Tecnócratas

Antonio Méndez | 15 de noviembre de 2011 a las 17:52

Dice el diccionario de la Real Academia Española que un tecnócrata es un “técnico o persona especializada en alguna materia de economía, administración, etc., que ejerce su cargo público con tendencia a hallar soluciones eficaces por encima de otras consideraciones ideológicas o políticas”. Si es ésa la disyuntiva, en las próximas generales el PP se presentará como el PTP, Partido Tecnócrata Popular, y el PSOE se refundará como el PSTE, Partido Socialista Tecnocrático Español, aunque igual debe invertir el orden de sus siglas para evitar que la cacofonía haga huir a sus votantes.

En Málaga de tecnócratas debemos saber algo. Teóricamente llevamos once años con uno al frente del gobierno municipal. En esa figura debió pensar Celia Villalobos cuando eligió a Francisco de la Torre para traspasarle el poder. Pero el nuevo alcalde decidió sazonar con carisma al ingeniero que anida en su interior y al cóctel político resultante lo temen hasta en su propio partido.

Las crisis suelen dar la oportunidad a estos gestores en serie, que siempre aguardan a su momento. Personajes serios, incluso reñidos con la sonrisa, supuestamente apolíticos, expertos en cuadrar balances y mostrar un vademécum de medidas de gran rigor táctico. Así combaten la angustia que provoca errar con las recetas para salir del túnel y evitar la segura zozobra. Sucede tanto en los gobiernos como en las empresas. No es nuevo. Aunque ahora los Papademus o los Monti pongan el adjetivo de moda e incluso Rajoy sopese rodearse de ellos si alcanza el Gobierno. Hasta el mismísimo Franco les entregó su dictadura y con aquellos López encaró la década de los 60, para que reformaran la administración pública española y sacaran al país de la autarquía. Los estómagos suponían más amenaza que los rojos.

Pero tras esta pasajera sensación de alivio, habrá que buscar de nuevo el ingenio, el talento y la creatividad. Las soluciones eficaces con consideraciones ideológicas y políticas.

Los comentarios están cerrados.