El vuelo con Sevilla, una necesidad

Antonio Lao | 23 de septiembre de 2013 a las 12:28

En las próximas semanas la Junta de Andalucía debe decidir si mantiene como Obligación de Servicio Público (OSP) la línea aérea que une Almería con Sevilla y viceversa. Después de casi cuatro años de una notable prestación por parte de la compañía Air Nostrum, parece claro que no cabe otra decisión que no sea la prórroga del servicio a la aerolínea que preside Javier Serratosa.
Los datos que ofrece, tanto la administración autónoma como la propia compañía aérea, no dejan lugar a la especulación o a la duda: desde todos los ángulos, el matrimonio formado por ambas ha supuesto una mayor vertebración de Andalucía, uniendo ambos territorios. Con una ocupación cercana al 50%, pese a la crisis, la ruta que une por la mañana y por la tarde esta provincia con la capital andaluza supone un importante avance social, al que sería absurdo renunciar y un error creer que su coste no está justificado.
No me cabe duda de que vendrán mejores tiempos,

la ruta, como la fruta, madurará, el tráfico de pasajeros se incrementará y llegará un día en que no será necesaria la Obligación de Servicio Público. Pero hasta que suceda es importante que la administración autónoma, que en su día apostó de forma clara por el servicio, lo preserve, con la colaboración, inestimable, del Ministerio de Fomento.
He volado en numerosas ocasiones desde Almería y Sevilla y viceversa. Me consta, como usuario, que el trabajo desarrollado por Air Nostrum durante este tiempo,es digno de mención porque ha cumplido, con creces, con las expectativas que se depositaron en la compañía: puntualidad en horarios, calidad y garantía en las prestaciones. Tanto es así, que la aerolínea cuyo consejero delegado es Carlos Bertomeu, por méritos similares, acaba de obtener la renovación de la Obligación de Servicio Público del Estrasburgo-Madrid y ha alcanzado el Madrid-Menorca.
Con excesiva frecuencia en esta tierra se recurre al síndrome de esquina y al “olvido” al que somete la Junta a esta provincia. En ocasiones la aseveración puede ser cierta y tener algo de sentido. Con propuestas y acciones como la ruta área que une Almería con la capital de Andalucía muchos de esos tópicos cayeron hechos añicos. La administración autónoma no puede ni debe permitirse ni un solo agravio más con Almería. Por tanto, el mantenimiento de la línea no debe tener cabida en una sola rendija del ejecutivo que preside ahora Susana Díaz. Un estreno de su mandato manteniendo el apoyo a la ruta le dará credibilidad y alejará fantasmas. Lo contrario será dar la razón a los agoreros provincianos que, incluso, nos ven fuera de Andalucía.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber