El consejo invisible

Antonio Méndez | 14 de octubre de 2016 a las 11:51

El debate en exclusiva en este medio ( gentileza de nuestros competidores) de la torre-hotel en el Puerto de la capital me ha permitido conocer de la existencia del Consejo Social de la ciudad de Málaga. “Un órgano de consulta, participación y asesoramiento, en materias tan relevantes como el Plan General de Ordenación Urbana, la planificación estratégica de la ciudad, y el desarrollo socioeconómico con la perspectiva de hacer avanzar la calidad de vida del municipio y de sus habitantes. El Consejo goza de plena independencia en el ejercicio de sus funciones”, dice la página web del Ayuntamiento sobre su funcionamiento.

Lógicamente, la primera conclusión a la que llegué es que soy bastante peor periodista de lo que me valoro. Un organismo de esta importancia, que el Ayuntamiento creo que en 2011 y cuya asamblea se constituyó en 2012, dice poco de mí que cuatro años después desconociera su existencia. Para buscar alguna justificación a mi falta de profesionalidad, rastreé (lo admito no en profundidad) los agregadores tradicionales sin encontrar una sola noticia.

Tampoco me ha servido de mucho el apartado “prensa” que reconoce la propia institución sobre la actividad de la misma. Un artículo en la revista Miramar de la constitución del consejo, con una foto flamante de todos sus componentes, y curiosamente un teletipo del 1 de agosto de 2012, publicado por este periódico, que se refería a la creación de un grupo de trabajo sobre intermediación hipotecaria y deshaucios, dentro de una mesa de debate auspiciada por este órgano de participación ciudadana. O dimitió después el que se encargaba de subir a la web los resúmenes de prensa del Consejo Social o su producción no ha merecido desde entonces que los medios de Málaga le hayamos dedicado una sola línea en cuatro años y un mes. Es cierto que hay una sección con un boletín informativo mensual interno pero, aunque he abierto una decena, no he logrado enterarme de la relación del contenido con la actividad del citado organismo. Seguro que también fallo en lectura comprensiva.

Hace unos días coincidí con un relevante miembro del consejo. Me trasladó su frustración porque en las reuniones (hay dos asambleas al año y reuniones periódicas  de la comisión permanente), además de las distinguidas ausencias, apenas se abordan temas de interés para la ciudad. Ni el Metro, el parque en Repsol… nada. Lo máximo, creo, el análisis del estudio para reducir el ruido en el túnel de la Alcazaba. Este es el órgano que el PP en el Ayuntamiento quiere también silenciar en el debate sobre la torre para no crear “inseguridad jurídica”.

Lo admito, sí que soy mal periodista. Gracias al hotel del puerto he descubierto qué fácil es para los políticos tendernos anzuelos en los que siempre picamos.

Los comentarios están cerrados.