Lecturofilia » Archivo » El ritual. Proyecto UR-21

El ritual. Proyecto UR-21

Agustín Velasco | 10 de abril de 2010 a las 19:47

tunel de la muerte

¡Qué buen libro! ¡Qué descubrimiento! Uno está tan centrado en la actividad editorial de Madrid y Barcelona que termina subestimando (me da vergüenza admitirlo, pero es así) los lanzamientos editoriales del sur. Y después de haber leído El ritual. Proyecto UR-21 (Absalon Ediciones) de Francisco Javier Castro Miranda he hecho la promesa de no volver a caer en ese error. No es que no confíe en los escritores andaluces, todo lo contrario, sino que hay muchas pequeñas editoriales o pseudo-editoriales que no tienen ni idea de cómo crear un buen libro. No es el caso de Absalon ya que de este libro me gusta todo, de sus dimensiones a su tipografía, y sobre todo el tamaño de la letra y el interlineado: ¡¡Gracias!! Seas quien seas, a ti que has tomado la decisión del tamaño de la letra y la distancia entre los renglones, mil gracias por hacerlo legible a mis ojos cansados. Que parece que no, pero a ciertas edades esos matices son esenciales para disfrutar un libro.

Por su parte, Francisco Javier Miranda es todo un descubrimiento, y ya cuenta en mi persona con un fiel admirador de su estilo narrativo: una sintaxis culta pero nada enrevesada, llana pero sin caer en el vulgarismo. Se nota que es alguien que se preocupa mucho no sólo del fondo (la historia) sino de las formas (el cómo se cuenta). Te obliga a ser ‘mejor’ lector y a apreciar la forma tan inteligente en la que construye cada frase. Y sobre todo se nota una alta dosis de documentación que se trasluce en los diálogos del protagonista.

  • PORTADA TAPA 2[1]Título: El ritual. Proyecto UR-21
  • Autor: F. Javier Castro Miranda
  • Editorial: Absalon Ediciones
  • Páginas: 403
  • Precio: 17,95 €

La historia es realmente inquietante y que puedo resumir en una pregunta: ¿y si te dieran la oportunidad de poder hablar con alguien que ha muerto dejando una historia pendiente contigo? Para mí, ese es el gran tema de esta novela, por encima de todo lo demás. Pero como hay que concretar un poco más:

Martín Somarriba era un prestigioso cirujano cardiovascular cuya relación sentimental no pasa por su mejor momento y que trata de reconstruir, cuando su chica muere en el infame atentado del 11-M antes de poder de reconducir la situación. Su mundo se viene abajo y decide aceptar un trabajo en una poderosa corporación multinacional para hacerse cargo de un proyecto que estudia las ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte). Se traslada a Nueva York y se aleja de todo su pasado que irremisiblemente le lleva siempre a Laura, su novia, y el dolor de su pérdida. Pero sobre todo se quiere alejar de su colega Silvia Aragón, que tuvo un papel esencial en el distanciamiento entre él y Laura.

En manos de la corporación ha caído también un antiguo cilindro llegado a Europa a través de un soldado de Hernán cortés que encierra el arcano secreto de contactar con los muertos que terminará cruzándose en el camino de Somarriba. Aquí paro, porque no es cuestión de contarlo todo, flaco favor le haría al autor si fuera más allá.

A lo largo de la novela se entrecruzan otras historias que unidas forman el periplo histórico del misterioso cilindro de los tiempos del Descubrimiento a nuestros días: cómo llegó a manos del soldado Mateo Santugalde en la primera mitad del siglo XVI y su proceso a manos de la Santa Inquisición; la historia de Rodolfo, sobrino de Santugalde; el fatal desenlace de la rivalidad entre el conde de Urgel y duque de Solsona ya en el siglo XVIII; o la estudiada deserción de un oficial nazi cuando el tercer Reich está a punto de caer… Aquí es donde Francisco Javier Castro desempolva sus habilidades de narrador histórico que ya ha de sobra demostrado en sus otras dos obras publicadas: Al-Sanam . La caída del ídolo (Ed. Alhulia) y Los Diablos del Mar. La odisea de la Burla Negra (Absalon Ediciones). Es curioso cómo contrasta de esta manera la fugacidad de las vidas humanas con la permanencia en el tiempo del conocimiento.

Este libro plantea interesantes elucubraciones: ¿y si la muerte sólo fuera una puerta a un nuevo tipo de existencia en frecuencias energéticas aún hoy indetectables para el hombre?, ¿y si la humanidad supiera con certeza qué hay más allá o si simplemente hay un “más allá”?, ¿habría suicidios en masa si se revelara un descubrimiento científico que lo certificara?, ¿reinaría la anarquía si el miedo a la muerte desapareciera?…

Este libro parte de una premisa en la que yo, personalmente no voy a entrar a indagar, discutir o pedir pruebas: el autor asegura que está basado en una serie de documentos científicos que han llegado a sus manos de manera confidencial y que describen un proyecto llevado a cabo para averiguar qué hay tras la muerte, así como sus conclusiones. Asegura que esos documentos obran en poder de su editor que los custodia de la manera más celosa. Y esto me lleva a comparar esta obra con otra que se apoya en este mismo recurso, la célebre saga de Caballo de Troya de J.J. Benítez. Tanto en el caso de Benítez como en el de Castro Miranda no entraré en la verificación de esos documentos sobre los que apoyan la credibilidad de su relato ya que a mí lo que me interesa es simplemente disfrutar de una buena historia, y esta sin duda lo es. El que quiera creer, que crea; el que sea incapaz de creer, que tome todo esto como la versión moderna del ‘manuscrito encontrado’ que tantos autores han utilizado y que el propio Miguel de Cervantes utilizó para su Don Quijote de la Mancha.

Quiero cerrar esta reseña prometiendo una entrevista con el autor, que es lector de este blog (lo que me honra  en extremo), y haciendo una recomendación de lectura complementaria: Yo vi la luz (Absalon Ediciones) del desaparecido doctor Enrique Vila López, especialista en Microbiología y Medicina preventiva, que fue jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Virgen Macarena en Sevilla. También destacó en el campo de las Paraciencias, y esta obra responde a ese interés ya que es un minucioso estudio donde plasma entrevistas a 120 personas que tuvieron en común una experiencia cercana a la muerte.

Próximamente: Diario de un pardillo (Ed. Destino) de Jordi Serra i Fabra

Empezado: La cúpula del mundo (Ed. Grijalbo) de Jesús Maeso de la Torre

  • Pitita Ridruejo

    ¿No tenían ustedes a otra persona para hablar de libros? ¿No hay otros libros de los que hablar? Patético.

  • Espíritu Caótico

    Hola, me alegra mucho conocer tu blog y saber que eres seguidor de la literatura en sí, apasionante mundo que nos reconforta a quienes nos encanta. Te animo a seguir contándonos sobre libros interesantes. Si quieres, te podría ayudar en la medida de lo posible, dado que trabajo, escribo, hago mucho deporte y leo, je. Así que nada, amigo, ánimo y sigue con ello. Me apunto el de “Nunca olvides que te quiero”.

  • F. J. Castro

    Ante todo, muchísimas gracias por su crítica. No se puede imaginar cuánto supone para mí el hecho de que le haya gustado y entretenido tanto mi trabajo. Ya le aviso de que espero que el año próximo aparezca una segunda parte del libro (y última) en la que pretendo aportar más sobre el proyecto UR-21. Seguro que le interesará. Sobre la entrevista, por supuesto. Cuente con ella.

  • Anabel botella

    El Ritual, Proyecto UR-21 es un gran libro. Coincido contigo en que a veces nos fijamos en las publicaciones de las grandes editoriales, y estas suelen pasar sin pena ni gloria.

    Lo que no entiendo muy bien es el comentario de Pitita. No sé si se refiere al libro de Javier o al autor de esta reseña. En cualquier caso me ha gustado la reseña y me gustó el libro. Ese comentario estaba fuera de lugar.

  • Antonio Puente Torrecilla

    Qué bueno… Es magnífico que vaya haciéndose eco entre los grandes, porque ante todo y sobre todo, Javier Castro Miranda cree en sí mismo, en lo que hace, y eso se refleja rápidamente cuando te das cuenta de que llevas horas leyendo sin parar y podrías seguir haciéndolo. El Ritual me emocionó. Hubo momentos que sonreí de nervios, como si su lectura provocara los mismos efectos que el ayupeté en sus protagonistas…

  • Jose Manuel Romero Fernández

    Este Libro, es además de una buena historia de esas que te atrapan, una esperanza para todos los que creemos en algo, y para aquellos que no creen en nada. Ha habido personas que no creaían en nada y trás haber experimentado una situación cercana a la muerte han empezado ha creer y ha tener esperanzas.

  • Belén Peralta

    Magnífica reseña para un magnífico libro, sí señor. Fui de las primeras afortunadas en poder disfrutar de la espléndida narrativa que despliega Javier en El Ritual. Me encantó tanto su forma, como el manejo de los tiempos: esos saltos del presente al pasado son realmente buenos y, como dice el autor del blog, están muy bien documentados. Es un libro absolutamente recomendable de principio a fin y la verdad es que tengo muchas ganas de leer esa segunda parte. Y un último apunte: mientras lo leía, lo visualizaba perfectamente como un guión cinematográfico: veía las escenas, e incluso los actores que mejor le venían a cada papel. Muy buen libro.

  • Agustín Velasco

    Es cierto, Belén, de hecho estube tentado de usar un retrato de William Hurt como cabecera de esta reseña, porque para mí encarna al doctor Somarriba tal y como lo he imaginado.

  • […] Eso me pasó a mí con Francisco Javier Castro Miranda, un autor gaditano que me cautivó con El Ritual (Proyecto UR-21) de Absalon […]

  • Susana

    Yo estoy leyendo el libro ahora. Me lo compré animada por los comentarios que leí en algunas páginas de Internet. Por cierto, el Proyecto UR-21 ¿tiene algo que ver con el proyecto AWARE?

  • yolanda pavon caballero

    Un gran descubrimiento…me ha encantado.Sabía k lo lograrías.

  • Ricardo Pérez

    Un libro de lo más entretenido y adictivo. Me lo recomendaron varios amigos y no me ha defraudado. Espero la segunda parte.

  • Ricardo Pérez

    Una novela estupenda. Adictiva y entretenida al máximo. Me la recomendaron varios amigos y al final acabé bajo el embrujo de una trama muy bien estructurada y coherente. Espero la segunda parte.