Archivos para el tag ‘elecciones’

El arca del PSOE

Antonio Méndez | 19 de septiembre de 2011 a las 12:24

Una vez más la realidad supera cualquier ficción. Mi compañero y amigo José Manuel Atencia describe desde hace muchos meses en sus artículos en El País que el PSOE sigue a rajatabla los postulados de un imaginario Manual para perder elecciones. La reflexión es sencilla: ¿con qué decisión se asegura que el electorado el dará la espalda al partido? Piense cualquier variante posible y allí están los socialistas para ejecutarla con pulcritud para asegurarse el éxito.

Pensaba que en Málaga, el cupo de despropósitos estaba cubierto. Una cosa es salir derrotado a conciencia en los comicios como prescribe está guía, que de editarse se convertiría en best seller, y otra muy distinta ensayar todas las variantes del suicidio político. Al menos debo reconocer al PSOE su capacidad de sorprenderme. Nunca pensé que a menos de dos meses para la inauguración se atrevisiese a decapitar el minimetro  malagueño con el coste político que un anuncio de esta envergadura supone. Y más en una provincia en la que la imagen de la Junta hay que encontrarla con tuneladora porque el muro pantalla no prufundiza lo suficiente en este subsuelo. Y aquí sí admito el debate técnico.

De todas formas, algunos de los ideólogos de la noticia piensan que como con grandes obras públicas no se ganan las elecciones (léase lo que le sucedió a Manuel del Valle con la Alcaldía de Sevilla después de la Expo del 92) sin ellas tampoco hay que perderlas. Para completar la jugada, el mismo día del chasco ferroviario, por si Obras Públicas consideraba que con el anuncio no le tocaba lo suficiente la moral a los malagueños, también le reclamaron al Ayuntamiento de la capital la parte de la financiación que le corresponde de la infraestructura y que la anterior consejera ya le había condonado públicamente, al igual que hizo con Sevilla. Por cierto, esta ciudad destinó buena parte de ese dinero a su magnífica red de carriles-bici. Y pese a todo, la cordura del viceconsejero José Salgueiro imperó y como argumento para la marcha atrás en el estreno del centímetro se utilizó la crisis y el despilfarro que supondría la apertura del suburbano para circular por unos tramos muy cortos y no otras justificaciones que algunos lumbreras del aparato del partido socialista barajaron para intentar desviar la responsabilidad en este desaguisado.

Con un PSOE malagueño que ve el partido perdido por goleada, lo único que ansía es que el árbitro, es decir, las urnas, piten el final de la contienda cuanto antes. Por eso la dirección de Miguel Ángel Heredia trata por todos los medios de construir una Arca de Noé con los mimbres que le quedan para salvar (colocar) a los suyos del diluvio que se ha iniciado. Aunque a la hora de elaborar la lista al Congreso parece que se le ha roto la cremallera y ni siquiera entrarán al seguro barco por parejas.

Me preguntó Atencia tras el episodio del Metro si se me ocurría qué más podrían hacer los socialistas para perder los próximos comicios. Le contesté que mi imaginación ya no daba para más. Pero seguro que la del PSOE sí.

Postdata: Adivinanza. Si la lista al Congreso por Málaga la encabeza la ministra Trinidad Jiménez y para encontrar la segunda mujer de la candidatura hay que bajar hasta el quinto puesto, ¿cuántos diputados calcula el PSOE malagueño que obtendrá en las próximas elecciones generales? Ahora tiene 5…Pues quítele 1, porque a lo mejor alguno de los elegidos incluso ya ha pensdo en dimitir luego para marcharse al Parlamento andaluz y dejarle un hueco libre a un colega, si no sale.

El reinado de Celia VII

Antonio Méndez | 5 de septiembre de 2011 a las 17:14

Celia Villalobos encabezará el próximo 20-N la lista que presentará en Málaga el PP al Congreso de los diputados. Y lo hará por séptima vez, como bien se encargaba de recordar Ramón Triviño al publicar hace unos días  la noticia en este periódico. No me atrevo a pronosticar que la incombustible exministra y exalcaldesa ponga fin al término de la próxima legislatura a su dilatada trayectoria política pero es curioso recordar ahora sus inicios, tachada por sus propios compañeros de partido de cunera y paracaidista.

Dos décadas después, las discrepancias que se pueden mantener con la, en ocasiones, polémica parlamentaria pueden ser de todo tipo, en fondo y sobre todo en formas, pero ni al más acérrimo de sus enemigos se le ocurriría atacarla por falta de malagueñismo, como le sucedió en su debut en aquella candidatura, en tándem, a éste sí se le podría aplicar el apelativo, con el político granadino ya desaparecido Antonio Jiménez Blanco. Entonces la derecha en Málaga sólo aspiraba a conseguir dos escaños. Hoy nadie duda de que en la próxima convocatoria electoral no bajarán de seis el número de actas que alcance.

Daba por hecho que el PP no está por la labor de buscarse líos con las listas y, por tanto, que nadie pondría pegas a la repetición de Villalobos. Tampoco se atreverían a apearla del número 1 de la candidatura, aunque la opción lógica pasaba por que ese puesto lo ocupase Juan Manuel Moreno Bonilla, el dirigente popular malagueño con más ascendencia en el seno de la organización del PP en España y uno de los valores de futuro en la nueva era de gobierno que se avecina para esta formación política tras los próximos comicios.

La excepción confirma la regla. No soy partidario de la perpetuación en los cargos públicos porque desvirtúa el sentido de una práctica política que se convierte en una profesión de la que hay que vivir hasta la jubilación. Y siete legislaturas como diputado me parecen un exceso. Sin embargo, creo que los partidos deben un reconocimiento a algunos de los dirigentes que han forjado su historia.

Y Celia Villalobos tiene mucho que ver en que miles de españoles enterraran hace años esos miedos ancestrales a la derecha y desterraran del imaginario las connotaciones sociales negativas que representaba. Bueno será que recoja como colofón a su carrera los frutos de aquel trabajo de hormiga en aquella época ya ciertamente lejana y que quizás ahora ya se han olvidado.

El PSOE a examen

Antonio Méndez | 6 de mayo de 2011 a las 11:55

Sí a día de hoy preguntamos privadamente a los dirigentes del PSOE de Málaga en cuántos importantes municipios de la provincia gobernarán después de las elecciones del 22-M, es posible que no puedan citar uno solo. Ésta es la realidad de partida a la que se enfrentan los socialistas con la sombra de emular la debacle que sufrieron en los comicios de 1995, donde acabaron por perder el control de la mayoría de las grandes ciudades españolas. En el caso de Málaga, barridos de casi todo el litoral de la Costa del Sol occidental, excepto en Mijas, y con la entrega de la capital al PP tras el sorpazzo de Antonio Romero y la imposibilidad del pacto de IU con el PSOE, después de que el luego alcalde moral se hubiera pasado aquella legislatura como azote de Felipe González, al que acusó de tener manchadas las manos de sangre con el asunto de los GAL.

Hoy por cierto he conocido al candidato del PP de Mijas, Ángel Nozal. El popular se confiesa de centro izquierda y si vence, quiere fichar al ex alcalde socialista, Antonio Maldonado, para que dirija el hipódromo y al ex director de la Confederación Hidrográfica del Sur, Rodríguez Leal, otro socialista, para que se haga cargo de la empresa de aguas. Nozal admite que si hubiera tenido que enfrentarse en las urnas al alcalde Antonio Sánchez lo hubiera tenido más difícil.

La gran esperanza blanca del PSOE es el blaugrana Javier Carnero. Pese a los esfuerzos y años invertidos por el PP para intentar reunificar las múltiples familias de la derecha en Benalmádena, de nuevo, el cóctel de formaciones de esta cuerda ideológica provocarán la dispersión del voto. Carnero está seguro de que liderará la formación más votada, otra cosa es si eso le servirá para gobernar.

En Vélez y Rincón, los populares Francisco Delgado Bonilla y Francisco Salado parten como favoritos. En Marbella, a falta de saber si resucita el movimiento en San Pedro Alcántara que Gil sepultó tampoco hay exceso de confianza en que José Bernal logra darle la vuelta a la hegemonia de Ángeles Muñoz. En Ronda, los propios socialistas están divididos y el alcalde y candidato no reúne todas las simpatías de la militancia. Estepona es una incógnita. David Valadez denunció toda la presunta corrupción del propio gobierno del PSOE del que formaba parte, pero al final se quedó él de alcalde. Difícil saber si incluso los suyos le aplauden ambas cosas. Queda Antequera, en teoría el valor más seguro con Rosa Torres, pero con una marca de partido en clara regresión. Curioso, con la que ahora le cae a Manuel Chaves,  la aspirante le ha pedido que venga para apoyarla.

En Málaga creo que la dirección del PSOE se conforma con retroceder menos puntos que en el resto de España o en Andalucia. En menos de dos semanas salimos de dudas.