Luces y sombras » Archivo » Todos al diván

Todos al diván

Antonio Méndez | 21 de septiembre de 2016 a las 16:06

Ya lo he contado, así que me plagio. Hace tiempo fui con un compañero a ver al jefe de Alcaldía de un ayuntamiento. Estábamos investigando la adjudicación de diversas actuaciones, una encadenada a la otra, de contratos menores. Se utilizaba el procedimiento negociado por el que se invitaba a tres empresas a presentar ofertas. Pero curiosamente nos habíamos percatado de que dos de las mismas que concurrían tenían al mismo socio y la tercera finalmente desistía.

“No conozco a la empresa ganadora ”, nos dijo el funcionario. Y entonces mi compañero y ello nos echamos a reír. Al entrar en su despacho y al sentarnos en la mesa, habíamos observado un regalo recuerdo con el logo de esa firma.
Curiosamente esa empresa, tiempo después, se encargo de unas vallas a publicitaria del partido gobernante en aquel municipio. Lógicamente no conseguí del responsable económico de aquella formación la factura de los pagos. El partido era una entidad privada y no tenía por qué desvelarme sus cuentas. Mi conclusión es que no había factura porque los favores de las adjudicaciones municipales se pagaron luego con la campaña. Pero no lo conseguí probar y no hubo noticia.

La financiación irregular de los partidos está detrás del inicio de muchos de los casos de corrupción que han sacudido a España en este última década. Desde la Gürtel al penúltimo episodio de Rita Barberá. Otros nacen de la mala gestión y de la utilización indebida del dinero público gracias al descontrol de la administración, ahí hunde sus raíces el caso de los ERE.

 

En Málaga éramos expertos en escándalos urbanísticos. Con el Ayuntamiento marbellí se aplicó una drástica decisión que debería haberse ensayado ya en media España: una gestora para empezar de cero. Aunque no evita el riesgo de reincidencia. La Fiscalía ha decidido presentar acusación contra la ex alcaldesa popular, Ángeles Muñoz. Le atribuye un cambio en los planos para favorecer a unas propiedades de su familia. Si estaban en Benahavís, los suelos adquirían la calificación de terrenos urbanizables, si la linde los situaba en Marbella, el suelo perdía valor porque se no podría construir. Por si alguien todavía duda de la utilidad de un cartabón.

Otro representante del Ministerio Público ha puesto en su lupa, entre otros, en uno de los dirigentes con más prestigio de la provincia, el director del PTA, Felipe Romera por un supuesto fraude en unas ayudas públicas. ¿Cómo estábamos en 2007 para que la Junta impulsara una Fundación para la Investigación del Bienestar Integral de los Ciudadanos y defendiera la necesidad de construir una edificio para la misma de 16 millones?

Todos al diván.

Los comentarios están cerrados.