Archivos para el tag ‘Miguel Ángel Heredia’

Sin prisioneros

Antonio Méndez | 10 de febrero de 2012 a las 20:41

El secretario provincial del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, defendió ante los 200 miembros del comité provincial, reunidos en Mijas, que la lista de candidatos que instantes después se pasaba a votar estaba consensuada con el secretario regional del partido, José Antonio Griñán. Conclusión, que la decisión de excluir a cualquier miembro del grupo Socialistas Hoy, el denominado sector crítico del partido, no era solo cosa de él. La propuesta aprobada sólo suscitó el respaldo del 64% de los asistentes,  incluidos los votos de los casi 50 miembros de la ejecutiva provincial designada por el propio secretario provincial socialista. Una contestación que hace muchos años no se recordaba.

Nada de integración ni algo que se le parezca. La guerra se ha desatado y no hay que disimular con el enemigo. Una candidatura en clave interna de ajuste de cuentas. Si los críticos podían presumir de victoria en el Congreso Federal con el triunfo de Rubalcaba ahora los oficialistas con el poder que ostentan en la provincia sencillamente los han laminado y se han repartido  los últimos puestos que quedan por distribuir. Al fin y al cabo están en plena huida ante la que se les avecina el 25 M.

Otra cosa es si a la vista de lo que sucede, Rubalcaba se estará ya arrepintiendo de haber ofrecido a Griñán el puesto del presidente del partido en vez de haber forzado su caída junto a la de Carmen Chacón tras la derrota en el cónclave de Sevilla. Porque algunos pueden pensar que en Málaga y en otras provincias hay patadas por elevación.

El comité provincial se ha desarrollado en Mijas y en pura esencia democrática. Como no figuraba en el orden del día, la presidenta del organismo y del partido en Andalucía, Rosa Torres, no ha dejado ejercer el uso de la palabra a ningún disidente. Para qué debía discutir la concurrencia la candidatura y más si ella misma figuraba de número 2.

En cuanto a la lista de marras, la presencia menos cuestionable es la de quien la encabeza, el consejero de Turismo, Luciano Alonso. Es cierto que su área ha sido muy atractiva y en esta provincia, crucial. Se está pendiente de cada gesto o de cada anuncio porque nos va la economía en ello. Y además, porqué no reconocerlo, los medios de comunicación salimos beneficiados directamente porque somos los vehículos naturales para transmitir las campañas de promoción para atraer visitantes. Pero además es el único de todo el Gobierno que ha tenido una presencia constante, a veces incluso excesiva, en esta provincia durante estos cuatro años.

De 2, como he dicho, va Rosa Torres, su mérito, perder la Alcaldía de Antequera a manos del PP. De tres, el delegado de Obras Públicas, Enrique Benítez, aparte de que le encanta leer, poco se puede decir de su trayectoria, incluido los años como delegado de Economía. Ha pasado totalmente desapercibido. De 4 Marisa Bustinduy, el reconocimiento a que durante su etapa de secretaria provincial del PSOE el partido avanzó con celeridad para ocupar la meta que por fin está a punto de alcanzar:la nada.

De 5, el último que puede salir si se cumplen las encuestas más optimistas de ahora, el consejero de Cultura, Paulino Plata, admirable por su capacidad de supervivencia durante tantos años pese a que siempre ha jugado en los equipos contrarios. Ahora le han dejado en ese puesto para que sufra. De 6, la delegada de la Junta, Remedios Martel. También debe ser la recompensa por la gran imagen que en Málaga ha logrado el Gobierno andaluz en esta legislatura, después de incumplir todas sus grandes promesas. Eso sí, en otro comité provincial defendió que Heredia era de los mejores secretarios que había tenido el PSOE de Málaga en su historia. Y de 7, por citar los escaños que ahora ostenta el PSOE de Málaga, José Bernal, también entre sus méritos la derrota en Marbella ante Ángeles Muñoz en las últimas municipales, pese a que no tuvo el más mínimo pudor de utilizar la empresa pública Acosol que dirigía.

La lista es sólo una escaramuza con la guerra declarada en el PSOE andaluz. Heredia ya ha mandado un mensaje claro, no se hacen prisioneros.

El arca del PSOE

Antonio Méndez | 19 de septiembre de 2011 a las 12:24

Una vez más la realidad supera cualquier ficción. Mi compañero y amigo José Manuel Atencia describe desde hace muchos meses en sus artículos en El País que el PSOE sigue a rajatabla los postulados de un imaginario Manual para perder elecciones. La reflexión es sencilla: ¿con qué decisión se asegura que el electorado el dará la espalda al partido? Piense cualquier variante posible y allí están los socialistas para ejecutarla con pulcritud para asegurarse el éxito.

Pensaba que en Málaga, el cupo de despropósitos estaba cubierto. Una cosa es salir derrotado a conciencia en los comicios como prescribe está guía, que de editarse se convertiría en best seller, y otra muy distinta ensayar todas las variantes del suicidio político. Al menos debo reconocer al PSOE su capacidad de sorprenderme. Nunca pensé que a menos de dos meses para la inauguración se atrevisiese a decapitar el minimetro  malagueño con el coste político que un anuncio de esta envergadura supone. Y más en una provincia en la que la imagen de la Junta hay que encontrarla con tuneladora porque el muro pantalla no prufundiza lo suficiente en este subsuelo. Y aquí sí admito el debate técnico.

De todas formas, algunos de los ideólogos de la noticia piensan que como con grandes obras públicas no se ganan las elecciones (léase lo que le sucedió a Manuel del Valle con la Alcaldía de Sevilla después de la Expo del 92) sin ellas tampoco hay que perderlas. Para completar la jugada, el mismo día del chasco ferroviario, por si Obras Públicas consideraba que con el anuncio no le tocaba lo suficiente la moral a los malagueños, también le reclamaron al Ayuntamiento de la capital la parte de la financiación que le corresponde de la infraestructura y que la anterior consejera ya le había condonado públicamente, al igual que hizo con Sevilla. Por cierto, esta ciudad destinó buena parte de ese dinero a su magnífica red de carriles-bici. Y pese a todo, la cordura del viceconsejero José Salgueiro imperó y como argumento para la marcha atrás en el estreno del centímetro se utilizó la crisis y el despilfarro que supondría la apertura del suburbano para circular por unos tramos muy cortos y no otras justificaciones que algunos lumbreras del aparato del partido socialista barajaron para intentar desviar la responsabilidad en este desaguisado.

Con un PSOE malagueño que ve el partido perdido por goleada, lo único que ansía es que el árbitro, es decir, las urnas, piten el final de la contienda cuanto antes. Por eso la dirección de Miguel Ángel Heredia trata por todos los medios de construir una Arca de Noé con los mimbres que le quedan para salvar (colocar) a los suyos del diluvio que se ha iniciado. Aunque a la hora de elaborar la lista al Congreso parece que se le ha roto la cremallera y ni siquiera entrarán al seguro barco por parejas.

Me preguntó Atencia tras el episodio del Metro si se me ocurría qué más podrían hacer los socialistas para perder los próximos comicios. Le contesté que mi imaginación ya no daba para más. Pero seguro que la del PSOE sí.

Postdata: Adivinanza. Si la lista al Congreso por Málaga la encabeza la ministra Trinidad Jiménez y para encontrar la segunda mujer de la candidatura hay que bajar hasta el quinto puesto, ¿cuántos diputados calcula el PSOE malagueño que obtendrá en las próximas elecciones generales? Ahora tiene 5…Pues quítele 1, porque a lo mejor alguno de los elegidos incluso ya ha pensdo en dimitir luego para marcharse al Parlamento andaluz y dejarle un hueco libre a un colega, si no sale.

El PSOE pasa consulta

Antonio Méndez | 1 de agosto de 2011 a las 9:35

He dejado a propósito pasar unos días antes de comentar el comité provincial que celebró el PSOE de Málaga para analizar la debacle electoral del pasado 22-M. Los socialistas han aplicado la fórmula de la Seguridad Social para resolver la crisis: dos minutos de intervención por cabeza, (otros me dicen que fueron tres minutos) menos tiempo incluso que el que pueden dedicar por paciente los médicos que pasan consulta en los centros de salud. Quizá el secretario provincial entiende que la dolencia no requiere ni acudir a las urgencias cuando yo esperaba que decidiera ingresar al partido en cuidados intensivos para mantenerlo unos meses con respiración asistida.

La coartada, una vez más, fue la proximidad de unos tambores electorales que el viernes Zapatero comenzó a tocar. Llegan tiempos de “unidad”, así han reaccionado siempre los socialistas desde 1991 y sólo el Apocalipsis, primero el 20-N y luego en marzo, les permitirá iniciar la búsqueda de un rumbo político que han aplazando dos décadas. Y opino que el único escenario posible para que el PSOE conserve el poder en Andalucía es el actual, con unas elecciones autonómicas después de que bajen las aguas tras el previsible tsunami de las generales.

En el comité provincial, la ejecutiva de Miguel Ángel Heredia aparentemente logró su propósito: 30 intervenciones a su favor de las aproximadamente 44 que se solicitaron. La delegada del Gobierno de la Junta en Málaga, Remedios Martel, fue un exponente de la gangrena que corroe a esta organización: calificó a la actual dirección del partido como la mejor de la historia del socialismo malagueño. Aunque un poco de hilaridad tampoco viene mal en estos tiempos tan duros

Los representantes de los llamado sectores críticos, salvo contada excepción, tampoco dieron la talla. Algún discurso bronco y próximo al ajuste de cuentas. Aunque con 120 segundos por turno (o 180) hay nula capacidad de maniobra. Respaldaron a Heredia los secretarios de las agrupaciones de los municipios más castigados por la derrota de las urnas. Cuestión de defensa propia no sea que la petición de responsabilidades pudiera ampliarse. Pero entre los que callaron y los que ya militan en otro bando el líder del PSOE puede adivinar cómo están las cosas. Para conocer el diagnóstico habrá que esperar diez meses.