Un periódico municipal encubierto

Antonio Méndez | 25 de noviembre de 2016 a las 12:26

Mi capacidad de asombro se reduce con los años en el ejercicio de esta profesión. El periodismo y la prensa viven desde hace una década en el interior de lo que algunos expertos han catalogado como tormenta perfecta. Menos ventas, menos ingresos publicitarios, ausencia de rentabilidad en los nuevos formatos digitales… Redacciones más débiles y empresas más vulnerables. Un bocado apetitoso para el poder. La tentación de travestir un periódico en propaganda para incautos lectores.

En este caladero, el Ayuntamiento de Benalmádena, gobernado por un socialista, ha lanzado sus redes. Y ha hallado la fórmula mágica. Pagará publicidad a cambio de contenidos. La institución insertará en anuncios casi 300.000 euros en dos años en el periódico que gane el concurso. Para ello, el aspirante deberá colocar el nombre de Benalmádena en la portada del rotativo, situar en este escaparate información municipal y llevar cuatro páginas en el interior de la actividad del ayuntamiento. Y trasladarlo también a su versión digital.

Y por si acaso al director del medio le da un ramalazo de libertad de expresión, en ese estrecho margen que le dejan para escoger cada día qué área del gobierno local aparece en sus páginas, el concurso determina la obligatoriedad de publicar una vez al mes una “entrevista en profundidad” con el alcalde de la localidad y con los miembros del equipo de gobierno. Que como son un puñado de partidos no es cuestión de que alguno se enfade por salir menos en las fotos. No precisa, eso sí, si las preguntas las llevará en mano el regidor para entregárselas al avezado informador que reciba el encargo mensual. Aunque para determinar las fechas de salida del trabajo periodístico, se estipula por contrato que será el gabinete de prensa el que resuelva estos asuntos de intendencia.

Para que nadie observe en el proyecto alguna tendencia autoritaria, las bases del concurso también se acuerdan de la oposición. A un concejal (no se sabe si por sorteo o por buena conducta) se le otorgará también el privilegio de una entrevista, aunque en este caso con periodicidad trimestral. El producto final se repartirá luego de forma gratuita, 4.000 ejemplares, donde determine el Consistorio.

Benalmádena acaba de fundar un periódico encubierto del Ayuntamiento. Pues sí. Proyectos similares ya funcionan en la Costa, pero al menos guardan un poco las apariencias. Otras administraciones emplean parecidos o mayores recursos para persuadir a la prensa con la publicidad. En este caso, desconozco si la brocha gorda empleada por el Consistorio para lograr su propósito se debe a su ingenuidad o es un desmesurado descaro.

El propósito de esta iniciativa, como la de todos los que emplean artes similares, es la defensa de unos medios de comunicación plurales y fuertes para conseguir unos votantes críticos y bien informados. ¿Verdad?

Los comentarios están cerrados.