Oler el miedo

Paco Sánchez Múgica | 14 de abril de 2010 a las 9:57

El ganglio de Grueneberg es una pequeña pelotita de células esféricas ubicadas cerca de la punta de la nariz. Según un equipo de científicos de la Universidad de Lausana, tras años y años de controversia, este ‘órgano’ detecta de manera inconsciente feromonas que dan la señal de alarma generadas por miembros de la misma especie cuando tienen miedo. Esto significa, tanto tiempo después, que se ha demostrado que los humanos podemos oler el miedo cuando tenemos en frente a un semejante asustado. Como alude Marina, en otra Anatomía, en esta ocasión ‘Del miedo’, “no hay especie más miedosa que la humana. Es el tributo que hemos de pagar por nuestros privilegios”. Y todos sabemos que siempre llega un día, antes o después, que esos privilegios se agotan y se esfuman.

Los comentarios están cerrados.