El efímero eje Málaga-Sevilla

Antonio Méndez | 23 de julio de 2012 a las 12:27

Los fantasmas del pasado que alimentan la tradicional rivalidad entre las dos capitales más importantes de la comunidad autonómica han salido a relucir estos días en boca de sus alcaldes. Las inversiones millonarias que en los años de Magdalena Álvarez como ministra de Fomento han favorecido a Málaga y levantado más que recelos en Sevilla. Curiosamente atribuidas a los gobiernos del PSOE desde el PP sevillano y negadas por los populares malagueños.

Los miles de funcionarios que residen en la capital hispalense gracias a que la Administración andaluza tiene su sede central allí y que, pese a sus recortados sueldos, aseguran al Ayuntamiento unos ingresos y consumo esenciales en este momento de crisis aguda. Una ventaja sobre Málaga que debe buscar en la actividad privada la alternativa.

Y, para rematar, el teórico egoísmo desde la orilla del Guadalquivir para encima reclamar, como si no fuera suficiente su posición privilegiada, más dinero por ejercer de capital de Andalucía. Reproches cruzados entre los dos protagonistas a través de los medios de comunicación.

No ha sido necesario esperar ni siete días para comprobar que la cohabitación del regidor de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, con su nuevo cargo de presidente del PP andaluz será harto complicada de digerir para su partido y puede provocar efectos colaterales indeseados en el electorado de algunas provincias.

No se le puede atribuir tibieza al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el único dirigente de su formación política que, a su manera, cuestionó desde el inicio el ascenso de Zoido. Le parecía que ya ejercía suficientes cargos. Por eso quizá, el flamante presidente popular andaluz decidió anunciar en Málaga antes de su investidura en el congreso un eje conjunto con Sevilla. Ysu primer acto oficial fue participar en el homenaje al concejal Martín Carpena.

Pero de vuelta en casa y con su ropa de alcalde volvió a demandar después el Estatuto de Capitalidad para Sevilla que tanto irrita a De la Torre. Y el regidor malagueños está dispuesto a convertirse en un chino en el zapato de su colega como siga por esos pasos.

Ya se sabe cómo de bien rentabiliza De la Torre sus discursos contra el centralismo. Claro que siempre era contra la Junta de Andalucía y esta nueva versión igual ahora no le interesa tanto al PP. Veremos si el alcalde de Málaga acaba convirtiéndose en un personaje molesto para los dirigentes de su partido en la provincia y en ese caso por dónde se rompe la cuerda finalmente. El famoso eje Málaga-Sevilla nace con los días contados.

 

Postdata. De la Torre erre que erre

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), ha vuelto a decir este lunes que si un día cuenta con “dos horas seguidas” para hablar sobre el estatuto de capitalidad para Sevilla con su homólogo hispalense y presidente regional de los ‘populares’, Juan Ignacio Zoido, “verá la lógica de mis argumentos y lo oportuno que es para la cohesión territorial de Andalucía”

Al ser cuestionado de nuevo este lunes por este asunto, el alcalde de Málaga ha defendido sus argumentos, de modo que “todo el mundo se sienta cómodo y no tengamos la sensación de que algunos juegan con ventaja”.

“Lo que no tiene que haber es ventajas adicionales –en referencia al aspecto económico–, porque ya tiene mucha ventaja ser capital”, ha manifestado a los periodistas De la Torre, tras la firma de un convenio con la Asociación Contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica para la construcción en el antiguo cementerio de San Rafael de un monumento en recuerdo de las víctimas de la Guerra Civil.

En este punto, De la Torre, que ha hecho hincapié en que “es un tema muy claro” y que “no he cambiado mi forma de pensar”, ha dicho que “la vida es larga y habrá ocasión de hablar de todas estas cosas” con el regidor de la capital hispalense.

Zoido, por su parte, ha señalado que considera “irrenunciable” la capitalidad de Sevilla, aunque ha precisado que ahora mismo la “prioridad” es sacar a la sociedad andaluza y, con ello, a la sevillana, cordobesa, malagueña o almeriense, de “la situación que padece”.

Los comentarios están cerrados.