Tambores y cornetas, con perdón

Antonio Méndez | 5 de mayo de 2011 a las 21:13

No me he podido resistir a comentarlo y espero que no me caiga un chaparrón por meterme en este charco. (Mal asunto si empiezo un post pidiendo perdón de antemano por lo que voy a decir y curándome en salud)

El PP de Málaga ha dado a conocer sus veinte grandes proyectos para la capital para los próximos cuatro años, si como todos los pronósticos indican mantiene el gobierno municipal. La mayoría  corresponde ejecutarlos a otras instituciones porque el Ayuntamiento poco puede hacer económicamente para impulsarlos y algunos incluso se rescatan después de que fueran vetados por el propio Consistorio. 

Pero no me refiero a eso. Son gajes de la campaña electoral, que no se comprendería sin mítines y sin promesas, aunque se sepa de antemano que los unos son anacrónicos y para convencidos y los otros serán muy difíciles de cumplir, sobre todo con la situación económica actual y venidera. Pero sí me resulta chocante que para la quinta o sexta ciudad más importante de España, la urbe con casi 600.000 habitantes, el candidato que tiene todas las posibilidades de mandar en la Casona del Parque cite en ese listado selecto de proyectos  la construcción de una instalación para que ensayen las bandas de música de Semana Santa.

Insisto, me parece muy bien la idea y llega tarde. Que en una capital  como Málaga, con gran afición a las bandas de música y en especial las ligadas a la Semana Santa, el gran acontecimiento cultural y social (muy por encima de la feria de agosto),  no haya un sólo lugar para ensayar en condiciones, nos retrata. Pero me causa asombro que figure como una de las veinte grandes actuaciones a emprender. Y, lo peor de todo, es que es prácticamente la idea más novedosa de todas las expuestas por el PP. 

Peco de contradictorio. Pido ambición para el futuro y a la vez me vuelvo escéptico en cuanto proponen algo demasiado grande y dudo de que alguna vez se ejecute. Pero en una urbe que debe competir por posicionarse entre las grandes y modernas ciudades europeas insisto que no debe publicitar a estas alturas que entre sus propuestas estelares pendientes figura un espacio para que los tambores y las trompetas suenen a todo decibelio sin molestar a los vecinos. Eso ya lo tiene cualquier pueblo. Con perdón.

  • Juan J. Ramos López

    Me parece muy atinado el comentario del señor Méndez, pero me permito, humildemente, hacerle una reflexión: ¿ese suelo urbano (de todos) que se va a dedicar a construir un local para que ensayen las bandas de cornetas y tambores de las distintas Cofradías, no se podía dedicar, por ejemplo, a hacer VPO?
    Teniendo en cuenta la cantidad de bandas que hay, cada una tendría que tener una sala insonorizada para no molestarse unos a otros: ¿de dónde va a salir ese dinero? ¿Lo pondrán las propias Cofradías, cosa que dudo?
    Según el Artículo 16 de nuestra vigente Constitución (por ahora) “ninguna confesión tendrá carácter oficial…” lo que yo, según mi leal saber y entender interpreto como que ningún Organismo Público tiene por qué financiar nada relativo a actividades de la religión católica. Un saludo.

  • Otro lector menos

    Desacertado, muy desacertado. Pero no vamos siquiera a entrar a debatir en un ‘foro’ que ni da el sitio que merece, ni respeta la Semana Santa de Málaga, por mucho arraigo que tenga en la ciudad, como señala en el propio post. Ahí se queda con su foro y su periódico, para quien lo lea. Aquí otro que se borra porque los otros y media decena de páginas web, sí informan.