Archivos para el tag ‘Rajoy’

Un mal economista

Antonio Méndez | 4 de octubre de 2011 a las 13:10

Alhaurin el Grande está gobernado por “un economista, y malo”, si aceptamos la definición profesional que realizó de sí mismo en su declaración ante el tribunal que le juzga por supuestos delitos ligados a decisiones urbanísticas. Un economista malo, eso sí, que encandila como político a su pueblo. Ahí está la reválida de la mayoría absoluta en las municipales de mayo. La petición de varios años de cárcel formulada por la Fiscalía contra él por supuestos cohechos pasivos y prevaricación omisiva no le causó el más mínimo arañazo en su cita con las urnas.

Un economista malo. Pero con notoria influencia en las alturas del PP. Y no lo digo porque lo apresaran a la salida de un almuerzo en Marbella, en el que había compartido mantel con el mismísimo Rajoy (el escenario y el momento de aquella detención me parecieron extemporáneos), sino porque aún no me explicó la defensa a ultranza que le hace su partido y que le ha permitido conservar un cargo y asumir el penoso espectáculo de verlo como lo pasea por el banquillo. Para evitar estos episodios, se exigían responsabilidades previas que nunca fueron incompatibles con la presunción de inocencia.

El PP quiebra el principio con un alcalde de pueblo y sin embargo se lo aplicó hace poco a todo un peso pesado como era el expresidente valenciano Francisco Camps.

Pero tras su testimonio del viernes 30 de septiembre en el juicio, en el que casi se presentó como rehén de sus técnicos municipales, Martín Serón ha demostrado que como mínimo es un mal político. “Estamos para tomar una decisión nada más”, dijo de su obligación como regidor. “Nosotros no entendemos, no somos abogados, ni somos juristas ni técnicos”, justificó su ignorancia sobre los informes que le pasaban desde el Ayuntamiento y que, según sus palabras, ni siquiera leía. No debe tener tantos asuntos urbanísticos esta localidad como para que su alcalde no les preste una atención especial. Pero igual es cierto y lleva años entretenido en mejorar su economía.

Sin señales de vida

Antonio Méndez | 6 de septiembre de 2011 a las 16:15

Tiene claro el PP desde hace tiempo que Málaga es una circunscripción clave para materializar sus objetivos de mayoría absoluta tanto en las elecciones generales del 20–N como en las autonómicas, que todos los indicios apuntan a que se convocarán en la recta finales del mes de abril de 2012, apurando los plazos que permite la ley y con la intención de alejar el máximo el recuerdo de lo que sucederá este otoño en las urnas.

La presencia del líder nacional popular en la provincia es constante, como promedio una vez cada 45 días. Y en octubre la capital malagueña será escenario de la gran conferencia que Mariano Rajoy utilizará de trampolín para alcanzar la Moncloa. Por su parte, Javier Arenas ha transformado la Costa del Sol en base de cruceros para surcar la región.

El interés popular contrasta con la desidia al otro lado. Las dos visitas de Rubalcaba anunciadas desde mayo resultaron frustradas. Da la impresión de que a Griñán hay que traerlo a rastras y no me extraña, las promesas incumplidas de la Junta en la última década suponen una losa. La preocupación socialista, una vez más, se centra en recuperar el terreno perdido el interior de Andalucía, llámese por ejemplo Sevilla, tras la debacle municipal. El valor refugio del PSOE que carece de alternativa para las zonas. Ni plan A ni B para el litoral. Y si el estandarte es el río Guadalquivir para despertar al nacionalismo andaluz, en Málaga se alistarán pocos voluntarios para la cruzada.

Ante este páramo, la única ocurrencia de Madrid ha sido intentar, al menos, situar al frente de las listas al Congreso en algunas provincias candidatos con cierto gancho, ya que los locales sólo arrastrarán los votos de sus familiares, caso de Málaga. De ahí la razón del nombre de la ministra de Exteriores, la malagueña Trinidad Jiménez. Es lo que le puede suceder a una organización que hace meses que da pocas señales de vida.

Postdata: Suena a sarcasmo leerle al secretario de Organización del PSOE malagueño, Francisco Conejo, que la candidatura al Congreso se hará con la participación de todos los militantes, que “van a poder expresar su opinión”. Faltaría más. Otra cosa es que los que mandan la tengan en cuenta. Mira que si deciden que la lista socialista por Málaga figure en blanco.

Ni a Dios ni a la Constitución

Antonio Méndez | 25 de agosto de 2011 a las 13:15

Reconozco que mi interés por la economía es reciente y crece en relación directamente proporcional al extravío que nos causa desde hace años esta insobornable crisis. Hasta entonces los periódicos especializados me parecían sumamente tediosos y sustanciaban la mayoría de los titulares con la inclusión de la palabra millardos.

Con la bolsa sin embargo mantengo una relación más antigua y con conocimiento de causa. A finales de la década de los 90 realicé mi primera y única incursión con unos ahorros, convencido de que tenían más futuro ahí que en el sector inmobiliario. Uno de los valores que compré fue Terra, los adquirí a 48 euros y creí sin la menor vacilación al asesor del banco que me aseguró que era “imposible” que las acciones pudieran bajar más de su precio de salida, unos 41 euros. Me marché entusiasmado con la tranquilidad en la que vivían los inversores en el mercado bursátil. Terra desapareció, no he regresado a la sucursal a la espera de que se jubile el empleado. El único alivio es que como fui víctima de la burbuja de las puntocom, me libré de serlo después de la inmobiliaria.

Pero me siento capacitado como el que más para disertar de economía, un misterio similar al de la Trinidad sólo que aquí desconocemos en qué fondo de inversión se refugia el espíritu santo financiero. Hasta un buen economista echa un borrón.
Dicho esto y después de seguir dos años los artículos del Nobel Paul Krugman, pregunto: ¿Si el sector privado está asfixiado por la falta de liquidez y  maniatado por la ausencia de préstamos para invertir porque a los bancos se les obliga a provisionar fondos para maquillar sus balances ante las agencias y con unas administraciones públicas sólo preocupadas en reducir el déficit para alcanzar en dos años el 3%, un porcentaje sin razón científica alguna, y tranquilizar a los mercados, alguien me puede decir quién reactivará la economía? Y no vale invocar a Dios.

Postdata: Y ahora tampoco a la Constitución, una vez que a Zapatero le acaban de entregar más cerca de la Selva Negra que del monte Sinaí la tabla sagrada del crecimiento cuyo primer y único mandamiento dice: No gastarás más de lo que ingresarás. Es decir, déficit cero por los siglos de los siglos. Ya sabe, usted se compra un coche cuando lo pueda pagar en efectivo y un piso al jubilarse, que se supone que ahora a los 67 años tiene margen de sobra para ahorrar lo suficiente. Así se han construido los grandes países, al contado. Lástima que no recuerde un ejemplo. Perfecto este sacrificio humano  para calmar la sed insaciable de los desconocidos y modernos dioses de los mercados.

Pero con ZP convertido en Moisés y sabedor como éste que su camino llega al fin, ¿a que Tierra Prometida nos conducirá su sucesor Rajoy?. Y con las existencias de maná agotadas.