Luz de Cobre » Archivo » Paracaidistas de la política

Paracaidistas de la política

Antonio Lao | 11 de mayo de 2015 a las 11:10

Primer fin de semana de campaña elctoral y la sangre política fluye por las venas de los 102 pueblos de la provincia. Las municipales son capaces de mostrar lo mejor y lo peor de este noble arte que es la política. Hasta el 24 de mayo vamos a asistir a las propuestas más sugerentes, a las ideas más peregrinas y hasta a las sandeces más supinas que ustedes puedan pensar. Resucitarán aquellos a los que no se les ha oido en cuatro años y tendremos, hasta en la sopa, decenas de propuestas que nunca se llevarán a cabo. Todo con tal de sumar un voto, de atraer al votante dudoso o de seducir a aquel que nunca ha sentido atracción por tí o por tus siglas. Hasta aquí todo forma parte del circo mediático-electo-festivo que se monta y que todos damos por bueno, conocedores de que al final el ciudadano, el votante, es más sabio de lo que muchos piensan y que por encima de cualquier memez impone la cordura, la inteligencia y el saber hacer.
En todo este proceso nos encontramos también con los paracaidistas de la política, con los saltimbanquis y equilibristas, los que han cambiado de chaqueta en varias ocasiones, sin importarles lo que piensen los demás, con tal de arañar un concejal y hasta los que vuelven a sus pueblos de origen cuando hace decenios que no los pisan, ni se han acordado de ellos. Estos casos son los más preocupantes, porque demuestran -aunque dirán lo contrario- que su lugar de nacimiento les ha importado un pito, por no decir un carajo, y que se acuerdan de que existen cuando ven que pueden rascar bola, desconozco de que tipo y espero que no pecuniaria.
Una actitud que, sinceramente, desprestigia el noble ejercicio de la política, entendida como el servicio por los demás. Porque ya me dirán ustedes que puede aportar un candidato o candidata, pongamos como ejemplo Las Tres Villas, que se fue de su localidad natal hace treinta años, que no va por allí ni en vacaciones y que de pronto, soltado por un avión, caen en el centro del pueblo como cabeza de lista y asegura, sin despeinarse, que quiere mejorar las condiciones de vida de los que allí habitan. ¿De qué narices estamos hablando? ¿Piensa realmente que alguien va a creer en propuestas que redunden en beneficio de los que allí viven cuando ya ni conoces a la mitad de los vecinos? Aunque están o está en su pleno derecho democrático y le asiste, se hace necesario que aquellos que piensan que pueden ser engañados los echen en forma de olvido, alejando cualquier posibilidad de ser elegido. Acabemos con todos aquellos y aquellas que una y otra vez se valen de lo más rastrero del sistema para ingresar en sus venas y tratar de alcanzar la putrefacción, sabedores que será entonces cuando pueden sacar alguna tajada, suponiendo que todavía alguna parte del animal esté sazonada, condimentada y digna de bocado.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber