Archivos para el tag ‘María Gámez’

Fuentes, agua y esculturas, intrahistoria digital con De la Torre

Antonio Méndez | 29 de abril de 2011 a las 15:34

Francisco de la Torre ha llegado puntual al encuentro digital con los lectores de este periódico. La preguntas recibidas hasta el momento ya se encuentran impresas. Un vistazo general y consultas con el equipo. Le han acompañado a la cita su jefe de campaña, el concejal de Participación Ciudadana, Julio Andrade, la de Economía, Carolina España y la de Bienestar Social, Mariví Romero, además del responsable de Comunicación del Ayuntamiento, Marcos Bonastre. La interrogante que más le intriga es por qué han puesto cesped artificial en una mediana de calle Pacífico. La maquinaria se pone en marcha para conocer el motivo.

De la Torre quiere al redactor más rápido del periódico para transmitirle las respuestas. Habla igual que escribe por tecleador interpuesto, con una diferencia: dicta también las comas y los puntos y seguido. Un reflejo de la personalidad o de desconfianza hacia los conocimientos ortográficos del transcriptor de sus palabras, que él controla personalmente en la pantalla del ordenador.

Sale una cuestión sobre el futuro del Gualdalmedina. Lo que va a decir es conocido de antemano: defensa del embovedado del río. Pero en la respuesta varía el formato para hacer su propuesta más amable. Sabedor de que la oposición contrapone una intervención más ecologista y que incluso defiende un parque fluvial en la desembocadura,  el candidato del PP adorna el cajón para evacuar el agua ante futuras riadas con un paisaje en superficie con “fuentes, agua y esculturas”. Una solución ‘verde’ encima del hormigón.

Curiosamente una salida casi similar a la que le han dado a la mediana construida en hormigón en calle Pacífico y que tanto preocupaba al inicio del encuentro digital al alcalde: ponerle cesped artificial . El aspirante popular  dice que trabajará para lograr el máximo consenso en la solución del río. Pero es difícil pactar algo sobre la base de que ya has tomado posición de antemano sobre lo que hay que hacer.

Hora de las preguntas sobre la polémica de lo debates. De la Torre insiste en que no le importa debatir con nadie y mantener ese cara a cara con su oponente socialista, María Gámez. Pero ahora la culpa la tiene Izquierda Unida que quiere estar presente en la discusión y el candidato del PP no quiere hacerle de menos. Claro que entonces le cuestionan por qué no ha acudido al programado con los tres aspirantes en la Universidad y entonces responde que se enteró de su celebración hace poco y tenía problemas de agenda.

Ha estado distendido durante la hora y diez minutos del encuentro, pero ha evitado contar nada del futuro equipo de gobierno, si gana las elecciones. Empleo, solidaridad y modernidad, responde cuando un lector le pregunta a placer que defina en tres palabras su programa electoral.

¿Pero no habíamos quedado en que el empleo no es una competencia municipal? ¿O es sólo cuando hablamos del paro? Por cierto, el programa electoral lo presentará en la noche del martes y a la hora del partido de vuelta de la Champions entre el Barcelona y el Madrid. Si le inquiríesemos qué hacía a la hora en la que se han disputado las últimas finales de esta competición, tendría fácil una respuesta: presentando algún proyecto a los periodistas.

El fútbol no está entre las aficiones del regidor, aunque confieso que una vez vi con él parte de un encuentro de fútbol de la Selección española y entonces sabía quién era Raúl.

Gámez, Zapatero y González

Antonio Méndez | 15 de abril de 2011 a las 10:40

Con el lío del Thyssen, que nos ofreceré algún que otro capítulo todavía, no le he prestado atención esta semana al compromiso de la candidata socialista al Ayuntamiento de Málaga de permanecer únicamente ocho años en la Casona del Parque, si los ciudadanos le otorgan el gobierno municipal en las elecciones. María Gámez sigue así la forzada estela de Zapatero, aunque quien la propulsó para esta complicada carrera fue Felipe González. Nada que ver en ese aspecto y en otros muchos el uno con el otro. Hará bien la candidata en resolver esa dualidad políticamente incompatible y decantarse por un modelo.

Me parece bien el límite de los dos mandatos. Incluso fijaría un tope máximo de tres. Más de 12 años en el poder es contraproducente. Imposible mantener el impulso a las ideas, sostener la ilusión inicial con que se afronta la gestión de una institución, complejo controlar el trabajo de unos equipos que con el tiempo acaban por hacer suya la administración. Y no oculto que pienso en De la Torre como ejemplo cercano. Pero, en general, el egoísmo de los partidos y los personalismos de sus líderes, impiden promover los cambios internos para facilitar esas transiciones con naturalidad cuando se cumplen los ciclos.

Pocos dirigentes se hacen acompañar de colaboraodres de similar o mayor valía que a medio plazo les hagan sombra o puedan amenazar su hegemonia. Aquí nadie facilita su relevo sin traumas y casi siempre se intenta designar al heredero con dos objetivos íntimos: que lo puedas controlar a distancia y cuando ya sea imposible, al menos que lo haga peor qué tú para que te recuerden a ti. Suele funcionar en estos procesos la selección inversa, el menos adecuado acaba en la posición de cabeza. La reacción seria de los partidos sólo es consecuencia de la derrota electoral.

En el caso de la aspirante socialista, lo primero que debe asegurar a sus votantes es que, en caso de fracaso, permanecerá en la oposición durante los cuatro años, creo que ya lo ha hecho, pero no importa que lo repita mucho. También su equipo. Un compromiso por más tiempo desde la oposición sería inútil. Si Gámez sale escaldada en mayo, será difícil que logre repetir candidatura en 2015. Su designación digital por la dirección del partido y la negativa a celebrar en Málaga unas primarias para buscar al candidato idóneo, no la ayudarán en este PSOE, convulso y con intenciones autodestructivas a corto plazo. Por cierto, en el yuyu a las primarias sí coincide con González.