Archivos para el tag ‘Machismo’

Los hombres que no amaban a los columpios

Antonio Méndez | 2 de octubre de 2011 a las 10:46

He escuchado esta semana a un insigne economista andaluz pronosticar que galopamos, de nuevo, hacia la recesión. Reconvenía a su auditorio porque no sólo nos resistimos a interiorizar la magnitud del desafío sino que hemos decidió ignorarlo. Con restaurantes, bares y terrazas del centro de Málaga, repletos de clientes no sé si es una  sugestión colectiva como reacción a la crisis para recordar nuestro modelo de vida o el espejismo de la mejoría del enfermo terminal.

He oído estos días a un licenciado en derecho del PSOE, con cargo, reflexionar sobre el coste inabordable de la sanidad pública. Y concluía que indefectiblemente los usuarios tendrán que contribuir más a combatir la sangría de este gasto. Mínimo sufragando el precio de la cama y la comida durante el tiempo de ingreso en el hospital. El cirujano y el material corre a cuenta del SAS. Menos mal que no lo escuchó Felipe González. Le hubiera tenido que sacar por la ventana por cuestionar antes del 20–N la viabilidad en estas condiciones del sistema público de salud español.

Un diputado nacional laminado de las listas al Congreso para esas elecciones por pugnas internas me ha relatado sus primeras peripecias para encontrar trabajo, tras dos legislaturas en el Parlamento. La primera entrevista debió tenerla el viernes en  Madrid. Una empresa dedicada a sondear el mercado laboral le había seleccionado por su amplio currículo. Mientras, para sosegar su inquietud ante su incierto futuro no dispone de paro, pero sí de una indemnización de cuatro meses de sueldo por cada uno de sus dos periodos en la Cámara.

Me he asombrado con la historia de una abogada del PP, sin cargo. Su ex esposo se había personado en su despacho para pedirle ayuda: quería que le llevara el pleito del divorcio de su nueva mujer. La letrada desistió, supongo que no por desgana hacia la contraria, y le asignó el caso a un socio de bufete. Desconozco qué tarifa le cobró al ex marido.

Pero lo que más me ha impactado en estos siete días es la tesis de un amigo matemático. Dice que ha comprobado empíricamente este verano en el recinto de su urbanización que sólo las madres bajan con sus niños a los columpios. Menos él. Las leyes de desigualdad de la vida aún permiten a los padres, entre otras cosas, escaquearse de las zonas de juegos. Reímos por la forzada integración femenina a la que era sometido el intruso masculino en aquel parque infantil. Porque en la sobremesa del almuerzo donde nos reveló su descubrimiento sociológico, todos los comensales éramos hombres. Menos uno. Y ya se sabe, como nos reprochan las mujeres, los hombres no podemos hacer dos cosas a la vez.

Postdata: la mayoría de estas historias las escuché en una divertida comida. Sí en un restaurante en el centro, pese a la crisis, aunque con precio asequible. Ya es un paso. La versión final del post difiere sustancialmiente del artículo publicado en el periódico de papel. El autor del relato de los juegos infantiles asegura que interpreté equivocadamente su tesis, que ahora sí queda transcrita fielmente.

Macetas machistas

Antonio Méndez | 6 de julio de 2011 a las 17:42

Como me dediqué a tuitear con sorna la película de la visita “con ojos de turista” al centro histórico de cuatro de las concejales más importantes de la presente Corporación del Ayuntamiento de Málaga, una de las protagonistas me advirtió en privado que mis comentarios podrían acabar catalogados de machistas. Así que pido disculpas de antemano si la edil es certera en su diagnóstico y es verdad que aún padezco alguna reminiscencia de siglos de vigencia de esta lacra social. Al final resulta que Zapatero tenía razón con el Ministerio de Aído.

Pero tampoco un periodista puede autocensurarse por el qué dirán sin más. Y resulta que las cuatro concejales, la de Economía y Turismo y delfín in péctore del alcalde, la de Medio Ambiente y Sostenibilidad, la de Promoción Empresarial y la del Centro, se dieron un paseo por las calles aledañas a la Catedral de Málaga a las 11:00 y con los periodistas citados media hora más tarde. Al menos una de ellas, Genma del Corral,  se armó de una libreta y un bloc y fue tomando nota: que si un cartel de un párking, que si un tótem inoportuno de un comercio por allá… (pido disculpas porque le eché un vistazo a sus apuntes) Y al final anuncian como fruto del sesudo trabajo de inspección matutino que al centro le hacen faltan macetas, flores y color.

Y qué tengo que decir yo: que menos mal que los concejales pisan la calle, que después de 16 años en el poder, el gobierno descubre que el problema del centro histórico es que no crecen las plantas, que hay que cambiar concejales por decoradores, pido que dimita Francisco de la Torre y elijan de inmediato como nueva alcaldesa a Teresa Porras, la pionera en esta materia…

En la política no todo puede ser demagogia, me da igual la masculina que la femenina. No se puede trabajar pensando en la foto y los malagueños merecemos algo más de respeto de sus gobernantes. Es cierto que en la rueda de prensa se hablaron de más problemas, por cierto sin precisar ni diagnóstico ni soluciones (desde 1995, cuando empezó a gobernar el PP, aún no ha dado tiempo a tenerlas) y que los periodistas nos hemos quedado con el titular fácil, igual de sencillo que el paseíllo con prensa de las protagonistas.

Ése es el error, si se vende humo los informadores tenemos el derecho a comprarlo y a publicarlo. Y conste que la historia en realidad no pasa la categoría de mera anécdota, que seguro servirá de lección para el futuro. Lógico que hagamos chascarrillos y hasta echemos unas risas a costa de estas cuatro representantes municipales, que supongo han pecado de ingenuidad. Porque en mi opinión son de las mejores del presente gobierno municipal.

Pero, ¿es verdad o no que cuatro concejales se han dado un garbeo por el centro y luego han contado muy solemnes que faltan macetas? Que me disculpen si soy un machista sin remedio, pero manda narices.