista. Encontrará toda la cadencia de normalidad con que comenzaba este artículo. A continuación, hallará la impotencia de los familiares. A continuación, la perplejidad de los vecinos, de los amigos y de los compañeros de trabajo que nunca intuyeron nada. A continuación, la amarga sensación de una inevitable pregunta: ¿se pudo evitar? ¿Sería nuestra tristeza menor si hallamos un culpable normal al que podamos exigir responsabilidad?

Normal se dice de aquello que se halla en su estado natural. Normal se aplica a aquello que sirve de norma o regla. Nada de esto, lo sabemos hoy, puede aplicarse a ese joven alemán obsesionado con volar que ha segado la vida de 149 pasajeros en un vuelo rutinario de Barcelona a Düsseldorf. Engañó a todos. Estaba deprimido y sabía que no podía volar. Lo hizo. Se subió al Airbus A320 y lo estrelló en los Alpes franceses cuando tuvo la oportunidad. A las 10.31 se hizo el silencio. El mismo que ayer se guardaba en la iglesia en la que su madre es organista. No había palabras en “la casa de Dios”. Ha ocurrido un martes más de una semana más de un año más, pero pudo ser cualquier otro. Se recordará la tragedia de un caprichoso y gélido 24 de marzo de 2015 y se guardará un listado con 149 víctimas inocentes. Son ellas y no usted, ni yo, por ninguna razón.

Lo descorazonador es que la vida parece darnos pistas aunque no las veamos. Nos hemos aislado tanto en nuestros insignificantes mundos de egoísta individualismo que no somos capaces de ver lo que ocurre a nuestro alrededor. A una ex novia de Andreas Lubitz le viene ahora a la memoria una frase que le dijo hace mucho: “Un día voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema y todo el mundo sabrá mi nombre y lo recordará“. Sus amigos recuerdan, ahora, la obsesiva afición que tenía por pilotar en la zona montañosa donde estrelló el avión. Los responsables de Lufthansa analizan, ahora, el preocupante historial de trastornos que acumulaba el copiloto de Germanwings.

El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo escribió Saramago en La caverna pero es algo que hemos sabido siempre. En los pequeños pueblos de los Alpes cercanos a la zona cero, los vecinos han abierto sus casas, han puesto su mesa, en solidaridad con los familiares de las víctimas. Los profesionales, una vez más, vuelven a responder y las instituciones, por una vez, han estado a la altura.

De cada fatídico accidente se han extraído conclusiones y hemos sido capaces de aprender, de mejorar. Del Titanic al 11-S. Pero la catástrofe aérea en los Alpes no es un accidente, no es un suicidio; no ha habido un fallo técnico, no ha habido un fallo humano. Dicen los expertos que ni siquiera una profunda depresión puede explicar en sí misma la reacción del copiloto que quería ser comandante de Lufthansa. La caja negra ha grabado su respiración en los 8 minutos de desconcierto e incomunicación que anticiparon la tragedia. Era absolutamente normal.

Pero todo es normal, aparente y engañosamente normal, hasta que deja de serlo.

Contra el fanatismo, más libertad

Magdalena Trillo | 11 de enero de 2015 a las 14:12

Todos los días del año, hora y media antes de que salga el sol, el muecín despierta a Estambul con una arrebatadora llamada a la oración que proclama que “Allah es el Más Grande”. Cinco veces al día, en todos los enclaves del mundo árabe, la comunidad musulmana rompe su febril cotidianidad para rezar siguiendo el canto del almuédano desde los minaretes de las mezquitas.

Tras la segunda llama del día, en esta ciudad de los tres nombres, en la antigua Bizancio, en la vieja Constantinopla, centenares de turistas empezamos a hacer cola para conocer uno de sus templos de referencia. Las chicas nos cubrimos cuidadosamente el cabello con coquetos pañuelos; ellos ocultan sus piernas. Todos penetramos en silencio, descalzos, respetando las creencias de quienes entienden que su vida no tiene más sentido que servir a Alá siguiendo los preceptos del Islam.

Las esbeltas cúpulas de la Mezquita Azul disputan cada noche las caricias del cielo turco a la imponente Santa Sofía, la iglesia más grande de la cristiandad hasta la caída de la ciudad en el siglo XV. Completando este fascinante parque temático en que se ha convertido el barrio de Sultanahmet, el Palacio de los Topkapi -la residencia de los sultanes otomanos hasta mediados del siglo XIX- rivaliza en belleza con la propia Alhambra y se debate entre el lujo excelso del tesoro de esmeraldas y joyas principescas que custodia, la exclusiva intimidad del Harén y el sagrado recogimiento de la Sala de Reliquias. No importa si creemos; no importa si son auténticas como no lo es para los cristianos que visitan el Vaticano. Allí se venera una huella en arcilla del pie derecho de Mahoma con la misma fascinación que se contempla un pelo de su barba y se reza ante una de las puertas talladas de la ‘Kaaba’ y el bastón de David.

En el cementerio de Eyup Sultan, sobre la colina a la que solía ir Pierre Loti en busca de inspiración, no es difícil encontrar ‘sultancitos’ camino de la circuncisión repitiendo los nervios y entusiasmo que vemos en los niños españoles cuando se visten de almirantes para hacer la primera comunión. Tras la Meca, Medina y Jerusalén, es el cuarto lugar más sagrado del Islam. Ante la tumba de Eyup, uno de los compañeros del profeta, la fe de quienes allí peregrinan no es impostada.

Sobre el Cuerno del Oro, controlando el paso del Bósforo que conecta el Mármara y el Mar Negro, el pueblo turco está viendo resurgir el nacionalismo y el integrismo islámico buscando los mismos espacios de convivencia y paz -Islam significa paz- que anhelamos en Europa. Tal vez sea esta gigantesca y desordenada mole, con el corazón dividido entre Asia y Europa, la única urbe del mundo construida entre dos continentes, una buena metáfora del camino que debemos seguir frente a las tensiones y la sinrazón a la que nos está llevando el terrorismo yihadista. Podríamos ver esta ciudad, que guarda las reliquias de tres imperios, que une pasado y presente con la sencilla familiaridad con que mezcla el olor delicioso del pescado fresco, la fragancia dulce de la castaña asada y el aroma embriagador de las especias, como un lazo -que no división- entre Oriente y Occidente.

Hoy, cuando media Francia sale a la calle para enarbolar los lápices y la palabra contra la barbarie terrorista, me pregunto si volvería a planear un viaje a Estambul. Si me perdería en las laberínticas galerías del Gran Bazar, si me atrevería a comer en los mehianes más perdidos de Beyoglu, si sería cómplice de su adictivo juego del regateo y si se me pasaría por la cabeza coger un taxi de madrugada… En la siguiente pregunta hallo la respuesta: ¿merece la pena vivir con miedo?

Lo llamamos prudencia y responsabilidad pero sabemos que es cobardía. Los periodistas del semanario satírico Charlie Hebdo sabían que estaban amenazados y siguieron ridiculizando a quienes malinterpretan y manipulan el Islam en nombre de Alá. El Estado Islámico ha calificado de “héroes” a los hermanos Kouachi cuando no son más que verdugos de unos periodistas que fueron capaces de entender que su oficio, la salvaguarda de las libertades que todos disfrutamos, estaban por encima de su propia seguridad. El desafiante editor de la revista dijo que prefería “morir de pie a vivir de rodillas”. Los asesinos irrumpieron gritando sus nombres y culminaron su “venganza” proclamando que “Alá es el más grande”.

Pero nada tiene que ver la violencia y el fanatismo con las creencias y la religión. No es la comunidad musulmana la que está detrás de los vídeos que circulan por Youtube defendiendo el asesinato de quienes “socavaron la figura del Mahoma y se burlaron del Islam”. No son los creyentes que comparten nuestros valores en este mundo que llamamos Occidente los que se ven reflejados en las palabras del jefe salafista que declara que la “medicina prescrita por el mensajero de Alá es la ejecución”.

Si repasamos la irreverencia de las portadas de la revista satírica, no es difícil pensar que haya extremistas que se hayan sentido ofendidos. Y tienen en sus manos todos los instrumentos de denuncia y resarcimiento que otorga nuestro Estado de Derecho. Si el camino es el terrorismo, la única respuesta ha de ser la implacable actuación de las fuerzas de seguridad, la unidad de los partidos y los gobiernos y la firme aplicación de las leyes. Sin perder de vista que la convivencia no es cosa de los demás, que la tenemos que construir desde abajo, colaborando los que estamos al otro lado de la violencia (cristianos, judíos y musulmanes) y desenmascarando a quienes se aprovechan de la marginalidad y la pobreza para levantar sus ejércitos de ‘combatientes’. ¿Cómo un joven rapero repartidor de pizzas acaba empuñando un kalashnikov?

La línea entre la barbarie y la psicosis que ha desatado el atentado de París es muy delgada. Si hay riesgo o no de islamofobia dependerá en buena de medida de la actitud con que ciudadanos, políticos y medios de comunicación conduzcamos la resaca de estas jornadas trágicas. En este camino de ‘normalización’, me preocupa hasta qué punto estamos dispuestos a someter nuestras libertades a la seguridad y me alarman esos mensajes soterrados que se están difundiendo sobre la “responsabilidad”. ¡No provocar! Olvidamos, sin embargo, que las libertades no se conquistan ni se pueden conservar a la defensiva. La autocensura nunca puede ser la respuesta a las presiones del poder. Ni el político ni el económico ni el religioso.

La mejor lección a los hermanos Koauchi llegará este miércoles cuando la revista vuelva a los quioscos con una tirada histórica: un millón de ejemplares. No comparto su estilo, su tono ni su irreverencia pero sí coincido en que el fanatismo sólo se puede combatir desde la tolerancia. La libertad de expresión es un derecho universal y somos los periodistas los que tenemos el deber de contribuir a que este pilar de la democracia siga siendo sólido. Sin miedos y sin renuncias. Aunque se cruce el cómodo límite de lo prudente…

Hoy lo ‘prudente’ sería decidir no exponernos, aplicar la mesura, minimizar los riesgos. ¿No dibujar a Mahoma? ¿No viajar? ¿No discrepar? Pero para que unos podamos elegir tales opciones, incluso desde el conservadurismo del miedo, otros han tenido que salvaguardar nuestras libertades sin recortes ni sumisión. Incluido el periodismo más incómodo y provocador.

No nos confundan

Magdalena Trillo | 18 de mayo de 2014 a las 11:05

En el tórrido mes de julio de 1888 una viuda adinerada fue asesinada en su casa de Madrid. Lo que debió ser una noticia más de las páginas de sucesos saltó a la portada de los diarios cuando se supo que el asesino podría ser un hijo de la víctima que estaba preso y disfrutada de un dudoso régimen de permisos. Ha pasado a la historia como el crimen de Fuencarral. Fue un filón periodístico y político en plena sequía informativa estival y supuso la explosión del sensacionalismo en la prensa española. Pasó de ser una crónica de sucesos a convertirse en un proceso a la justicia española, al sistema penitenciario y al poder político. Eran años difíciles. España entraba al siglo XX desde el desastre colonial con una pesada conciencia de crisis y una exigencia de regeneración que se extendió al periodismo y a la vida pública.

Demasiado pronto llegarían los tiempos del periodismo combatiente e instrumentalizado de la Guerra Civil y durante demasiado tiempo se tuvieron que escribir las páginas negras de la Dictadura. Tuvimos que esperar hasta 1977 para que España volviera a respirar libertad cuando el Gobierno de Adolfo Suárez aprobó un real decreto que reconocía jurídicamente el derecho de información y fijaba los principios que un año más tarde se consagrarían en la Carta Magna: “El derecho de todos los ciudadanos tanto a la libre información como al respeto de su honor y de los demás derechos inherentes a la persona es el principio fundamental de todo Estado de derecho”.

Recurro a esta parte de la historia antes de que la maquillemos en la Wikipedia con ese derecho al olvido que acabamos de improvisar sin saber muy bien si sabemos si quiera cómo aplicarlo (en la Enciclopedia ya se ha ‘reescrito’ el franquismo sin mayores consecuencias) para recordarle al Gobierno que hace más de tres décadas que medios y tribunales venimos poniéndonos de acuerdo para preservar, compaginar y resolver los conflictos que a menudo se producen entre la libertad de expresión y la seguridad, entre el derecho de información y el derecho a la intimidad y el honor de los españoles, sin necesidad de endurecer la ley, de poner en marcha “medidas adicionales” ni de emprender una caza de brujas con una tropa de ‘censores’ en internet. No sólo están perfectamente definidos los supuestos de choque y los mecanismos de defensa legales (ahí está el Código Penal) sino que también tenemos a los ‘guardianes’ de esa mitificada seguridad nacional que tantos atropellos está amparando en estos tiempos de revuelo tecnológico e incertidumbre social.

Dilemas morales siempre ha habido. Y siempre habrá. Pero es legítimo -y hasta necesario- que seamos capaces de enfrentar ética y legalidad con normalidad si de verdad queremos creer que hemos construido una democracia viva y sólida capaz de avanzar desde el desacuerdo, las contradicciones y, por qué no, la tensión y la crispación. ¿Vamos a perseguir ahora los pensamientos? ¿A criminalizar las ideas? ¿No era eso justamente lo que criticábamos del fascismo y del comunismo? Es verdad que hasta hace poco cruzábamos las líneas rojas en los bares y en la plaza del pueblo y ahora, protegidos por el anonimato de las redes sociales, lo hacemos con el frenesí del teclado del ordenador y las urgencias del móvil. Pero no nos confundan: no hay impunidad. ¿No es suficiente muestra que un joven valenciano tenga que responder ante el juez por “animar en Twitter a matar políticos”? Y no nos dejemos confundir: no tenemos que seguir perdiendo libertades para protegernos cuando quieren decir protegerse.

Leyes y política siempre han ido jadeando detrás de la sociedad y es evidente, como escribía esta misma semana José Antonio Marina, que unas tecnologías jóvenes requieren el desarrollo de su propia ética -de una responsabilidad, una conciencia social- y la aplicación de unas normas legales. Sí, “regular”. Esa palabra que tanto escuece olvidando que más eficaz que la censura siempre ha sido la autocensura; que más útil que el castigo es la educación y es la presión social.

Y ahí estamos todos. ¿Queremos “poner coto” a internet como queremos “regular” las manifestaciones en las calles? ¿Es miedo a una primavera árabe? ¿Es el modelo ‘made in China’ que ya estamos copiando en el mercado laboral el que queremos llevar a nuestro Estado de derechos y libertades? ¿Queremos utilizar el crimen de León como excusa para plantear una causa general contra los incómodos e incontrolables que nos torpedean en las redes sociales? El asesinato de la presidenta del PP es un filón político y mediático pero ni nos confundan ni nos dejemos confundir: tan rechazable es el sensacionalismo como el oportunismo y la manipulación.