La Mundial

Antonio Méndez | 10 de octubre de 2013 a las 11:50

Aprecio que la izquierda en el Ayuntamiento de Málaga por fin ha encontrado una casa común, en este caso una pensión común, La Mundial. El inmueble de Hoyo de Esparteros, objeto de una actuación urbanística de Rafael Moneo, que lo moverá unos metros y respetará en el traslado sus elementos arquitectónicos originales de mayor valor. La izquierda quiere hacer bandera de la defensa del patrimonio malagueño y atribuye a la derecha su afán de destrucción por mero interés crematístico y éste sería el ejemplo irrefutable.

No reprocho a PSOE e IU que busquen algún flanco para erosionar a De la Torre. Es una tarea complicada. Aunque en este caso la luz verde a la iniciativa la otorgó la propia Junta. Estaba de delegado de Cultura Manuel García, que fue el coordinador de política municipal del PSOE en la pasada campaña municipal, el enlace entre el partido y la candidata del PSOE  al Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, que ahora abandera el rechazo al proyecto. Entonces, la Junta ya había otorgado su aprobación. Y para más inri,  el ahora es delegado es el secretario de Cultura de la actual ejecutiva provincial del PSOE. Caben pocas incongruencias más.

Pero resultan demagógicos y anacrónicos algunos argumentos que se utilizan en este debate sobre La Mundial. No se trata del proyecto de un especulador sino el de un empresario malagueño que puso todo su empeño en darle a su idea un sello que la hiciera diferente. Persiguió a Rafael Moneo, no aceptó su negativa y logró llevarlo hasta el margen del río Guadalmedina y convencerlo.

Tuve la ocasión de estar varias horas con Moneo, cuando este periódico le invitó hace tiempo a un foro para que presentara su hotel a la sociedad malagueña. Es difícil encontrar a una persona que haya estudiado con mayor interés la historia de Málaga y defienda con mayor pasión la necesidad de transformar ese entorno. Ahorro comentar lo que piensa del actual paisaje urbano del cauce del Guadalmedina. No creo que a estas alturas Moneo necesite diseñar un pequeño hotel en Málaga para ganarse la jubilación o asegurarse su futuro, ni su ejemplo es el de otros arquitectos que ponen su nombre por encima de cualquier otra razón, más bien al contrario. Tiene una visión sobre ese entorno y cree que su actuación provocará una transformación. Estamos hablando de uno de los humanistas españoles más importantes del siglo XX. Pero comprendo que esta ciudad, llegados a este punto siempre surgen los malaguitas del “por qué alguien tiene que venir de fuera si lo mejor ya lo tenemos aquí”.

No entro a valorar técnicamente su propuesta. Es más, cuando vi el diseño me pareció muy normal. Desde luego nada rompedor. Esperaba de un Pritzker algo extraordinario. Igual lo es, mis conocimientos de arquitectura me desautorizan para opinar. Tampoco a este periódico le mueve ningún interés económico en la iniciativa. Sólo la ilusión de que Málaga mejore como ciudad y por qué no decirlo, que a la capital de la costa del sol se la asocie con los mejores arquitectos del mundo y Moneo lo es.

Respeto a los defensores de nuestro patrimonio. En casi 30 años de trabajo sólo he visto como se perdían batallas. Desde el silo al Morlaco. Cómo caían edificios abandonados o se derruían vestigios arqueológicos para levantar un aparcamiento. Incluso el aula en el que se dijo que aprendió a pintar Picasso terminó convertida en un aseo para reformar un colegio del centro histórico cuando crecían el número de alumnos. El delegado de Educación de la Junta entonces, acabó ingresando en una academia de artes. Así que en materia de patrimonio no he notado diferencias entre la derecha y la izquierda.

Me alegra que los auténticos defensores se movilicen. No sé si en este caso les asiste la razón y demoler para levantar la histórica pensión en otro lugar o el incremento de las alturas o el cambio viario en el eje de Atarazanas sea el gran atentado urbanístico a Málaga. A veces armar la Mundial sólo consigue frenar un proyecto para que luego el tiempo cumpla su sentencia y la tire.

Los comentarios están cerrados.