Las cenizas del PSOE

Antonio Méndez | 31 de octubre de 2016 a las 13:23

Afortunadamente el PSOE no es todavía una formación confesional y católica. Eso le ha librado de afrontar, en uno de los periodos más difíciles de su historia, la nueva instrucción del Vaticano sobre los restos cremados de todo difunto, de su partido.
¿Qué hacer con las cenizas de esta organización política que sirvió para transformar y modernizar España? Desde luego no se podrían dividir y repartirlas entre los militantes, una opción salomónica póstuma después del empeño de sus mandos en hacer añicos el centenario partido. Tampoco se podrían guardar en las viejas sedes (si es que abren a estas alturas) porque, evidentemente, hace años que dejaron de simbolizar un lugar sagrado para el debate entre compañeros en la eterna búsqueda del bien general de los ciudadanos.

Asimismo, sería inapropiado reconvertirlas en recuerdos conmemorativos y menos transformarlas en una pieza de joyería para adoración de nostálgicos. Es cierto que los 80 están de moda. Recuperado Felipe González como estandarte frente a Sánchez, si rescatan ahora a Alfonso Guerra podrían rememorar aquellas entretenidas batallas fratricidas para que los jóvenes y desencantados asistieran a un espectáculo original. ¡Pero es que Iglesias y Errejón se pelean tan bien y, además, por Twitter! ¿Quién compite con ellos hoy?

Descartadas estas alternativas,  la única opción es esparcir las cenizas del PSOE. El eco del viento propalaría para las generaciones venideras que la paulatina decrepitud de unos dirigentes egoístas fue capaz de sepultar su mejor instrumento de cambio. Y esta decisión tampoco es fácil. Queda como último recurso pedirle al Papa que medie para encontrarle al partido un camino de  salvación, si es que la militancia cree que existe el más allá de Rajoy y Podemos.

Los mandamases de la gestora y los barones confían en que este infierno será pasajero. Tras lo del sábado 29 de octubre, pueden dar por ejecutado al secretario general anterior con todas las bendiciones mediáticas y estatutarias. Con su dimisión, Pedro Sánchez tomó por fin una determinación coherente y que le honra. Ahora se convertirá en un walking dead de la carreteraY si, como en la serie, acapara millones de seguidores en este nuevo papel durante las próximas temporadas, igual supone una seria amenaza.

Está claro que con su anterior interpretación carecía de futuro. No levantó demasiadas pasiones entre los votantes. El PSOE adquirió un color mortecino en las urnas de diciembre y en junio necesitó la respiración asistida porque la mayoría pronosticó que acabaría morado. Pero igual era una estrategia y el líder solo ganaba tiempo para resucitar desde ultratumba y abducir, de nuevo, con su “No es no”.

Menos mal que esto sucede entre el Día de Difuntos y Halloween. Algunos ya no necesitarán ni disfrazarse.

  • "antisistema "

    España como país merece la pena para q la ninguneen estos mayordomos del gran capitalismo q se han convertido los representantes pcos q se hacen llamar constitucionales. Son un pesebre heredado de otros tiempos donde no existía el estado de derecho y de libertades que hoy quieren cargarse.
    Pedro Sánchez lo único que hizo es defender sus convicciones políticas y miren como terminó. Quería una españa más justa socialmente y lo podía conseguir con sus conocimientos en economía, quería una españa más moderna y cohesionada con un modelo federal como país que se respetase a los ciudadanos tratandolos con una administración más cercana, y sobre todo quería regenerar la vida pca y lo demostró con sus primeras elecciones metiendo a gente independiente y válida pero q a los socialistos les molestó y les rompieron las negociaciones con podemos q aun no era unidos podemos.ahi empezó el golpe de estado por los caciques territoriales del psoe q lo único q querían es q pedro Sánchez se comiera el marrón de dejar gobernar a las multinacionales extranjeras y propias para culminar la invasión financiera del euro con sus tratados internacionales y sus recortes en los dchos de los españoles.
    que no crea rajoy q su andadura será fácil por mucho golpe q se haya dado en la democracia interna del partido de la oposición. Las nuevas generaciones no son más listas pero si más cultas, hasta el momento, y sabrán de manera responsable y sin caer en las provocaciones de los capitalistas ,q controlan la opinión publicada, encauzar los cambios necesarios para construir un país más serio y humano. Esperemos q el pueblo no caiga en la trampa de hacerse extremista como les gustaría a la dictadura mediática financiada por las multinacionales pero que si siga el camino hacia una radical democracia sin sectarismos ni autoritarismos q por desgracia vivieron nuestros abuelos y padres.
    Estas serían las cenizas de los socialistos q gobiernan el psoe, un psoe sin corrupción y sin clientelismos territoriales que fragmentase el progresismo en España.