Lecturofilia » Archivo » ¡Muérdeme!

¡Muérdeme!

Agustín Velasco | 27 de febrero de 2012 a las 20:17

Vamos de vuelta con Christopher Moore. Adicto como soy al humor de este loco delirante ya podéis imaginas que no soy nada objetivo con su narrativa. Solo puedo aseguraros con certeza que leyendo su último libro he llorado de risa (no es una metáfora, sino textual).

¡Muérdeme! (ed. La Factoría de Ideas) de Christopher Moore es una disparatada revisión del género vampírico. Si creíais haberlo visto todo a esta altura os aseguro que no, que aún había sutiles giros de tuerca conceptuales con que sorprendernos. Bueno, sutiles, lo que se dice sutiles… Juzgad vosotros mismos el nuevo concepto que Moore baraja en esta la tercera entrega del vampiro Flood y su amante la vampiresa pelirroja Jody: gatos vampiros.

  • Título: ¡Muérdeme!
  • Autor: Christopher Moore
  • Traducción: Lorenzo F. Díaz Buendía
  • Editorial: La Factoría de Ideas
  • Páginas: 320
  • Precio: 19,95 €

Como ya os he dicho esta es la tercera parte de una saga y empieza justo donde la dejó en ¡Chúpate esa! Así que en vez de haceros una breve sinopsis del argumento vamos a hacer un repaso de dónde se quedaron los personajes:

Jody y Thomas fueron recubiertos en bronce para pasar la eternidad fundidos en un beso etéreo… solo que a Flood nadie le había explicado cómo convertirse en niebla atemporal y pierde el poco juicio que se le adivinaba en las entregas anteriores al verse atrapado e inmovilizado.

Abby Normal disfruta de su idilio con su esclavo sexual con pelo a lo manga Perro Fu, pero ella aspira a ser señora sustituta de las noches de la zona de Gran Bahía, así que termina por birlarle a su novio-científico-esclavo un poco de sangre vampira y se transforma en una nosferatu… ¿con cola de rata?

¡Ah! ¿Y os acordáis del gato gigante rapado Chet? Sí, ese del que se alimentaban Jody y Flood. Pues resulta que anda suelto convertido en gato-vampiro y está transformando a toda la comunidad gata en depredadores insaciables. Por cierto, Chet está mutando y está muy salido.

Bueno, no creáis que Los Animales iban a aquedar fuera de esta historia. Los policías Rivera y Cavuto se alían con ellos para exterminar a los gatos-vampiros porque resulta que la abuela de Troy Lee conoce la receta de una especie de sopa ideal para exterminar gatos-vampiros, cuyas plagas eran muy comunes en su pueblo natal cuando joven.

¡Ah, y también hay un Samurai en esta historia! ¡Y nuevos vampiros ultra asesinos! ¡Y un pero! Sí, el perro policía Marvin buscador de cadáveres y de no-muertos. Os prometo que los trozos en que el protagonista es Marvin y Moore se mete de una manera profunda y existencial en la psique canina no tienen desperdicio: simplemente hilarante.

En fin, es que no puedo contaros de otra forma lo que vais a encontrar en la última entrega de las aventuras vampíricas de Christopher Moore, es tan… tan… no sé cómo decirlo… es tan… ¡Tenéis que leerlo!

  • new_helena

    Muy fan de Moore, me encanta su sentido del humor y desde El angel más tonto del mundo me engachó y he leído lo que ha ido publicando hasta ahora.
    Voy a por Muérdeme!!!
    Un placer leerte.
    Elena.