El reto de la agricultura: unidos, más fuertes

Antonio Lao | 1 de abril de 2013 a las 11:42

Cajamar  muestra en su último número de la serie de Economía, titulado “El sector de la comercialización hortícola en Almería”, la necesidad de trabajar en pos de la concentración de la oferta, para hacernos más fuertes frente a países terceros, comercializadoras y grandes supermercados.
No es un secreto que algo se está moviendo en el campo almeriense en los últimos meses, con el aliento de la crisis que nos acogota; arengados por las administraciones que ven en la unión síntomas claros de fortaleza y, porqué no decirlo, sabedores de que un sector hortícola fuerte es sinónimo de defensa de nuestros intereses con mayor vigor y capacidad de respuesta.
En esta línea en la que todos trabajamos, y con la prudencia que las negociaciones siempre merecen, hemos visto en las últimas semanas algunos movimientos de cierto calado, como es el caso de la unión entre Agroiris y Ejidoluz o los contactos entre Agroponiente y Nature Choice para culminar en procesos lógicos de concentración de la oferta que harán alhóndigas y cooperativas más fuertes, con ahorro de costes y máxima proyección internacional.
El sector, a juicio de los expertos, está viviendo una campaña histórica. Un tiempo en el que la palabra crisis se ha olvidado para dar paso a precios fantásticos, continuos en el tiempo y con perspectivas de un futuro halagüeño.
No es extraño, por tanto, que al albur de una situación positiva, en medio de una crisis que golepa a casi todos, los gestores de la agricultura de esta provincia se hayan lanzado a procesos que nada tienen de inciertos y si mucho de coherentes.
Los que conocemos, aquellos que yan han salido a la luz, no son los primeros y tampoco van a ser los últimos. En el mundo empresarial del campo se suceden contactos y negociaciones, que la prudencia aconseja silenciar por ahora y a la espera de que den los frutos deseados.
Si al final concluyen, que es lo deseable, habremos logrado un sector más fuerte y con mayor capacidad de decisión y negociación. Los grandes beneficiados, no lo olvidemos, serán los agricultores. Los pequeños empresarios que tienen en este medio de vida su presente y su futuro. Aquellos que con su tarea diaria callada y silenciosa, han sido capaces de evitar que la economía de esta provincia se desplomase. El giro a la agricultura que la crisis nos ha traído ha sido capaz de mantener el paro a raya y el futuro de esta tierra optimista. Somos, sin duda, pese al golpeo de la crisis, más fuertes, más internacionales, más innovadores y con capacidad ilimitada de crecimiento.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber