Luces y sombras » Archivo » De la Torre ‘for president’

De la Torre ‘for president’

Antonio Méndez | 25 de julio de 2011 a las 11:03

 

Pocas veces se le descubre al alcalde de Málaga una ambición política oculta. Son meras suposiciones mías, pero creo que en su fuero interno le hubiera encantado ser concejal de Cultura, aunque con su pasión por la arqueología me reservo el resultado de la gestión. Puestos a especular, también me inclino porque hubiera disfrutado mucho como rector de la Universidad. La pobre y Magnífica Adelaida de la Calle, con su santa paciencia, bien que sufre cada dos por tres los embates del regidor, que aprovecha la menor ocasión para reclamar públicamente que impartan su magisterio en la UMA los mejores profesores de las universidades de Estados Unidos.

Pero sí tengo constancia de que a Francisco de la Torre le entusiasmaría convertirse el 24 de septiembre en presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, la FEMP. La decisión depende de su partido, el PP, y me temo que parte con desventaja, aunque figura entre los aspirantes que baraja Mariano Rajoy para ese cargo. En Andalucía tiene un posible contrincante en el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, de moda entre los populares porque ha logrado arrebatar al PSOE la capital de la Junta y pretenden reforzar su figura.

Pienso que a De la Torre el puesto le viene como anillo al dedo. Si algo hay que destacar de la trayectoria del aspirante es su convicción municipalista. Es un gran defensor de la institución local. Es cierto que en la mayoría de las ocasiones en contraposición a la regional. Pero las autonomías se han emborrachado de poder y han instaurado, por ejemplo en la comunidad andaluza, un modelo de centralismo en ocasiones más permisivo que el anterior. Y los ayuntamientos aguardan en la cola a que se pase el efecto de la bebida sin levantar en demasía la voz porque los ciudadanos saben dónde están las puertas de las oficinas municipales.

A Málaga también le conviene que De la Torre sea el presidente de la FEMP. Por eso no entiendo la impericia de la portavoz socialista en el Ayuntamiento, María Gámez, al oponerse. Su predecesora en el cargo de delegada de la Junta, Remedios Martel, que sí ha mostrado su apoyo a título personal al alcalde malagueño, le ha dado una certera lección.

Aún así, insisto en que el mayor enemigo de De la Torre es su partido. Y escama que ni uno solo de los dirigentes malagueños haya salido hasta ahora en su apoyo.

Los comentarios están cerrados.