250 recetas. Cocina internacional

Agustín Velasco | 9 de enero de 2012 a las 17:22

Un año nuevo, objetivos nuevos. Yo me he marcado una serie de objetivos accesibles que me ayuden a actualizarme a mi nuevo estilo de vida. Y como uno no nace sabiendo, para conseguir mis nuevos objetivos he recurrido a mis mejores amigos: los libros (que no se ofendan mis amigos humanos o los 1162 de Facebook a día de hoy).

Mi primer propósito es aprender a cocinar. Mi talento en este campo es un tanto limitado y por tanto, y dado que me he hecho cargo de la cocina de la casa, me he puesto las pilas para dominar el arte de Ferran Adrià. Bueno, me pongo a buscar y es sorprendente la cantidad de libros que se editan al año sobre el tema. Yo quiero algo práctico, sin circunloquios teóricos, cómodo de manejar…

Voilà! Los Kits Cúpula me han dado la solución: 250 recetas. Cocina internacional (ed. Libros Cúpula). Su título es bastante explicativo de lo que vas a encontrar, 250 recetas de delicias como empanadillas de queso y setas, patatas panaderas con cordero o crepes de pera y chocolate. Lo novedoso de este producto es su formato. Las recetas no vienen en forma de libro sino de práctica caja con fichas explicativas.

  • Título: 250 recetas. Cocina internacional
  • Traductor: Daniel Montsech Angulo
  • Editorial: Libros Cúpula
  • Páginas: 250 fichas y 4 separadores
  • Precio: 21 €

Encuentras cuatro grupos de fichas (aperitivos, entrantes, platos y postres) diferenciadas por su color que pueden insertarse en la tapa transparente de la caja del kit para cocinar sin miedo a estropearlas. Y como esto de cocinar no es una ciencia matemática cada ficha tiene por detrás espacio para tomar tus propias notas que te ayudarán a superar los escollos que te encuentres la primera vez que prepares la receta o simplemente anotar sugerencias para darles un toque personal.

Las recetas son expeditivas, no se enrollan, van a lo esencial pero no pasan por alto ni un detalle. Y lo mejor es que vas a encontrar recetas de toda la vida pero con un giro novedoso, ninguna va a lo obvio. Por ejemplo, el primer postre que encontramos es un arroz con leche… arroz con leche y chocolate fundido.

Si no consigo dominar la cocina sin duda será porque soy un lerdo total entre fogones, no porque los Kits Cúpula me lo pongan difícil.