Eventos que no debemos perder

Antonio Lao | 7 de marzo de 2011 a las 13:42

SOMOS demasiado conformistas. Quizá con más frecuencia de la deseada cerramos un problema sin buscar la solución o confiamos a la providencia su continuidad. En tiempos de bonanza fiarlo todo a los demás puede que se aceptara, aunque en tiempos de crisis se hace difícil mantener la aseveración.

En Almería disponemos de varios eventos con entidad propia y trascendencia más allá de las fronteras de la provincia. Eventos que han corrido o corren serio riesgo de desaparecer si no somos capaces de ayudar a su pervivencia. Hablo de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro, la Clásica Ciclista de Almería e, incluso, el festival de cine “Almería en Corto”. A éstos, sin duda, se pueden añadir otros como el Festival de Teatro de El Ejido o el Torneo de Ajedrez Vicente Bonill de Albox. La creencia, errónea, de que las cosas se programan, proyectan y organizan por generación espontánea ya dejó en la cuneta proyectos como el equipo ciclista profesional Costa de Almería o festivales de música como los surgidos en los sesenta y setenta en la capital y en Mojácar.

El teatro clásico es a Almería lo que los corrales de comedias a Almagro. No podemos, ni debemos, escatimar un sólo esfuerzo para que las Jornadas que en su día creó y montó Antonio Serrano pasen por el universo mediático provincial sin pena ni gloria. Los recortes, los dichosos recortes, tienen que quedar al margen de eventos de este tipo. Es ahora cuando más se necesita el apoyo de los grandes. De aquellos a los que unos miles de euros no les supone  un trabajo más allá de la firma de  un cheque.

Igual ocurre con la Clásica Ciclista, José Manuel Muñoz y su equipo merecen una medalla. La del mérito al trabajo y a la perseverancia. Las administraciones y las empresas no pueden dar largas a las ayudas a estos casi míticos eventos provinciales, cuando esta tierra, a través de ellos, proyecta al exterior lo mejor de si misma. Claro, que siempre estarán los “chinas en el zapato”, vamos envidiosos, que siguen creyendo que el éxito de los demás es su demérito, cuando debieran compartirlo. Almería y gente sólo deben tener para ellos palabras de agradecimiento, una palmada en la espalda, que no veo por ninguna parte.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber