Una gran oportunidad

Antonio Méndez | 31 de mayo de 2011 a las 17:43

 

La oportuna aparición de unos restos arqueológicos ha llevado a los responsables de las obras de este Metro de nunca acabar a programar el comienzo de las más delicadas, las que atravesarán el corazón del casco histórico de Málaga, para el verano de 2012. Viene bien echarle la culpa de esta nueva demora al empedrado de otras civilizaciones, con las que debemos ser respetuosos, y no preguntarnos si la causa real es que ahora no hay dinero para avanzar a mayor ritmo.

Pero la mala noticia podría ser positiva si estos plazos se aprovecharan de verdad para resolver cuestiones pendientes para la ciudad en un punto tan estratégico como su casco histórico. Porque hasta que se abran los primeros tajos por el Paseo del Parque y la Alameda queda un año, a sumar a los otros 14 meses que como mínimo se prolongara la actuación. Tiempo más que suficiente para decidir cómo se puede rentabilizar urbanísticamente esta apertura en canal del área más sensible de la capital.

La época no es propicia para facilitar un acuerdo Ayuntamiento-Junta. Faltan diez meses para las elecciones, con un gobierno municipal del PP que intentará ayudar en lo posible al triunfo de Javier Arenas y un Ejecutivo andaluz del PSOE, que trata de salvar los muebles ante el tsunami popular.

Las posibilidades de peatonalizar el bulevar central de la Alameda o en La Marina, las alternativas para soterrar el tráfico o incluso el estudio en serio de las ventajas o los inconvenientes de ese intercambiador de transportes intermodal, también en esta última plaza y que serviría para centralizar las paradas del el servicio de autobuses de la ETM y retirarlas de la superficie son opciones que hay que considerar ahora o nunca.

El ejemplo de lo sucedido en Carretera de Cádiz, donde el paso del Metro no ha supuesto una mejora para el barrio tal como se había prometido,  no invita al optimismo. Pero esta ciudad no puede estar condenada permanente a desaprovechar las oportunidades por desencuentros espurios.

Los comentarios están cerrados.