El efímero eje Málaga-Sevilla

Antonio Méndez | 23 de julio de 2012 a las 12:27

Los fantasmas del pasado que alimentan la tradicional rivalidad entre las dos capitales más importantes de la comunidad autonómica han salido a relucir estos días en boca de sus alcaldes. Las inversiones millonarias que en los años de Magdalena Álvarez como ministra de Fomento han favorecido a Málaga y levantado más que recelos en Sevilla. Curiosamente atribuidas a los gobiernos del PSOE desde el PP sevillano y negadas por los populares malagueños.

Los miles de funcionarios que residen en la capital hispalense gracias a que la Administración andaluza tiene su sede central allí y que, pese a sus recortados sueldos, aseguran al Ayuntamiento unos ingresos y consumo esenciales en este momento de crisis aguda. Una ventaja sobre Málaga que debe buscar en la actividad privada la alternativa.

Y, para rematar, el teórico egoísmo desde la orilla del Guadalquivir para encima reclamar, como si no fuera suficiente su posición privilegiada, más dinero por ejercer de capital de Andalucía. Reproches cruzados entre los dos protagonistas a través de los medios de comunicación.

No ha sido necesario esperar ni siete días para comprobar que la cohabitación del regidor de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, con su nuevo cargo de presidente del PP andaluz será harto complicada de digerir para su partido y puede provocar efectos colaterales indeseados en el electorado de algunas provincias.

No se le puede atribuir tibieza al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el único dirigente de su formación política que, a su manera, cuestionó desde el inicio el ascenso de Zoido. Le parecía que ya ejercía suficientes cargos. Por eso quizá, el flamante presidente popular andaluz decidió anunciar en Málaga antes de su investidura en el congreso un eje conjunto con Sevilla. Ysu primer acto oficial fue participar en el homenaje al concejal Martín Carpena.

Pero de vuelta en casa y con su ropa de alcalde volvió a demandar después el Estatuto de Capitalidad para Sevilla que tanto irrita a De la Torre. Y el regidor malagueños está dispuesto a convertirse en un chino en el zapato de su colega como siga por esos pasos.

Ya se sabe cómo de bien rentabiliza De la Torre sus discursos contra el centralismo. Claro que siempre era contra la Junta de Andalucía y esta nueva versión igual ahora no le interesa tanto al PP. Veremos si el alcalde de Málaga acaba convirtiéndose en un personaje molesto para los dirigentes de su partido en la provincia y en ese caso por dónde se rompe la cuerda finalmente. El famoso eje Málaga-Sevilla nace con los días contados.

 

Postdata. De la Torre erre que erre

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), ha vuelto a decir este lunes que si un día cuenta con “dos horas seguidas” para hablar sobre el estatuto de capitalidad para Sevilla con su homólogo hispalense y presidente regional de los ‘populares’, Juan Ignacio Zoido, “verá la lógica de mis argumentos y lo oportuno que es para la cohesión territorial de Andalucía”

Al ser cuestionado de nuevo este lunes por este asunto, el alcalde de Málaga ha defendido sus argumentos, de modo que “todo el mundo se sienta cómodo y no tengamos la sensación de que algunos juegan con ventaja”.

“Lo que no tiene que haber es ventajas adicionales –en referencia al aspecto económico–, porque ya tiene mucha ventaja ser capital”, ha manifestado a los periodistas De la Torre, tras la firma de un convenio con la Asociación Contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica para la construcción en el antiguo cementerio de San Rafael de un monumento en recuerdo de las víctimas de la Guerra Civil.

En este punto, De la Torre, que ha hecho hincapié en que “es un tema muy claro” y que “no he cambiado mi forma de pensar”, ha dicho que “la vida es larga y habrá ocasión de hablar de todas estas cosas” con el regidor de la capital hispalense.

Zoido, por su parte, ha señalado que considera “irrenunciable” la capitalidad de Sevilla, aunque ha precisado que ahora mismo la “prioridad” es sacar a la sociedad andaluza y, con ello, a la sevillana, cordobesa, malagueña o almeriense, de “la situación que padece”.

Los políticos en su encrucijada

Antonio Méndez | 20 de julio de 2012 a las 19:54

“La clase política y los partidos” volvía a figurar entre los tres primeros problemas de este país en el último barómetro del CIS correspondiente al pasado mes de junio. Así lo situaban casi una cuarta parte de los encuestados. El alto porcentaje es casi similar al que se registró hace un año. Entonces, con unas elecciones en el horizonte, asistíamos a los estertores del Gobierno de Zapatero. Ahora apenas han pasado siete meses desde que saliera de las urnas un Ejecutivo con mayoría absoluta.

El paro y los asuntos derivados de la situación económica encabezan las preocupaciones de los españoles. Pero es muy posible que si el CIS en su sondeo recuestionara a los ciudadanos por quiénes son los responsables del endémico desempleo o la aguda crisis que padecemos, seguramente también los políticos volverían a liderar el ranking.

El riesgo de exacerbar las críticas contra los partidos es el de fomentar la aparición de extremismos que beban del desencanto, la frustración y la rabia de esta sociedad, que ha dictado sentencia contra los que presume culpables de que se haya desmoronado en muy pocos años su mundo. La posibilidad de que capitalicen ese profundo malestar fenómenos como, por ejemplo, el que permitió el acceso a la Alcaldía de Marbella de Jesús Gil. Porque la gente ya da claros síntomas de desesperación después de ver como sus gobernantes han ensayado un modelo y luego el contrario con el mismo frustrante resultado. El límite de la paciencia se sobrepasa cuando colectivos o personas llegan a la conclusión de que ya nada tienen que perder. Entonces aumenta la posibilidad de que se produzcan episodios execrables.

Por eso es incomprensible cómo las dos principales fuerzas políticas, PP y PSOE, siguen en su burbuja. Sin plantearse la necesidad de acometer una, y profunda, regeneración democrática; de reconocer ese autismo endogámico que les ha llevado a este repudio social del que es dificil regresar.

El día ‘V’

Antonio Méndez | 19 de julio de 2012 a las 13:39

Acabado o  casi el periplo de congresos del PSOE, la pregunta es: ¿qué pasa ahora? Sinceramente creo que nada. Hay constatación empírica de la división de los socialistas andaluces. Pero los críticos sólo pueden esperar para jugar sus bazas a un nuevo día V, pero de signo contrario. Que el hombre que por el mismo precio mantuvo a Griñán de presidente andaluz y de pasó lo aupó a líder de la socialdemocracia europea cambie de opinión y le retire el apoyo, superado por las circunstancias. Me refiero, al dirigente de IU Diego Valderas.

El pacto con la coalición izquierdista tras el batacazo electoral del PSOE es el que le ha permitido al mandatario socialista acumular todo el peso orgánico en la dirección andaluza y aglutinar una artificial corriente griñanista de militantes al socaire del poder. Con el PP en el gobierno, hoy posiblemente no quedaría en su puesto un solo secretario provincial que hubiera sellado la alianza con él.

En la preocupación del PSOE oficial seguro que no figura la preocupación por la disidencia o el temor a la oposición interna que pueda sufrir el Ejecutivo andaluz de una parte de los parlamentarios del partido que lo sustenta. En el grupo socialista no hay sánchez gordillos.

Es más, en esta nueva argamasa de críticos, la unidad no tiene más cemento que el que proporciona la discusión sobre la figura de Griñán. Incluso éste puede exhibir sin réplica, como lo hace hasta ahora como adalid de la confrontación con Rajoy,  el discurso de izquierdas más atrevido de toda la organización. En la corriente crítica pesan demasiado esas sombras del pasado que incluso son  más culpables que el propio Griñán en la deriva del PSOE andaluz en las últimas dos décadas. Mientras no se produzca la ruptura con total con ese pasado es muy difícil que ese movimiento pueda presentarse como el foco que aspira a alumbrar el futuro.

Que funcione el engranaje con Valderas  es la clave. El vicepresidente maneja las llaves del socialismo andaluz. Mientras Izquierda Unida siga aumentando su influencia y así lo aseveran las últimas encuestas y los socialistas capitalicen, si es que ha lugar,  el desgaste por los recortes, aunque que en realidad pueden defenderse alegando que sólo  son el mando a distancia de Rajoy y que apenas les dejan otra derecho más que al pataleo si no quieren ser intervenidos, no hay de qué preocuparse.

Pero si Valderas decide estratégicamente huir al monte para intentar regresar al Parlamento con una mayor cosecha de diputados que la actual, entonces podrá comenzar a temer en serio al  enemigo que aguarda en casa.

Señor turista ‘sonrIVA’ por favor

Antonio Méndez | 16 de julio de 2012 a las 17:03

Tengo la impresión de que los gobernantes no se toman en serio al sector turístico. Quizá porque los centros de poder, llámese Sevilla o Madrid, basan su oferta en el segmento cultural. El Prado o la Giralda cuentan con el suficiente atractivo para generar un interés mundial para visitarlos. Con esa mentalidad, se supone que las zonas costeras disfrutan del sol y la playa, un binomio a salvo de avatares que se vende también por sí solo. Una campaña de promoción es suficiente para conservar los viajeros, deben razonar.

Por eso, el presidente andaluz José Antonio Griñán no tuvo el más mínimo inconveniente en entregar, como si fuera un caramelo, la consejería del ramo a Izquierda Unida. Al fin y al cabo, la política en este sector consiste en unos buenos anuncios de televisión. No tengo dudas de que el consejero Rafael Rodríguez realizará un buen trabajo. Pero el ejemplo demuestra el desdén con que se trata este auténtico motor económico para Andalucía. Como si el esfuerzo consistiera en ordeñar sus beneficios.

El Ejecutivo de Rajoy ha actuado de forma irresponsable. En plena campaña veraniega no es momento de jugar con los impuestos. Con un puñado de destinos en competición y con cientos de miles de viajeros que toman las decisiones sobre el lugar donde vacacionar en el último momento, es absurdo sembrar incertidumbre sobre algo tan sensible y determinante como los precios. Lo que funciona sólo se toca para mejorarlo. Pero no es el caso con la subida del IVA con el estrambote de aplicarla el 1 de septiembre.

Una decisión que ha tomado un Gobierno del PP, que en Andalucía proponía llevar la sede de la Consejería de Turismo a Málaga. Un partido que pretendía reducir a la mitad el porcentaje de ese impuesto indirecto para facilitar la competitividad. Porque curiosamente la regla de tres suele ser inversa a lo que se pretende. A productos más baratos, mayor gasto del usuario.

Es alarmante el silencio de estos días de los alcaldes costeros o la declaración comprensiva del presidente provincial del PP, Elías Bendodo. A la hora de la verdad, su puesto orgánico pesa más que el de presidente del Patronato de Turismo de la Costa del Sol.

Quizá puede aprovechar y adaptar a los nuevos tiempos  aquel famoso eslogan: al turismo una sonrIVA, podemos promocionarnos desde septiembre.

Rajoy felicita la Navidad

Antonio Méndez | 11 de julio de 2012 a las 11:33

Siempre me resultó chocante que las loterías del Estado utilizaran el mes de agosto para llenar de anuncios los lugares turísticos y promocionar el sorteo del 22 de diciembre. Buscaban que los viajeros se llevaran décimos del lugar de veraneo al que, como mínimo, no regresarían en un año.

Ahora el presidente del Gobierno, antes de que la mayoría de los españoles inicien el gran éxodo estival, ha decidido enviarles desde la tribuna oficial del Congreso de diputados una felicitación oficial de las fiestas de Navidad, con el premio gordo incluido: la supresión de la paga extra de diciembre. De momento para los funcionarios. Pero este tipo de medidas crean escuela enseguida.

Hasta hoy, dudaba si los Reyes Mayos sobrevivirían a esta crisis. Me temo que tampoco. Pero Rajoy podía haber facilitado las cosas a esos miles  de trabajadores afectados por el recorte. Podría haber aprovechado esa hora de máxima audiencia infantil, con los pequeños pegados al televisor por las vacaciones, para dirigirse a todos los niños españoles en ese tono solemne que ha utilizado y contarles a ellos también esa verdad descarnada: Melchor, Gaspar y Baltasar no existen.

Esos padres afectados tras dar el respingo por la supresión a traición de la extra, habrían respirado aliviados ante sus vástagos porque el presidente les acababa de facilitar una salida. Es lo menos se que se le puede pedir a un presidente del Gobierno. Ya que crea un problema mayor, como está en su mano, que resuelva el conflicto familiar que acaba de suscitar. Y Rajoy siempre hubiera podido salir airoso del trance y culpar también a Merkel, porque sin duda la primera ministra alemana cree en Santa Claus y así le va, en vez de pagar intereses por su deuda, cobra.

No sé cómo habrán vivido la noticia en Estepa. En septiembre las mujeres del pueblo, según me contaba hace unos días una empresaria, se ponen a la tarea de fabricar polvorones en turnos de trabajo de hasta veinte horas. En cuatro meses obtenían unos ingresos entorno a 12.000 euros que sostenían la economía familiar el resto del año. En la Navidad de 2012 igual venden menos mantecados.

O la industria juguetera, puntera no sólo en España, pero impulsada por la Epifanía. Porque la economía es una cadena en la que todos los eslabones son igualmente imprescindibles para su funcionamiento. Aunque todo se puede ver como una oportunidad. El Gobierno nos está incentivando al por mayor, como hará ahora con los parados al reducirles drásticamente el subsidio a los seis meses para que no se amodorren y consigan de nuevo un trabajo.

Me temo que por este camino ni siquiera se pondrán las botas los fabricantes de pañuelos porque casi no quedan ya lágrimas que secar. Rajoy nos acaba de felicitar las fiestas con anticipación. Feliz 2013 a todos.

 

 

Carácter y caracteres

Antonio Méndez | 10 de julio de 2012 a las 11:45

El jeque Al-Thani, accionista mayoritario del Málaga, es uno de los personajes periodísticos que más interés suscita. Después de dos años, su figura sigue envuelta en un halo de misterio. Desde su potencial económico real a sus intenciones. De él casi todo lo contamos por referencias o personas interpuestas. De sus avales del banco de Doha que algún financiero dice que ha visto a su teórico gusto por el pescaíto tras alguna hipotética comanda en un restaurante. “Y que conste que sólo servimos coca-colas”, remacha el camarero.

Es evidente que está aquí por negocios. Pero hasta ahora disponíamos de pocos elementos para enjuiciar su forma de ser o descubrir otras intenciones. Más allá de la cercanía que mostró en la fiesta de celebración de la clasificación de la previa para la Champions.

Hasta que ha irrumpido en las redes sociales y en unos días ha pinchado la burbuja que lo protegía al ofrecer una preocupante muestra de su carácter en un puñado de mensajes de 140 caracteres. Porque, en principio, y hasta que se afirme lo contrario, la cuenta verificada desde la que se interrelaciona desde Twitter corresponde a su identidad.

La vanidad es una amenaza intrínseca que gravita sobre la red social. Se colma al ver cómo minuto a minuto crecen tus seguidores. Te mueves en un escenario donde tus mensajes no requieren de intermediarios que interpreten tus palabras. Vas directo al público. Consigues concitar la atención permanentemente. Pero también despiertas a una legión de enemigos dispuestos a aniquilarte con un tuit que les transporte a la fama.

Y Al-Thani ha reaccionado con cajas destempladas ante las primeras embestidas. Mala mezcla religión y fútbol. Ya la vez ha entrado a degüello contra los repartos televisivos e incluso se ha atrevido a hablar de corrupción. Conseguir un momentáneo aplauso de la afición es fácil. Pero acaba de descubrir un perfil con el que a la larga hará muy mal negocio.

Mancomunados o enchufados

Antonio Méndez | 3 de julio de 2012 a las 19:08

Me cuentan que la Junta da saltos de alegría por si el PP ejecuta su plan y finalmente elimina las mancomunidades de municipios para transferirlas a la Diputación. La de la Costa del Sol occidental, en la que participan once ayuntamientos del litoral, cuando se constituyó en marzo de 1972, en un acto al que asistió el entonces Príncipe de España, Don Juan Carlos, recibió la potestad sobre el agua, el negocio más rentable de todos. Si ahora se cambia de modelo de gestión, el Gobierno andaluz podría reclamar la recuperación de esa competencia que le corresponde por el Estatuto.

La mancomunidad , además del citado líquido elemento, se encarga del saneamiento y del tratamiento de los residuos sólidos. Un acuerdo entre los socios que, por ejemplo, permite que las basuras acaben en Casares, lejos de la primera línea de costa. Es decir, que esa institución es el modelo que habría que ampliar e implantar por efectivo: cuestión de economía de escala, más servicios para todos menos coste individual.

Igual lo que puede ser obsoleto es la propia Diputación a la que ahora el PP quiere dotar de más poder, porque las controla y le sirven, como antes sucedía con el PSOE, para sus intereses partidistas.

Cuestión distinta es el uso que las formaciones políticas hacen de este tipo de organismos. El PP, que controla esta mancomunidad desde hace un año, ha colocado a 28 personas de su confianza, dos menos que el bipartido anterior de PSOE e IU. Gran mérito en el recorte. Los funcionarios de la institución suman 30. Calculen como está el reparto. Si alguna vez me entero qué se cuece en ese capítulo de personal en la empresa de aguas, Acosol, con 450 trabajadores en nómina, una entidad con capital público pero que funciona como sociedad anónima, prometo que se lo cuento.

Los elegidos por el dedo, entre ellos un puñado de familiares directos de concejales de Ayuntamientos adscritos al ente, cuestan casi un millón de euros al año. Y algunos puestos que ocupan están duplicados: el funcionario trabaja y el enchufado figura, pero sólo obedece a quien realmente le paga, su partido. O, lo que es peor, se arrincona al funcionario se exhibe al nuevo fichaje con lo cual se mantiene en algunos cargos la dualidad de funciones.

El problema de estos organismos no es que haya que mancomunar servicios, que sí que es rentable, ni tampoco necesitan la tutela de instituciones más politizadas sin cabe, como son las diputaciones. El asunto es que mancomunar, que significa unirse o asociarse, no es enchufar, aunque algunos piensen que son sinónimos.

La ola de Elías

Antonio Méndez | 2 de julio de 2012 a las 11:41

“El problema de Elías no es que se subiera a la ola del PP es que en el fondo piensa que la ola la creó él”. “El PP de Málaga es posiblemente la organización más importante del partido en Andalucía, pero el problema es que el PP andaluz no se fía de ella, ni antes ni ahora”. “La lista que presentamos al Parlamento andaluz es la más débil de la historia y cuando se quiere jugar a política regional ahora resulta que no hay banquillo que se pueda ofrecer”. “Algunos alcaldes están mosqueados porque a estas alturas nadie les ha explicado qué pasa con el congreso regional”.
“Nadie le va a presentar candidatura alternativa a Bendodo pero depende de cómo vayan las cosas, los pesos pesados del partido, y hay muchos, pueden conjurarse un poco y ponerle en problemas”. “Creo que Elías está haciendo más intentos que nunca para buscar la integración porque se ha dado cuenta de que se equivocó al nombrar su dirección”.

 

Expongo algunas de las reflexiones más significativas que he anotado, obviamente sin que pueda desvelar la identidad de los autores, tras las conversaciones que he mantenido en estos días con personas significadas del Partido Popular en Málaga y que reflejan que las aguas no bajan mansas en el seno de esta formación política en la provincia. Aunque para nada la sangre llegará al río.

La marcha de Arenas provoca todo tipo de efectos colaterales y de resituaciones ante el nuevo escenario con el poder que encarnará el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. Resulta descorazonador como este partido ha cocinado su carta política sin el menor condimento democrático. Y es más, ni un comensal pide explicaciones por el menú. El máximo dirigente de los populares malagueños intentó, sin éxito, el rescate para la política regional del secretario de Estado de Igualdad, Juanma Moreno, muy afincado en Mádrid para ensayar ahora los saltos sin red. Pretendía que fuera el secretario general del PP andaluz o al menos el delegado del Gobierno en la comunidad. Pero el interino Zoido, que entra obligado en la batalla de la sucesión de Arenas y veremos si luego acepta voluntariamente salirse, se siente con manos libres para diseñar su equipo.

Así que Elías Bendodo deberá inventar algo en ese congreso regional para contentar a sus fieles y no caerse bruscamente de la ola.

‘Ismo’ sin fronteras

Antonio Méndez | 26 de junio de 2012 a las 18:20

No me suelo entusiasmar con las charlas o las conferencias que tanto se estilan por estos pagos en estos últimos meses. La proliferación de citas da a entender que somos afortunados porque hay mucha gente que tiene algo que decir y, por tanto, escuchar. Pero desgraciadamente luego descubres que para nada es así. Desde luego si el protagonista es un político, en general, acudo mentalizado para sufrir un par de horas de sublime aburrimiento. Dispuesto a escuchar un puñado de lugares comunes y naderías.

La mal entendida buena educación de los asistentes suele culminar con la efusiva felicitación del auditorio al orador. Los militantes del partido, sobre todo si ostentan cargo dependiente de su dedo, porque su única alternativa es ensalzar y adular al jefe. El resto de los presentes, atenazados por esa norma protocolaria que impide espetarle al ponente: “¿De verdad se cree usted que la audiencia a la que acaba de dirigirse es tan tonta?

Pero a veces hay excepciones. La pasada semana asistí a la intervención del director general de Hojiblanca, Antonio Luque. El grupo de cooperativas acapara algo menos del 7% de la producción de aceite de oliva en todo el planeta. “Duplicamos la producción cada tres años, pero no somos nadie”. “Podríamos llegar al 25% y marcaríamos la pauta en el mundo”, se lamento este dirigente empresarial.

¿Qué impide dar el salto? Los localismos y los personalismos. En el primer caso del sufijo se trata de algo tan banal como de defender que tu aceite es mejor que el del pueblo del vecino. En el segundo, el egoísmo por conservar el poder aunque sea una estructura de andar por casa. Cabeza de ratón antes que cola de león.

El ejemplo del negocio del aceite de oliva es aplicable a cualquier ámbito económico y político. No se libran ni las Merkel, los bankias o hasta las primas en riesgo. La macroeconomía esconde la condición humana que al final toma las decisiones. Es un ismo sin fronteras.

Justicia ejemplar

Antonio Méndez | 25 de junio de 2012 a las 18:40

“Una sentencia ejemplar” ha pedido el fiscal Anticorrupción y jefe de la Fiscalía de Málaga para los 86 procesados que quedan después de 21 meses de juicio del caso Malaya, el más grave asunto de corrupción ligada al urbanismo de la historia moderna de este país.

“Una sentencia ejemplar”, demandaba también la defensa de uno de los empresarios que se sientan en el banquillo, el que representa al propietario de la promotora Aifos, quizá el mayor símbolo de esa burbuja inmobiliaria que todo el mundo advertía pero que nadie impidió, con las consecuencias que ahora soportamos.

Pero me temo que aunque la literalidad de la petición sea idéntica en ambos casos, el sustrato al que apelaban los dos oradores era radicalmente distinto. Porque el letrado solicitaba que con el fallo  no cupiera la más mínima duda de la culpabilidad o inocencia de los justiciables, por ejemplo su patrocinado, acusado de pagar casi cinco millones de euros en sobornos al presunto cerebro de la trama, Juan Antonio Roca. Quizá pronunció esa petición obvia ante el temor de que tras el enorme impacto mediático del proceso, cuando el tribunal se siente a deliberar a finales del próximo mes, se  incline por emitir  un dictamen desproporcionado para apaciguar la sed de justicia. Así daría satisfacción a lo que se ha escrito en estos últimos seis años. Porque de lo contrario, si todo acaba diluyéndose en unas penas irrisorias,  se desataría una alarma social de enormes proporciones y cientos de preguntas sobre la eficacia de nuestro sistema a la hora de perseguir las conductas delictivas. Ésa es la presión que debe soportar el tribunal ante un caso con tanta notoriedad.

Pero el Ministerio Público seguramente escogió entre las acepciones de ejemplar la número 7 del diccionario: “Caso que sirve o debe servir de escarmiento”. Y, añado yo, de aviso a futuros navegantes por procelosos convenios y planes urbanísticos. ¿Pero ésa es la misión de la Justicia?

Pero es complicado reclamar ejemplaridad. El propio fiscal, Juan Carlos López Caballero, en su larga exposición de siete horas admitió que todo el montaje ideado por esta organización criminal de Malaya se sustentaba en un hecho evidente: cuando los jueces llegaran a pronunciarse sobre las ilegalidades de las licencias de obras para construir los pisos sería tarde. Las viviendas estarían ocupadas y no habría otra solución que legalizarlas. Como así ha sucedido a la postre, acuerdos para vestir más o menos al santo de por medio. No se ha derribado ni una.

Es la barbarie del gilismo la que quedará como ejemplo de un legado indestructible en Marbella.

 

Postdata: Añado sobre el asunto de la ejemplaridad lo que ha dicho el consejero de Justicia de la Junta.

El consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, ha discrepado con el fiscal del caso Malaya contra la presunta corrupción en Marbella, que pidió una “sentencia ejemplar” y ha aseverado que una sentencia “no debe ser ejemplarizante, sino legal y justa”.
De Llera se refirió de este modo, en una entrevista a Canal Sur, a lo dicho en su informe final por el fiscal Anticorrupción Juan Carlos López Caballero, quien lanzó un “mensaje nítido a la sociedad” y aseguró que “no podemos permitir que se repitan” los comportamientos investigados en esta causa, por lo que dijo que espera “una sentencia ejemplar”.
El consejero del ramo subrayó que “las sentencias deben ser sentencias”, igual que “no cabe la posibilidad de que haya una Ley ejemplarizante”, de manera que “no parece razonable que una sentencia deba ser ejemplar, sino legal y justa”, pues en caso contrario se estaría “instrumentalizando” la resolución judicial para cumplir “una función pedagógica”. “Hay que ejemplarizar al pueblo con otras cosas, no con sentencias”, finalizó.
Preguntado por el juicio que celebrará la Audiencia Provincial de Málaga a partir del jueves contra el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, la que fuera su mujer Maite Zaldívar, su ex pareja Isabel Pantoja y otras siete personas más, acusados por la Fiscalía Anticorrución de blanqueo de capitales, en una pieza que fue separada del caso Malaya, indicó “siempre he sostenido que un juicio debe ser público siempre que no se perturbe el orden y la tranquilidad”, por lo que “si un foco está alterando el normal funcionamiento del juicio, habrá que sacar a los medios de comunicación de la sala”.