El arca del PSOE

Antonio Méndez | 19 de septiembre de 2011 a las 12:24

Una vez más la realidad supera cualquier ficción. Mi compañero y amigo José Manuel Atencia describe desde hace muchos meses en sus artículos en El País que el PSOE sigue a rajatabla los postulados de un imaginario Manual para perder elecciones. La reflexión es sencilla: ¿con qué decisión se asegura que el electorado el dará la espalda al partido? Piense cualquier variante posible y allí están los socialistas para ejecutarla con pulcritud para asegurarse el éxito.

Pensaba que en Málaga, el cupo de despropósitos estaba cubierto. Una cosa es salir derrotado a conciencia en los comicios como prescribe está guía, que de editarse se convertiría en best seller, y otra muy distinta ensayar todas las variantes del suicidio político. Al menos debo reconocer al PSOE su capacidad de sorprenderme. Nunca pensé que a menos de dos meses para la inauguración se atrevisiese a decapitar el minimetro  malagueño con el coste político que un anuncio de esta envergadura supone. Y más en una provincia en la que la imagen de la Junta hay que encontrarla con tuneladora porque el muro pantalla no prufundiza lo suficiente en este subsuelo. Y aquí sí admito el debate técnico.

De todas formas, algunos de los ideólogos de la noticia piensan que como con grandes obras públicas no se ganan las elecciones (léase lo que le sucedió a Manuel del Valle con la Alcaldía de Sevilla después de la Expo del 92) sin ellas tampoco hay que perderlas. Para completar la jugada, el mismo día del chasco ferroviario, por si Obras Públicas consideraba que con el anuncio no le tocaba lo suficiente la moral a los malagueños, también le reclamaron al Ayuntamiento de la capital la parte de la financiación que le corresponde de la infraestructura y que la anterior consejera ya le había condonado públicamente, al igual que hizo con Sevilla. Por cierto, esta ciudad destinó buena parte de ese dinero a su magnífica red de carriles-bici. Y pese a todo, la cordura del viceconsejero José Salgueiro imperó y como argumento para la marcha atrás en el estreno del centímetro se utilizó la crisis y el despilfarro que supondría la apertura del suburbano para circular por unos tramos muy cortos y no otras justificaciones que algunos lumbreras del aparato del partido socialista barajaron para intentar desviar la responsabilidad en este desaguisado.

Con un PSOE malagueño que ve el partido perdido por goleada, lo único que ansía es que el árbitro, es decir, las urnas, piten el final de la contienda cuanto antes. Por eso la dirección de Miguel Ángel Heredia trata por todos los medios de construir una Arca de Noé con los mimbres que le quedan para salvar (colocar) a los suyos del diluvio que se ha iniciado. Aunque a la hora de elaborar la lista al Congreso parece que se le ha roto la cremallera y ni siquiera entrarán al seguro barco por parejas.

Me preguntó Atencia tras el episodio del Metro si se me ocurría qué más podrían hacer los socialistas para perder los próximos comicios. Le contesté que mi imaginación ya no daba para más. Pero seguro que la del PSOE sí.

Postdata: Adivinanza. Si la lista al Congreso por Málaga la encabeza la ministra Trinidad Jiménez y para encontrar la segunda mujer de la candidatura hay que bajar hasta el quinto puesto, ¿cuántos diputados calcula el PSOE malagueño que obtendrá en las próximas elecciones generales? Ahora tiene 5…Pues quítele 1, porque a lo mejor alguno de los elegidos incluso ya ha pensdo en dimitir luego para marcharse al Parlamento andaluz y dejarle un hueco libre a un colega, si no sale.

Los comentarios están cerrados.