Archivos para el tag ‘Redondo’

Mono de trabajo

Santiago Cordero | 2 de diciembre de 2012 a las 9:17

El Xerez cumplió en la gélida tarde del Arcángel cordobés. Empate a cero, que igualmente pudo haber acabado con goles de ambos equipos. El Xerez de Vigo, tras el mazazo del Alcorcón de la pasada semana, estaba en la obligación de volver a recuperar confianza y, sobre todo, seguridad. La segunda división, salvo muy contadas excepciones y no todo los años,  se disputa en base al balance defensivo. La falta de altos porcentajes de acierto y calidad en los jugadores (controles, pases, definición) obliga a los entrenadores a construir sus equipos, a avanzar en la competición desde el empate, desde el no perder, para luego ir creciendo tanto en juego como en resultado, buscando la victoria.

Ayer tocó ponerse el mono de trabajo. Mucha concentración defensiva, presión colectiva  zonal sobre el balón, coberturas y salidas por bandas a uno o dos toques como mucho. Rueda fue un espectador más en medio campo. Pero había que sacar adelante el partido. Enfrente, el Córdoba tampoco expuso mucho más.  El conjunto de Berges, gozo de más posesión de balón pero jugaban también con muchas precauciones. Ayer fue el clásico partido de la categoría donde todos los jugadores llevaban puesto el mono de trabajo, encomendándose ambos equipos a un chispazo de calidad que acabara con el balón entre los tres palos o a una jugada a balón parado que resolviera el encuentro. Todo ello pudo pasar y además el gol pudo caer para cualquiera de los dos conjuntos. Un reparto de puntos justo a mi entender.

La cara en el Xerez fue la entrada al campo de José Mari. Sin duda es un jugador muy importante para este equipo y toda una garantía tenerlo en el cancha. La cruz por el contrario fue la lesión de Redondo, para mi gusto, la gran revelación de lo que llevamos de campeonato en el Xerez.

Con este resultado, el equipo de Vigo sigue en la zona templada de la tabla, aunque en esta categoría casi podríamos decir que hasta el ultimo tercio de campeonato no existe ningún puesto en el que se pueda estar cómodo. El próximo domingo, a las cinco de la tarde, recibiremos en Chapín, por su puesto bajo los acordes del ya tradicional Tin tin Catalina a otro de los equipos fuertes esta temporada, el Girona, que como ocurriera la pasada semana con el Alcorcón, será una buena vara para medir el potencial y la posibilidades del Xerez esta temporada.

En cualquier caso, la seriedad y la profesionalidad está, hoy por hoy, instalada en el Xerez y eso es cuanto menos una cierta garantía. Cada partido hay que saber jugar con el mono de trabajo y los del Boquerón lo hacen. El buen fútbol llegará. ¡Eso esperamos!

A lo Celtic

Santiago Cordero | 11 de noviembre de 2012 a las 9:29

Si el Xerez llega a ganar anoche en Chapín entonces sí hubiera clavado el titular. Salvando la grandísima distancia que existe entre un partido de Liga de Campeones entre el Celtic de Glasgow  y el F.C. Barcelona y otro de Segunda División entre el Xerez y el Elche, ambos partidos se me antojan muy similares, salvo tristemente en el resultado.

El Elche fue muy superior al Xerez salvo en los primeros diez minutos donde el equipo de Esteban Vigo fue capaz de dominar la pelota e intentar proponer algo de fútbol en ataque. A partir de ahí el balón fue exclusivamente del Elche, un equipo con un toque exquisito que juega a ras de hierba y abriendo el campo al máximo.

Afortunadamente este Xerez ha crecido mucho en las últimas semanas y su capacidad defensiva, unida a la confianza de los propios jugadores hacen que sea muy difícil crearle oportunidades y menos aún marcarle gol. El Elche contó solo con dos o tres ocasiones francas ante Chema que volvió a ser uno de los destacados del equipo.

La segunda parte, con otro arbitro que quiso ser protagonista en Chapín, el Xerez volvió a jugar en casa en inferioridad numérica tras la expulsión de Joselito Vega, sacando casta, orgullo, concentración y eficacia defensiva. Prueba de ello fue la ovación que se llevo Tato al ser sustituido, ya que la afición entendió que se partió la cara contra toda la defensa visitante.Keita como ejemplo de un Xerez defensivo con las gradas vacías de fondo

Pero este partido, me deja buen sabor de boca e incluso algunos aspectos que considero muy positivos. En el aspecto colectivo el equipo suma su sexto partido sin perder y por tanto sumando puntos en esta categoría tan complicada.

A destacar el partidazo de Redondo, lateral reconvertido la pasada semana por obligación en central, que hoy se mantuvo en el once titular contra pronóstico, ofreciendo una gran imagen. Esto supone que la defensa xerecista gana en posibilidades y por tanto en garantías.

Mención especial requiere la brillante promoción de venta de entradas ideada por la gerencia del club para este partido. 5878 espectadores en Chapín, menos público que abonados tiene el club, dejan en evidencia a estos expertos en marketing que mandan en el Xerez. Como dije a lo largo de la semana, han dejado escapar una gran oportunidad para atraer más gente. En fin, ya lo dice el refrán – la avaricia rompe el saco-  y, como dice Esteban Vigo, ahora toca mejorar en el apartado ofensivo en los próximos partidos. ¡Ojalá lo veamos pronto! Porque jugar siempre como el Celtics de Glasgow puede ser perjudicial para el corazón de los aficionados.

Tiempo muerto

Santiago Cordero | 22 de enero de 2011 a las 13:23

¡Qué cabreo el de anoche! Cabreo contra Elche, contra el árbítro y contra el Xerez ¡Contra nueve y ni por esas! Hacía tiempo que no veía tan mal al Xerez. Bloqueado, espeso, sin ideas, atascado, lento. Increíble pero cierto. Ayer lo tuvimos ¡A huevo!, pero nada. La segunda parte no existió. Fue un tiempo perdido, el Elche lo convirtió en tiempo muerto y el árbitro se sumó a la fiesta. En fin, que con la pelúa que estaba cayendo y lo que estábamos viendo, salimos congelados de Chapín.

El árbitro de vergüenza, malo, muy malo, malísimo. Dentro de su pésimo arbitraje las rojas nos beneficiaron, pero eso fue todo. El Elche tiró de manual para matar el partido y el árbitro no supo, no fue capaz de impedirlo. Insisto en la segunda parte, no hubo parte, simplemente no existió. Fue una no segunda parte.

El Elche, al límite desde el primer minuto, era normal que acabaran con menos de once sobre el terreno. Desde el primer minuto fueron patadas y agarrones, a la espera de una contra. Por cierto que tuvieron las dos mejores ocasiones del partido. Bodipo en la primera parte y Palanca, tras error de Moreno, cuando jugaban con nueve. La puesta en escena de la segunda parte digna de la película bélica de Hollywood. Parecía que en la grada hubiese un francotirador que fuese derribando uno por uno a los jugadores del Elche. Se la jugaron a una carta y les salió bien. Salen con un punto y reforzados como grupo.

El Xerez de vergüenza, malo, muy malo, malísimo. Primero con mala suerte. Moya lesionado y Bermejo lesionado. Ayer no se le puede achacar nada a Javi López. Ayer fueron los jugadores. Lo vimos todos los que allí estuvimos. En superioridad numérica la forma de jugar también es de manual. Dos extremos pisando las líneas laterales, un punta referente fijando centrales, circulación rápida de banda a banda, desmarques, movilidad del resto de centrocampistas y delanteros para buscar balones interiores con ventaja y con paredes. El dibujo táctico estaba en el campo, pero el juego no existió. Balón de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, lentito y siempre que se podía balón atrás.  Juan Luis Redondo no dio ni un solo pase interior a Antoñito  o Pablo Redondo por poner un ejemplo y porqué fue evidente. Pero como Redondo todo el equipo.

[caption id=”attachment_407″ align=”alignleft” width=”300″ caption=” La foto de Pascual resume la segunda parte La foto de Pascual resume la segunda parte

Por un momento deseé que en el fútbol existiese el tiempo muerto como en baloncesto o balonmano. Creo que a los jugadores les falto parar un minuto, pensar, respirar e iniciar de nuevo el juego. Ese tiempo muerto que desbloquear a un equipo que iba agobiándose más y más con el paso de los minutos.

Pues con este mal sabor de boca terminó la primera vuelta. El Xerez con 32 puntos  en la zona alta de la clasificación. Un Xerez que sigue avanzando entre luces y sombras, pero avanzando al fin y al cabo. A partir de ahora empieza la hora de la verdad. El momento  de apretar y mantener la velocidad de crucero. Las expectativas siguen en todo lo alto. Hay que olvidar este partido y pensar en el siguiente. Nadie regala nada.

Nota: lo mejor una vez más la afición xerecista.