Lecturofilia » Archivo » Érase una vez un príncipe republicano

Érase una vez un príncipe republicano

Agustín Velasco | 17 de abril de 2012 a las 18:31

¡Con la que está cayendo! Viajes a Botswana, cacerías de elefantes, reinas ausentes, “comportamientos no ejemplares” en la Familia Real, accidentes con armas de caza… A veces la realidad supera a la ficción… y a veces no.

Hoy quiero acercaros Érase una vez un príncipe republicano (ed. Principal de los libros) de J. M. Amibilia, una deliciosa fabulación satírica que imagina el regreso de la republica a un país donde rige la monarquía, un país de ficción con demasiados y sospechosos punto de tangencia con la realidad de España.

  • Título: Érase una vez un príncipe republicano
  • Autor: J. M. Amibilia
  • Editorial: Principal de los libros
  • Páginas: 288
  • Precio: 23 €

Richard Lod es un periodista de medio pelo que publica un libro en que imagina la llegada de la republica gracias a que el príncipe del país que dibuja planea abdicar en cuanto acceda al trono para facilitar el cambio de régimen. La princesa, aterrada ante la posibilidad de no llegar a ser reina, recurre a su suegra para evitar el escenario que se dibuja en el horizonte. Todo se precipita cuando el rey, un enamorado de los deportes marítimos (cosa muy rara entre la realeza, todo sea dicho de paso) fallece en un accidente subiendo a su barco.

Hasta ahí la ficción de Richard Lod… y la realidad, porque el accidente se produce tal y como él lo escribe y de la noche a la mañana convirtiéndose en todo un fenómeno internacional por sus dotes de clarividencia. Lod entra en una vorágine de fama y pasa a ser el foco de las iras de una reina que da una imagen pública impecable que se acerca mucho más a la harpía que dibuja Lod en su ficción.

Amibilia es un diestro hilvanador de historias que despliega un sentido del humor ácido e incisivo que sabe introducir los suficientes puntos de desconexión para que nuestra realidad solo se vea sugerida en su historia, pero son muchos los rasgos comunes y evidentes que se evidencian en la arquitectura del universo de esta novela. J. M. Amibilia, curtido periodista y colaborador de La Razón, hace un uso de la gramática y el lenguaje realmente exquisito, que hace de esta obra, a pesar de la aparente frivolidad del tema, una auténtica experiencia literaria.

  • ENRIQUE

    No he leido, ni tengo interés en hacerlo, el libro de J.M.Amilibia un periodista de la vieja escuela muy prolífico en la última época del franquismo mediático.
    La historia ficción es una trampa saducea que hace caer al lector en una lectura “conducida” pro domo sua por el autor.No me parece de recibo.