Línea de fondo » Esteban Vigo

Archivos para el tag ‘Esteban Vigo’

Mi amigo

Santiago Cordero | 10 de junio de 2011 a las 12:24

Esta puñetera crisis, la que por fin ha levantado una gran ola de indignaos (contra los políticos y los líderes económicos), como digo esta puñetera crisis ha hecho, y sigue haciéndolo, mucho daño. La historia de un amigo, conocido más bien, me partió el alma cuando hace unos días la supe.

Habíamos hablado muchas veces de fútbol, de trabajo, de política y de esas cosas habituales cuando compartes un café o una copa con gente buena y agradable. Sus chistes, la manera de contarlos, eran memorables. Tenía un buen puesto de trabajo, mujer, dos hijos, buena casa y buen coche. Era, creo que sigue siéndolo, un dandy vistiendo. El caso es que lo veía menos en la calle, pero le seguía viendo. Sonrisa de oreja a oreja y su habitual – nos vemos figura- cada vez que me cruzaba (cruzo con él). El caso es que un amigo común, me comentó el otro día –  ¿te has enterado? José (no es su nombre, pero no me gusta poner fulano) lleva una semana recogiendo la comida en el Salvador. Me lo crucé a la salida, forzó su sonrisa, pero esa tristeza no se puede disimular- así, sin más. Luego le he visto una vez más. Su traje, su gomina, sus sonrisa (distinta) – nos vemos figura- me dijo y siguió su camino porque tenía prisa. ¡en fin, la vida! Ahí estamos por si le podemos ayudar en algo, pero como el caso de mi amigo son muchos otros los que se están produciendo.

 

Al margen del  drama personal de esta historia, que me afecta y me duele, se dan en ella algunos matices que me han llamado la atención. Quizás sea defecto profesional o fruto de mi pasión obsesiva por la comunicación (como nos relacionamos), pero me llamó la atención como mi amigo ha intentado mantener una imagen pública, a pesar del sufrimiento, de la penuria, del fracaso. Los motivos que le han llevado a seguir vistiendo con su traje y gomina, a seguir paseando (más rápido que de costumbre) por la calle larga, no los sé a ciencia cierta porque para ello debería hablarlo con él. A pesar de ellos podríamos especular algunos de las razones que le llevan a actual públicamente, a comunicarse con la sociedad de esta manera. Ante la adversidad se puede actuar de dos manera opuestas (y por su puesto en toda su escala de grises). El blanco sería ser positivo, luchar, buscar soluciones, mientras que el negro, sería el hundimiento, la derrota, la depresión. También se puede aceptar la situación o por el contrario negarla. Sea lo que fuere, parece que mi amigo, por un motivo u otro, necesita, considera necesario mandarnos (mandarse) un mensaje de normalidad, de que las cosas van bien, siguen su curso. ¿Para engañarnos (engañarse)? ¿Para demostrar fortaleza? ¿Para seguir luchando? ¿Por vergüenza? ¿Por dignidad? no sé. El caso es que lo hace. Más aún cuando se trata de una persona que es muy conocida y que tiene cierto estatus. La persona (pública) actúa (comunica) ante su público, con su público.

 

Aplicando esta historia, más que la historia el tema de las apariencias, al Xerez, o más concretamente a la figura de Emilio Viqueria, me ha sorprendido que una parte de la afición, la  más proactiva, y de nuevo, una parte de la prensa, considere que la negociación (pública) con Esteban Vigo haya sido una tomadura de pelo de Viqueira hacia el xerecismo, y una falta de respeto hacia Vigo. Pues no. Esto está montado así, y Viquiera ha hecho lo que debía. En primer lugar porque Esteban Vigo era el deseado por todos (incluido Viqueira) y en segundo lugar porque el fútbol es hoy más que nunca un circo mediático. Viqueira debe defender de alguna manera (pública) su trabajo. Esteban Vigo se puede comprar hoy en Hipercor (porque se lo ha ganado a pulso) y Juan Merino en el Lidl (¿calidad? pero marca desconocida).

 

¿Porqué está Emilio de director deportivo en el Xerez? se apostó por él respondiendo a una filosofía de club o a una necesidad económica. Yo no sé si Juan Merino es bueno o no. Yo, sin dinero, lo único que haría es confiar en alguien que conozca. Viqueira sigue creciendo en su nuevo trabajo, pero todavía es un inexperto (falto de experiencia), pero es muy listo (cabezón para otros)y, por supuesto, sin dinero. Yo ante una gran oportunidad profesional, si no tengo la opción de tener en mi equipo a gente contrastada, tiraría de gente con ganas y, ante todo, conocidas. En la vida, en el fútbol también, la confianza es un factor clave para emprender cualquier reto. Lo demás está fuera de lugar: fútbol profesional= dinero. Al final todo dependerá del balón. La pena es que no queramos ver la realidad pura y dura. ¿Morales donde está? ¿Millán que dice? ¿las acciones de quien son?

Antonio Fernández que malo era que no sabía fichar para el Xerez. Lo que no entiendo es porque no se trajo a Van Nistelrooy o a Baptista como está haciendo para el Malaga.

¿Hay vida después de la muerte? EV

Santiago Cordero | 8 de junio de 2011 a las 11:11

El domingo llamaron a la puerta de casa dos señores muy bien arreglados, creo que la corbata era excesiva para el calor que hacía, que me dieron un folleto en el que estaban las grandes preguntas que siempre se ha venido haciendo el hombre desde el principio de los tiempos. Junta a esas preguntas, por supuesto, estaban sus respectivas respuestas. Con una gran amabilidad y educación, algo de agradecer en los tiempos que corren, me dijeron que no querían molestarme mucho, que me leyese el panfleto  porque a buen seguro me ayudaría. Tras despedirse de mí, no sin antes preguntarme mi nombre, se fueron a la puerta de mi vecino para continuar con su campaña de marketing o misión divina (según se vea) puerta a puerta. Imagino que de aquí a un par de semanas volverán (siguiendo el manual de actuación) a verme (pienso yo).

 

El caso es que me dispuse a leer, al menos por encima, el folleto que con tanto afecto me habían ofrecido. No es cuestión de desperdiciar la posibilidad de conocer las respuestas definitivas a las grandes preguntas de la humanidad. Pues bien, una de la preguntas era la misma que he utilizado para titular este artículo. ¿Hay vida después de la muerte? lo cierto es que no recuerdo la respuesta, se me ha olvidado, pero lo que sí recuerdo es que  esa respuesta no acabó de convencerme mucho. Igual por eso se me olvidó tan pronto. Eso será. Lo que me pasó en ese momento, de ahí este preámbulo, fue una especie de revelación divina. Me puse a releer la pregunta y entonces apareció la verdadera cuestión. ¿Hay vida después del no de Esteban Vigo?

 

En primer lugar cabría señalar que estaba cantando que el Boquerón no firmara por el Xerez. Algo que ha confirmado su representante al admitir que el Xerez es una empresa con una gran precariedad en lo económico y que al margen de no tener para fichar al entrenador malagueño, no tiene tampoco para garantizarle un equipo competitivo. En resumen, Esteban Vigo como gran profesional y listo que es, aparte xerecista, no está dispuesto a suicidarse por dos  perras gordas. En el fútbol, en Chapín también, se pasa de gritar “Esteban Vigo oeoeoeoeoe” a “Vigo dimisión” en un par de semanitas con dos malos resultados. En fin, que con dolor de su corazón  azulino, Esteban dejará su regreso para mejor ocasión. Aunque a pesar de todo sigo pensando que existe una opción para que Esteban Vigo y sus colaboradores vengan esta temporada. Si la afición lo desea fervientemente, entre los 10.000 abonados (más o menos) que somos, podríamos hacer una colecta y le damos la vaquita a Emilio para que se traiga a Esteban. Con unos 10 euritos por cabeza conseguiríamos unos 100.000 euros aproximadamente, que unido a lo que puede gastarse Emilio, igual podemos convencer al bueno de Esteban. La plataforma Salvemos al Xerez podría abanderar esta propuesta. Así incluso estaríamos autorizados moralmente a gritar con todo el derecho del mundo a Vigo si por un casual (esperemos que no) las cosas no salen como deseamos.

 

En segundo lugar, el Xerez tendrá que salir a competir a finales de agosto una vez más. Incluso sin Esteban, por lo que desde ya deberíamos olvidarnos de lo que pudo ser y no fue, para centrarnos en apoyar y dar nuestra confianza al que venga. Emilio tiene un papelón, llenar el carro con 30 euros en Hipercor es imposible, en el Lidl algo se puede intentar. Eso es lo que hay. Estoy seguro que Viqueira estirará el parné hasta lo impensable, incluso pedirá limosna donde haga falta con tal de hacer un equipo apañaito, capaz de competir. Luego con trabajo, con compromiso, con motivación y con esta afición todo puede ser posible. Pero, por favor, tengamos los pies en el suelo.

 

Creo que sobreviremos a Esteban Vigo el tiempo que haga falta (hasta que regrese), pero con suerte igual descubrimos otros Estebanes Vigos, entrenadores capaces, honrados, con ilusión y ganas de triunfar pero sin curriculum. Vamos igual que él cuando llegó al Xerez . Lo que nunca deberíamos de olvidar es quien (es) ha llevado al Xerez a este pozo económico, porqué está el equipo en esta precaria situación. No solo no olvidar, sino hacer algo para que la situación cambie.

Paradojas

Santiago Cordero | 31 de mayo de 2011 a las 10:58

Estarán conmigo que no dejar de resultar paradójico que el Xerez llegue al último partido de liga con opciones (mínimas) de meterse en liguilla de ascenso y que en vez de arropar al técnico y la plantilla, estemos intentando fichar a su sustituto. Más evidente es la paradoja si, como recoge la prensa, Esteban Vigo debe contestar el fin de semana a la oferta que Viqueira le ha realizado en nombre del Xerez. Se imaginan a Esteban Vigo desojando la margarita el sábado entre las 20 y 22 horas.

 

Resulta extraño y contradictorio desear que la suerte se alíe con Javi López el próximo sábado y al mismo tiempo desear fervientemente que se vaya del Xerez. Pero estas son las cosas que tiene el fútbol. De hecho, el pasado domingo, se volvió a corear el “Javi López dimisión” a falta de veinte minutos para la finalización del partido, incluso escuché a algún aficionado indignado (futbolísticamente, no confundir con la estirpe Hessel) gritando “Antoñito no salgas” cuando el sevillano era llamado por el entrenador para jugar el último cuarto de hora del partido.

 

¿Cómo hacer frente a esta paradoja? Vengo clamando, ¡ya lo sé! en el desierto, pero vengo clamando desde hace meses por apoyar al equipo hasta el final, hasta que se pierda la última opción real, matemática. Eso no significa que seamos ciegos, ni que consideremos a Javi López como el mejor entrenador del mundo. Eso tampoco significa que no nos cabreemos cuando vemos la alineación del Xerez frente al Rayo o los cambios posteriores. Nada más lejos de mi propuesta, de mis intenciones. Si al xerecismo le interesa el ascenso del equipo, debería procurar que el equipo recibiera el mayor apoyo posible, que se sientan cómodos, arropados, animados y queridos por su afición. O al menos, si queremos el ascenso y no queremos animar, no perjudicar, no enturbiar, no molestar. Pero por lo general, en la vida y más en el fútbol, sobre todo en el fútbol, las vísceras rigen nuestras actuaciones. El corto plazo se impone al largo. El cabreo, el odio, la pasión, la felicidad  dirigen todas nuestras decisiones.

 

Cómo dije antes del partido del Rayo, frente al Elche hay que salir a ganar. Cómo dije antes del partido del Rayo, frente al Elche Antoñito debe jugar. Pero cómo hice durante la semana antes del partido del Rayo, Javi López tendrá mi apoyo incondicional. Porque ante todo estoy apoyando al Xerez. De fútbol sabemos todos, hasta yo me creo saber. Otra paradoja por cierto ya que si todos sabemos de fútbol, porqué nunca nos ponemos de acuerdo.

 

El domingo, otra paradoja más, fue bendecida María Santísima de las Mercedes, la Virgen de Esteban Vigo (nunca mejor dicho), y por la tarde a Javi López se le apareció la Virgen (dicho popular) para terminar ganando frente al Celta.

 

Lo cierto es que el Xerez tiene opciones (mínimas insisto) de clasificarse en la última jornada, algo que, como dice Javi López, cualquiera de nosotros (todos y cada uno de nosotros) hubiésemos firmado con los ojos cerrados a principios de temporada, a la vez que hubiésemos firmado la renovación de Javi López. Paradojas del fútbol. Suerte al Xerez, a Javi López y al Alcorcón.

 

paradoja.

(Del lat. paradoxus, y este del gr. παρδοξος).

1. adj. desus. paradójico.

2. f. Idea extraña u opuesta a la común opinión y al sentir de las personas.

3. f. Aserción inverosímil o absurda, que se presenta con apariencias de verdadera.

¡Nos partió un rayo!

Santiago Cordero | 23 de mayo de 2011 a las 14:49

El domingo, antes del partido, escribí entre otras cosas lo que sigue:

“Si hoy no somos capaces de ganar, entonces ¡qué nos parta un rayo!…

…Hasta ahora, el Xerez, con luces y sombras, con unos planteamientos más bien tristes, donde se apostó por apuntalar el balance defensivo en pos de los resultados, hasta ahora digo, ha sido válido porque nos mantiene con opciones y el fútbol, aunque no me guste, son resultados. Pero hoy eso debe cambiar. Javi López tiene que plantear el partido para ganar, solo para ganar y eso significa no especular, significa paso adelante, intensidad, agresividad y una alineación para ganar…

…Hay que mirar adelante. ¡Qué juegue Antoñito! ¡Qué sepamos todos que vamos a por la victoria! Luego que ocurra lo que tenga que ocurrir…

…Si ganamos seguiremos estando vivos, si no, ¡qué nos parta un rayo!”

En fin, ¡El Rayo nos partió!

Siempre defendí a Javi López por varias cuestiones:

  • Porque teniendo al equipo cuarto era injustamente masacrado.
  • Porque el presupuesto del Xerez está por debajo de la media-
  • Porque  el Xerez en  ley concursal, no tenía dinero para cambiarlo, y no había justificación lógica para hacerlo.
  • Porque cuando entró en picado en la segunda vuelta, entendí, así veo las cosas, que solo merecía la pena ayudar. Sobre todo porque se podía conseguir.

Todo ello sin dejar de reconocer y escribir (las palabras escritas no se las lleva el viento) los errores y carencias que, bajo mi subjetivo punto de vista, veía en Javi López.

De entre sus defectos básicamente siempre destaqué dos:

  • Nulo manejo de las emociones dentro y fuera del vestuario (el aspecto sicológico y motivacional)
  • Nula capacidad de reacción ante escenarios nuevos e imprevistos. Tácticamente se vio en partidos con expulsiones de los contrarios (Pj Elche). Pero lo más evidente fue el planeamiento y la alineación (cambios incluidos) del partido ante el Rayo.

Estos dos factores son claves para diferenciar a un entrenador normalito de uno con carisma.

La temporada, siendo fríos y racionales, ha sido buena. El equipo con muchos altos y bajos, con mucha presión extra, ha cumplido con crecer. ¿Qué con otro entrenador se estaría más arriba? Racionalmente no vale, ya que es una hipótesis indemostrable.

De otro lado Javi López ha sido un trabajador honrado y es algo que debemos reconocer. ¿Cuántos flojos y listillos han pasado por aquí? Por eso creo que se merece nuestro respeto, aunque no nos guste en absoluto su fútbol. Pero nadie puede decir que no haya trabajado a tope día a día. Bueno, regular o malo, eso es otra cosa. Dentro de un par de semanas terminará su trabajo y deberíamos despedirle con respeto.

Ya sabemos que si queremos aspirar de nuevo a jugar en primera hace falta un entrenador que nos aporte algo más. El preferido de la afición es Esteban Vigo (¡Ya veremos!).