Archivos para el tag ‘Francisco Conejo’

De rebajas en Ronda

Antonio Méndez | 29 de septiembre de 2011 a las 19:05

Lo dos últimos secretarios provinciales del PSOE de Málaga tienen algo en común en su gestión: Ronda. Ni uno ni otro, pese a ser conscientes del grave problema que padecían en aquella agrupación, se atrevieron a tomar cartas en el asunto. Marisa Bustinduy se encontró con una guerra fraticida y escuchó historias de juzgado de guardia. Juan Fraile, el líder de uno de los bandos, llegó a pedirle, según me contaron hace años fuentes próximas al exregidor rondeño, que disolviera el partido y creara una gestora desde cero. Pero sus contendientes eran la también exalcaldesa, Isabel Aguilera, vocal de la Ejecutiva regional del partido, y Francisco Cañestro, hombre de confianza de Rafael Velasco, y no olvidemos que éste fue después número 2 del partido en Andalucía, en una carrera que se truncó en octubre pasado cuando dimitió al trascender que la empresa de su mujer había recibido subvenciones de la Junta para cursos de Formación.

El corazoncito de Bustinduy estaba con Fraile, pero la dirección regional respaldaba a los otros. Templó gaitas y miró hacia otro lado. En las elecciones de 2007 buscó una tercera vía: la diputada Ana Fuentes y salieron derrotados en las urnas por el andalucista Antonio Marín Lara. Fuentes acabó largándose del Consistorio en septiembre de 2009, tres meses después de que el alcalde andalucista deshiciese su pacto con los populares y explorase la via socialista.

Al actual secretario provincial Miguel Ángel Heredia, que a colegas cercanos siempre les ha dicho que él sólo ha heredado el marrón de Ronda, le correspondió completar la jugada. Como podía hacer poco con las guerras intestinas, aconsejado por su fiel escudero Francisco Conejo, íntimo a su vez de Cañestro y ambos adscritos a la camada juvenil liderada por Velasco, optaron por convertir en líder del socialismo rondeño a Marín Lara. Cuando éste se pasó con sus alforjas y medio equipo de gobierno al PSOE, lo que en diciembre de 2009 le valió su consideración de tránsfuga, Heredia le daba su amparo el mismo día al entregarle el carnet del partido y le decía. “Sonríe que esto es para la portada de Málaga hoy”, al ver que nuestro corresponsal Javier Flores inmortalizaba aquella cena. Acertó.

Pero no nos engañemos, Heredia no fue el llanero solitario que aplicó la frase más popular de El Príncipe de Maquiavelo. Hay una cosa que una vez me dijo el secretario provincial socialista: si alguien del partido le venía con historias de irregularidades, no lo escucharía sino que le diría directamente que lo denunciase a la Justicia. Hablábamos del caso de Estepona y las andanzas de David Valadez por las sedes del partido para contar lo que sucedía. Si Heredia mantuvo ese criterio después, dudo que ni siquiera leyera la carta que envió Juan Fraile relatando algunas de las posibles irregularidades en el Ayuntamiento, cuando Marín Lara lo destituyó de su gobierno.Así Heredia se fotografió en un acto de la campaña en abril pasado junto al concejal Francisco Cañestro, que exhibía el cartel: “Defender el Eroski”. ¡Qué más da que luego en la lista fueran en los ocho primeros puestos cinco personas, entre familiares y allegados, ligadas al candidato socialista a la Alcaldía! El PSOE desde hace muchos años ya defendía las rebajas en Ronda.

Postdata: El juez ha impuesto una fianza de 150.000 euros a Marín Lara. Una fianza alta. Por ejemplo la del alcalde de Alhaurín el Grande, Martín Serón, por el caso Troya ascendió a 100.000. El secretario local del PSOE, Francisco Cañestro ha salido en libertad sin fianza: Pero el juez mantiene su imputación en cinco delitos, desde prevaricación a blanqueo y cohecho. Veremos si se impone en el PSOE  la doctrina “esto quedará en nada”.

Sin señales de vida

Antonio Méndez | 6 de septiembre de 2011 a las 16:15

Tiene claro el PP desde hace tiempo que Málaga es una circunscripción clave para materializar sus objetivos de mayoría absoluta tanto en las elecciones generales del 20–N como en las autonómicas, que todos los indicios apuntan a que se convocarán en la recta finales del mes de abril de 2012, apurando los plazos que permite la ley y con la intención de alejar el máximo el recuerdo de lo que sucederá este otoño en las urnas.

La presencia del líder nacional popular en la provincia es constante, como promedio una vez cada 45 días. Y en octubre la capital malagueña será escenario de la gran conferencia que Mariano Rajoy utilizará de trampolín para alcanzar la Moncloa. Por su parte, Javier Arenas ha transformado la Costa del Sol en base de cruceros para surcar la región.

El interés popular contrasta con la desidia al otro lado. Las dos visitas de Rubalcaba anunciadas desde mayo resultaron frustradas. Da la impresión de que a Griñán hay que traerlo a rastras y no me extraña, las promesas incumplidas de la Junta en la última década suponen una losa. La preocupación socialista, una vez más, se centra en recuperar el terreno perdido el interior de Andalucía, llámese por ejemplo Sevilla, tras la debacle municipal. El valor refugio del PSOE que carece de alternativa para las zonas. Ni plan A ni B para el litoral. Y si el estandarte es el río Guadalquivir para despertar al nacionalismo andaluz, en Málaga se alistarán pocos voluntarios para la cruzada.

Ante este páramo, la única ocurrencia de Madrid ha sido intentar, al menos, situar al frente de las listas al Congreso en algunas provincias candidatos con cierto gancho, ya que los locales sólo arrastrarán los votos de sus familiares, caso de Málaga. De ahí la razón del nombre de la ministra de Exteriores, la malagueña Trinidad Jiménez. Es lo que le puede suceder a una organización que hace meses que da pocas señales de vida.

Postdata: Suena a sarcasmo leerle al secretario de Organización del PSOE malagueño, Francisco Conejo, que la candidatura al Congreso se hará con la participación de todos los militantes, que “van a poder expresar su opinión”. Faltaría más. Otra cosa es que los que mandan la tengan en cuenta. Mira que si deciden que la lista socialista por Málaga figure en blanco.