Alfabetización mediática

Antonio Méndez | 5 de septiembre de 2011 a las 17:03

La última reunión del Consejo Audiovisual de Andalucía, el organismo que, entre otras funciones, analiza y controla los contenidos de las 16 televisiones públicas y 46 privadas que operan en la comunidad autónoma, decidió en Málaga que la única forma de proteger a los menores del consumo masivo de pantallas es apostar por la alfabetización mediática. Admito que estas sentencias grandilocuentes envueltas en palabros sólo de uso recomendado en tesis doctorales y conferencias de pago me causan congoja, porque ni a primera ni a décima lectura entiendo qué significan.

Así que desconozco cómo operará este instrumento sencillo que debe evitar las horas de exposición de nuestros niños a los plasmas y demás TV de guardar. A no ser que la alfabetización consista en un artilugio capaz de desactivar los mandos a distancia.

Dice el Consejo Audiovisual que los andaluces somos los terceros de España en permanecía delante del televisor, 240 minutos por persona y día, ocho más que la media nacional. En el caso de los pequeños, equilibran las horas de colegio con las de adoración a sus receptores. Las reinas de las emisiones infantiles son las telenovelas, un buen aprendizaje para devorar los realities de adultos.

Pero por más que nos aprendamos los abecedarios de estas nuevas tecnologías, el problema no dimana tanto de internet y sus acólitos sino de unas pautas de comportamiento que han convertido los hogares en cárceles infantiles de lunes a viernes, en las que las únicas formas de evasión son las redes sociales, los juegos informatizados y la tele.

Ningún padre en su sano juicio deja a un hijo pequeño o mediano jugar solo en la calle, como se hacía antaño a la salida del colegio. Y ese déficit de los pilla a pilla se han compensado artificialmente con gestos delante de la Wii o la Play u horas de anestesia emocional en las que la televisión consigue evitar muchos estallidos familiares tras una jornada de trabajo.

Ni a Dios ni a la Constitución

Antonio Méndez | 25 de agosto de 2011 a las 13:15

Reconozco que mi interés por la economía es reciente y crece en relación directamente proporcional al extravío que nos causa desde hace años esta insobornable crisis. Hasta entonces los periódicos especializados me parecían sumamente tediosos y sustanciaban la mayoría de los titulares con la inclusión de la palabra millardos.

Con la bolsa sin embargo mantengo una relación más antigua y con conocimiento de causa. A finales de la década de los 90 realicé mi primera y única incursión con unos ahorros, convencido de que tenían más futuro ahí que en el sector inmobiliario. Uno de los valores que compré fue Terra, los adquirí a 48 euros y creí sin la menor vacilación al asesor del banco que me aseguró que era “imposible” que las acciones pudieran bajar más de su precio de salida, unos 41 euros. Me marché entusiasmado con la tranquilidad en la que vivían los inversores en el mercado bursátil. Terra desapareció, no he regresado a la sucursal a la espera de que se jubile el empleado. El único alivio es que como fui víctima de la burbuja de las puntocom, me libré de serlo después de la inmobiliaria.

Pero me siento capacitado como el que más para disertar de economía, un misterio similar al de la Trinidad sólo que aquí desconocemos en qué fondo de inversión se refugia el espíritu santo financiero. Hasta un buen economista echa un borrón.
Dicho esto y después de seguir dos años los artículos del Nobel Paul Krugman, pregunto: ¿Si el sector privado está asfixiado por la falta de liquidez y  maniatado por la ausencia de préstamos para invertir porque a los bancos se les obliga a provisionar fondos para maquillar sus balances ante las agencias y con unas administraciones públicas sólo preocupadas en reducir el déficit para alcanzar en dos años el 3%, un porcentaje sin razón científica alguna, y tranquilizar a los mercados, alguien me puede decir quién reactivará la economía? Y no vale invocar a Dios.

Postdata: Y ahora tampoco a la Constitución, una vez que a Zapatero le acaban de entregar más cerca de la Selva Negra que del monte Sinaí la tabla sagrada del crecimiento cuyo primer y único mandamiento dice: No gastarás más de lo que ingresarás. Es decir, déficit cero por los siglos de los siglos. Ya sabe, usted se compra un coche cuando lo pueda pagar en efectivo y un piso al jubilarse, que se supone que ahora a los 67 años tiene margen de sobra para ahorrar lo suficiente. Así se han construido los grandes países, al contado. Lástima que no recuerde un ejemplo. Perfecto este sacrificio humano  para calmar la sed insaciable de los desconocidos y modernos dioses de los mercados.

Pero con ZP convertido en Moisés y sabedor como éste que su camino llega al fin, ¿a que Tierra Prometida nos conducirá su sucesor Rajoy?. Y con las existencias de maná agotadas.

Una gran promoción

Antonio Méndez | 21 de agosto de 2011 a las 19:49

Permítaseme que abuse del pragmatismo para analizar la presencia de las dos cofradías malagueñas, Mena y Prendimiento, en los actos de la semana de la Jornada Mundial de la Juventud, que se han celebrado en Madrid con presencia del Papa Benedicto XVI. Creo que es la mejor campaña de marketing que podía hacer Málaga para promocionar su próxima Semana Santa, una fiesta que, en mi opinión, es el gran referente turístico de la capital, sin desmerecer a la Feria de agosto que concluyó ayer.

Es cierto que los madrileños están acostumbrados a no tener que salir de su ciudad para presenciar los acontecimientos culturales, deportivos o sociales más importantes que se celebran en España. E incluso también en esta ocasión no han necesitado abandonar su casa para degustar uno de los platos fuertes de la semana mayor malagueña, como es el Cristo de Mena. Pero a mi juicio sólo les ha abierto el apetito. El único escenario para disfrutar de unas vivencias genuinas está aquí. Infanta Elena incluida, aunque su cámara de fotos haya captado las imágenes de la guardia de honor legionaria en la catedral castrense. Cándido viene cada año a las jornadas gastronómicas de El Corte Inglés en Málaga y sólo acrecienta las ganas de los comensales de probar sus menús en el auténtico mesón segoviano que ha forjado esta leyenda gastronómica, si se me permite la comparación.

Así que desde ese punto de vista, las ayudas de las administraciones para los gastos de las cofradías me parecen una inversión. Se ha sembrado en un acontecimiento de enorme impacto mundial. Aunque dudo que los gobiernos del PP en Diputación y Ayuntamiento  se hayan dejado guiar por ese razonamiento a la hora de facilitar las subvenciones.
Sobre otras consideraciones evito opinar. No creo que existan muchas diferencias entre católicos y laicos en el mundo occidental. Por ejemplo a la hora de anteponer nuestra preocupación por los efectos de las caídas continuadas de las bolsas a la devastación de la hambruna en el cuerno de África. La Iglesia, tras los escándalos de todo tipo que le han salpicado en estos últimos años, también era consciente de que necesitaba una gran operación de marketing para relanzar su imagen. Pragmatismo, se llama ¿o no?

Agosto financiero

Antonio Méndez | 16 de agosto de 2011 a las 12:50

Agosto se puede decir desde hace unos años que es uno de los meses más hábiles para Unicaja, enfrascada un verano más en un proceso de fusión-absorción, ahora con Caja España–Duero como partenaire. En las dos semanas que quedan hasta septiembre debe fraguarse el pacto o Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo), el gobernador del Banco de España regresará de vacaciones con otra jaqueca imprevista.

Las dos financieras alcanzaron un principio de acuerdo en un protocolo suscrito en abril para constituir un banco al que le traspasarían el negocio. Un 63% de la nueva sociedad quedaría en manos del equipo comandado por Braulio Medel y un 37% en poder del que lidera Evaristo del Canto. Pero en este juego de cuánto vale realmente tu entidad y cuánto aporta la mía, la financiera malagueña no está conforme con el riesgo que finalmente asumirá en esta operación de integración y exige una rebaja sustancial del porcentaje inicialmente asignado a su compañera castellana–manchega. En ese tira y afloja, Mafo será el que presumiblemente tenga que intervenir políticamente para zanjar este asunto. Pero a la vez Unicaja se prepara para constituir formalmente su banco si finalmente no prospera la integración con Caja España-Duero. Un banco que deberá buscar más inversión privada para aumentar su capitalización. La asamblea que deberá refrendar una opción o la  otra ya está prevista y los consejeros avisados de que deben estar en Málaga el 3 de septiembre.

Aún así, aún está lejos el cierre del mapa financiero definitivo de las cajas de ahorro en España e incluso la futura participación de la propia Unicaja, aunque se salven los escollos con el socio y cristalice la fusión actual, en otras operaciones de integración con algunas de las cajas resultantes de este nuevo rediseño.

Pero esto como mínimo será en otro agosto.

Tres deseos para mi jeque

Antonio Méndez | 9 de agosto de 2011 a las 9:50

Hace unos días almorcé con un grupo de tuiteros entre los que figurábamos tres periodistas descreídos que en estos últimos meses hemos publicado nuestras dudas de que Al Thani, accionista mayoritario del Málaga CF, sea la reencarnación de los tres Reyes Magos del Oriente. No he variado mi opinión, pero advertí a mis colegas que estaba en un tuit de sumarme entusiásticamente a esa gran mayoría de malagueños que en estas semanas de convulsión se pasean tranquilos por las calles con ínfulas de nuevo rico porque tenemos un jeque. Aunque en realidad creo que es un genio.

Se trata de puro egoísmo. ¿En qué líder político o social puedo confiar en estos momentos para que nos ayude a salir de este atolladero? Personalmente, en ninguno. Pero nuestro Sheikh local, al que debemos malagueñizar cuanto antes o que él nos facilite a todos la nacionalidad catarí si cree que así engañamos a la prima de riesgo, sí que ha debido descubrir que esta provincia guarda un tesoro de valor incalculable que desconocemos. Si no, ¿cómo se explica que haya invertido hasta ahora casi 100 millones de euros, gasodólar arriba o abajo, en la conquista de nuestros corazones blanquiazules, ahora bañados con ribetes de oro?

Todos los que han tratado con Al Thani, o en su defecto con el subjeque Abdullah Ghubn, insisten que sólo es un hombre de negocios que quiere ganar dinero y que, como muchos árabes, es un apasionado de Marbella. Así que supongo que el desembolso deportivo sólo representa la calderilla.

Sin más, me encomiendo a nuestro genio y una vez que le regale al alcalde un delfinario en la Academia de Arraijanal, y mientras coloca las grúas en la Bajadilla marbellí y su entorno y espera a que Aviación Civil autorice más plantas en las torres de Repsol, le pido que cumpla mis tres deseos: que construya el Metro al centro, el auditorio y que acabe el saneamiento integral de la Costa del Sol.

El PSOE pasa consulta

Antonio Méndez | 1 de agosto de 2011 a las 9:35

He dejado a propósito pasar unos días antes de comentar el comité provincial que celebró el PSOE de Málaga para analizar la debacle electoral del pasado 22-M. Los socialistas han aplicado la fórmula de la Seguridad Social para resolver la crisis: dos minutos de intervención por cabeza, (otros me dicen que fueron tres minutos) menos tiempo incluso que el que pueden dedicar por paciente los médicos que pasan consulta en los centros de salud. Quizá el secretario provincial entiende que la dolencia no requiere ni acudir a las urgencias cuando yo esperaba que decidiera ingresar al partido en cuidados intensivos para mantenerlo unos meses con respiración asistida.

La coartada, una vez más, fue la proximidad de unos tambores electorales que el viernes Zapatero comenzó a tocar. Llegan tiempos de “unidad”, así han reaccionado siempre los socialistas desde 1991 y sólo el Apocalipsis, primero el 20-N y luego en marzo, les permitirá iniciar la búsqueda de un rumbo político que han aplazando dos décadas. Y opino que el único escenario posible para que el PSOE conserve el poder en Andalucía es el actual, con unas elecciones autonómicas después de que bajen las aguas tras el previsible tsunami de las generales.

En el comité provincial, la ejecutiva de Miguel Ángel Heredia aparentemente logró su propósito: 30 intervenciones a su favor de las aproximadamente 44 que se solicitaron. La delegada del Gobierno de la Junta en Málaga, Remedios Martel, fue un exponente de la gangrena que corroe a esta organización: calificó a la actual dirección del partido como la mejor de la historia del socialismo malagueño. Aunque un poco de hilaridad tampoco viene mal en estos tiempos tan duros

Los representantes de los llamado sectores críticos, salvo contada excepción, tampoco dieron la talla. Algún discurso bronco y próximo al ajuste de cuentas. Aunque con 120 segundos por turno (o 180) hay nula capacidad de maniobra. Respaldaron a Heredia los secretarios de las agrupaciones de los municipios más castigados por la derrota de las urnas. Cuestión de defensa propia no sea que la petición de responsabilidades pudiera ampliarse. Pero entre los que callaron y los que ya militan en otro bando el líder del PSOE puede adivinar cómo están las cosas. Para conocer el diagnóstico habrá que esperar diez meses.

El Metro, nuevo dogma de fe

Antonio Méndez | 1 de agosto de 2011 a las 9:30

El director del Metro de Málaga en un arrebato de sinceridad confesó el martes pasado, después de insistirle este periódico, que la Junta había resuelto “reprogramar” los pagos de las obras del suburbano. En román paladino, la acepción de este verbo, que se conjuga en época de crisis, significa que las empresas deben proseguir con su labor y como contrapartida aceptar con resignación cobrar cuando a la administración le sea posible pagar. Obviamente, con este postulado en mente, Enrique Salvo defendió que los reajustes financieros no alterarán los plazos para la inauguración de la ansiada infraestructura a finales de 2014.

Un día después, en una reunión con el socio institucional del transporte, el Ayuntamiento, el mismo Salvo tras caerse del caballo directamente o a causa de un buen empujón propinado a su cabalgadura se desdijo. Como desconozco cuántas veces negó la evidencia cuando el concejal de Movilidad, intranquilo por la noticia, le preguntó, y como ya he citado a San Pablo dejó tranquilo a San Pedro para no recitar todo el apostolado. Pero creerse la veracidad sobrevenida del responsable del Metro es cuestión de fe. Y la credibilidad del Gobierno andaluz necesita al menos de un milagro.

La Junta pretende contarnos una parábola imposible de multiplicación de panes y peces. Y espera que nadie ponga en marcha la calculadora hasta que supere la cita con las urnas. Pero pasado el cáliz de los votos, tanto si prosiguen los que están como si las encuestas por una vez atinan en Andalucía, sabremos la realidad financiera de esta actuación, que exige del Ejecutivo autónomo una inversión mínima cada año para conservar el préstamo que le otorgó para la obra el Banco Europeo de Inversiones.

Mientras, en noviembre podremos estrenar, no sé si se atreverán a cortar la cinta inaugural, el centímetro de Málaga. El transporte para que los vecinos de Carretera de Cádiz puedan conocer su barrio.

Postdata: Ya no será necesario esperar, la Consejera de Obra Públicas nos ha sacado de dudas por lo que le doy las gracias. El tramo desde la Malagueta al río Guadalmedina se hará cuando haya dinero. Para el Metro que  ahora proyectan, desde Teatinos al Martín Carpena, con la línea 22 de la EMT, la que va a Moliere,  era más que suficiente. ¿Qué pasa en esta ciudad?

De San Ciriaco a La Victoria

Antonio Méndez | 26 de julio de 2011 a las 11:40

Aleccionaba en mayo pasado una web de vacaciones en Málaga a los posibles visitantes para que acudieran a la capital el 18 de junio con ocasión de las fiestas patronales de San Ciriaco y Santa Paula. Estoy seguro de que los turistas que siguieron la recomendación del portal para viajeros no se arrepintieron de la estancia pero aún deben preguntarse por el lugar en donde la ciudad organiza sus festejos en tan señalado día.

Los Santos Mártires son hasta ahora patronos sin fiesta, aunque hay diversos colectivos católicos que desde hace meses insisten en que se recupere la historia de los dos jóvenes que en el siglo IV murieron lapidados junto al río Guadalmedina por su defensa del cristianismo. Y ahora cuentan con el respaldo del alcalde. El nuevo festivo a partir de de 2013 se intercambiaría por el 19 agosto, encajado en 1987 con la excusa de la integración de Málaga en la corona de Castilla aunque en realidad se perseguía que hubiera dos días de asueto oficial en Feria.

Sin embargo, cuando el concejal de Cultura, Damián Caneda,  ha reabierto en estos días el melón del traslado a septiembre de la Feria de agosto de la capital supongo que lo hacía pensando en la patrona, la Virgen de la Victoria. Fecha que también pasa sin pena ni gloria y más si la comparamos con el gentío que arrastran en sus barrios, y mucho más allá, las imágenes del Carmen en julio.

Insisto, el debate sobre la semana idónea de la celebración en la capital de su gran festejo del verano es recurrente desde hace casi tres décadas. Como los vanos intentos por recuperar las fiestas de invierno que con éxito se desarrollaron en el siglo XIX. Lo que denota hasta qué punto por estos lares la tradición o el arraigo es a conveniencia.

En agosto hace calor y no hay quien escape a un par de días de terral. También Septiembre abre la temporada de lluvias y a veces diluvia. Pero el éxito de la Feria está asegurado por la participación. Es el mes vacacional por excelencia y ése es un santo patrón incontestable.

De la Torre ‘for president’

Antonio Méndez | 25 de julio de 2011 a las 11:03

 

Pocas veces se le descubre al alcalde de Málaga una ambición política oculta. Son meras suposiciones mías, pero creo que en su fuero interno le hubiera encantado ser concejal de Cultura, aunque con su pasión por la arqueología me reservo el resultado de la gestión. Puestos a especular, también me inclino porque hubiera disfrutado mucho como rector de la Universidad. La pobre y Magnífica Adelaida de la Calle, con su santa paciencia, bien que sufre cada dos por tres los embates del regidor, que aprovecha la menor ocasión para reclamar públicamente que impartan su magisterio en la UMA los mejores profesores de las universidades de Estados Unidos.

Pero sí tengo constancia de que a Francisco de la Torre le entusiasmaría convertirse el 24 de septiembre en presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, la FEMP. La decisión depende de su partido, el PP, y me temo que parte con desventaja, aunque figura entre los aspirantes que baraja Mariano Rajoy para ese cargo. En Andalucía tiene un posible contrincante en el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, de moda entre los populares porque ha logrado arrebatar al PSOE la capital de la Junta y pretenden reforzar su figura.

Pienso que a De la Torre el puesto le viene como anillo al dedo. Si algo hay que destacar de la trayectoria del aspirante es su convicción municipalista. Es un gran defensor de la institución local. Es cierto que en la mayoría de las ocasiones en contraposición a la regional. Pero las autonomías se han emborrachado de poder y han instaurado, por ejemplo en la comunidad andaluza, un modelo de centralismo en ocasiones más permisivo que el anterior. Y los ayuntamientos aguardan en la cola a que se pase el efecto de la bebida sin levantar en demasía la voz porque los ciudadanos saben dónde están las puertas de las oficinas municipales.

A Málaga también le conviene que De la Torre sea el presidente de la FEMP. Por eso no entiendo la impericia de la portavoz socialista en el Ayuntamiento, María Gámez, al oponerse. Su predecesora en el cargo de delegada de la Junta, Remedios Martel, que sí ha mostrado su apoyo a título personal al alcalde malagueño, le ha dado una certera lección.

Aún así, insisto en que el mayor enemigo de De la Torre es su partido. Y escama que ni uno solo de los dirigentes malagueños haya salido hasta ahora en su apoyo.

El sexo de las colillas

Antonio Méndez | 22 de julio de 2011 a las 16:24

Málaga acaba de fulminar uno de los chascarrillos más populares de todos los tiempos. En la capital de la Costa del Sol cuando los agentes de la Policía Local encuentran una colilla tirada en la calle ya no dicen aquello de “aquí han fumado” sino “aquí han practicado sexo”.

Desde que hace seis meses entrara en vigor la nueva ordenanza municipal de Convivencia Ciudadana, que prohibía las prácticas sexuales cerca de zonas habitadas, los policías han impuesto 467 sanciones supuestamente a prostitutas y clientes, a éstos los menos. Por contra, apenas se contabilizan 130 denuncias por ensuciar las aceras con todo tipo de desperdicios, como pipas, chicles y restos de cigarrillos. Está claro que a los mandos policiales les preocupan sobremanera estos asuntos del sexo porque sólo hay que darse un paseo por cualquier vía de la ciudad para observar que el incivismo a la hora de respetar la limpieza no se corresponde con el mínimo número de sanciones computadas.

No me gustó la parte de la ordenanza municipal que intentaba atajar el problema de la prostitución en áreas sensibles de la ciudad. Entiendo que su resolución era una cuestión harto compleja. Y que bahía que erradicar las prácticas en puntos como la Alameda Principal. Pero como la interpretación de las normas las carga el diablo, he escuchado incluso a ciudadanos amenazar con llamar a una patrulla porque entendían que les amparaba la ordenanza si sorprendían a una pareja besándose dentro de un coche frente a su casa. Y no están los tiempos como para desaprovechar un beso.

Y luego, como hay que contentar a todos, asistimos al esperpento de concejales que rastrean lugares para que las prostitutas pueden proseguir con el viejo oficio. Un solar público, comunicado, iluminado y alejado, para que nadie se escandalice. Me preocupan más las colillas, pero como no tienen sexo.