Archivos para el tag ‘Diputación’

El otro ’20-N’ se vivirá en la Universidad

Antonio Méndez | 22 de septiembre de 2011 a las 12:15

Éramos pocos y parieron otras elecciones para estos meses a sumar a las generales y las autonómicas. Las de la Universidad, la institución más importante de Málaga, o al menos la que presenta mejor imagen para los malagueños. En enero o febrero, la UMA elegirá nuevo rector o rectora. La actual, Adelaida de la Calle, ya ha anunciado que se presenta a la reelección para un tercer mandato. Antes, a su vez aspira a presidir la Conferencia de Rectores de España (CRUE). Finalmente su candidatura será la única y, por tanto, el 13 de octubre en Mallorca será proclamada o directamente aclamada para el nuevo cargo. Pero una cosa va ligada a la otra, para presidir la CRUE hay que ser rector. Así que si quiere conservar el puesto durante los dos años de mandato, Adelaida debe vencer luego en las urnas malagueñas. Y aquí, por los más que incipientes movimientos internos que se perciben, sí parece seguro que enfrente habrá algún contrincante para disputarle el rectorado. Aunque a día de hoy, ella es la clara favorita para el triunfo y puede jugar además con una baza de persuasión: si pierde, Málaga a su vez se queda sin la presidencia de la CRUE, que en esta época de crisis puede ser muy importante.

La Universidad es una institución demasiado golosa como para que los partidos políticos por la vía directa o indirecta no intenten contar al frente con una persona en sintonía. No revelo ningún secreto si digo que el PSOE (o algunas familias del PSOE)  se siente cómodo con de De la Calle. Y no es tampoco ningún misterio que el PP lleva meses tanteando la posibilidad de promover a algún candidato por el que pueda sentir una  mayor afinidad que por la actual gobernante.

Mañana, Adelaida de la Calle anuncia oficialmente ese camino expedito hacia el mando representativo de todas las universidades españolas. Esa misma tarde, Miguel de Aguilera Moyano, catedrático de la Facultad de Ciencias de la Información, y hombre hasta hace muy pocos meses del equipo de la propia Adelaida, del que salió de una forma forzada, pronuncia una conferencia organizada por el sindicato CSIF: ‘La Comunicación, motor de Cambio’. ¿Cuál es el eslogan popular para estos comicios?: ‘Empieza el cambio’. ¿Quién presenta al ponente?: el presidente de Diputación y, sobre todo, presidente del PP, Elías Bendodo.

Tengo por costumbre desconfiar de las casualidades. El otro ’20-N’ se puede vivir en la Universidad, pero no digo que se dé el mismo resultado.

Cargos de confianza

Antonio Méndez | 27 de junio de 2011 a las 12:49

El miércoles, un día antes de la constitución del nuevo Pleno de la Diputación Provincial de Málaga, un total de 63 personas recibieron sus cartas de despido. Todas eran cargos de confianza del gobierno de coalición PSOE-IU. Toca mandar al PP. Dentro de unas semanas, 35 empleados que ocupan puestos de libre designación en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol occidental correrán la misma suerte. En total más de cien, contando los que faltan en algunas sociedades instrumentales del propio organismo provincial y del mancomunado, como la empresa de aguas, Acosol. Una auténtica agencia de colocación en la sombra pese al nombre.

Son sólo un par de ejemplos, pero ¿cómo es posible que para gestionar esos dos organismos se necesiten cubrir a dedo tantas plazas? Ésta sí que es una ley privada de partidos. No es el veredicto de las urnas el que obliga a echar a unos para incorporar a otros sino unas normas aprobadas por las mismas formaciones políticas que luego se benefician de la posibilidad de disponer de un elevado número de personas para contratar con discrecionalidad. Ni la mayoría de los que estas semanas reciben los finiquitos ni los nuevos que entran en su puesto se justifica en la mejora del funcionamiento de estas instituciones sino en los servicios prestados al partido de turno. Aunque ahora se anuncien recortes o planes de austeridad que limiten el número de esas contrataciones.

No me imagino los secretos de Estado que guarda la Diputación o la Mancomunidad para precisar esa ingente red de colaboradores. Por cierto, en ésta última superaban en número a los propios funcionarios. Si un gerente de una empresa municipal no sirve igual para el PP que para el PSOE, si es necesario un militante para dirigir un barrio o un área municipal, nadie quiere entender el mensaje.

En comparación, me parece demagógica esta carrera de los políticos por bajarse los sueldos o anunciar incluso que se trabaja gratis. Aunque no discuto que algunos deberían de pagar por ser concejal.

Ahora que lo pienso, el primer presidente popular de la Diputación de Málaga, Luis Vázquez Alfarache, sí tenía razón cuando fichó a una persona cercana para que limpiara su despacho oficial. En esa delicada misión sí que se necesitaba un cargo de confianza.