Milenio de Almería, la clausura

Antonio Lao | 3 de agosto de 2015 a las 17:44

Diario de Almería dio por clausurado el miércoles el Milenio de la Taifa, con dos actos que los almerienses deben guardar en su retina. El primero fue la gala celebrada en la Plaza Vieja. Un concierto inolvidable de la Orquesta Ciudad de Almería (OCAL), con la colaboración inestimable de Ana Mar y de la bailarina Cristina Samaniego, en el que se hizo un recorrido por la música de los diez siglos transcurridos desde el año 1000, cuando Jairán gobernaba estas tierras, hasta la actualidad, en el que el Ayuntamiento ha sabido participar y colaborar, conocedor de la importancia de una conmemoración de este tipo. Cedió amablemente la Plaza Vieja para el evento, al contrario que la Junta de Andalucía, algo pacata, corta de miras y con miedo, -ellos sabrán a qué y hacia quien-, negando La Alcazaba, el monumento que los musulmanes nos dejaron en su paso por estas tierras para el evento, y que hubiera significado un plus en la celebración y el compromiso de la administración autónoma con una efeméride, que este medio ha tratado de dignificar y poner en valor, ante la pasividad de aquellos que tenían el deber, y casi la obligación, de presentarla ante la sociedad almeriense, andaluza, española y hacia el mundo árabe como una oportunidad de acercamiento, crecimiento y negocio para el futuro.
No lo han sabido ver y se suma a otro buen número de oportunidades perdidas, en una tierra que camina sola en más ocasiones de las necesarias, aunque los que la habitamos no necesitamos más fuerza que la que nos dan nuestras manos y nuestras ideas para avanzar en la senda de un crecimiento imparable y sostenido, ganado a pulso. El segundo acto del que les hablaba es el suplemento “Diario del Milenio, los personajes”, un trabajo excepcional del escritor y cronista de la ciudad, Antonio Sevillano, en el que hace un recorrido por este tiempo del que les hablaba desde el punto de vista de aquellos que construyen la historia. Desde Jairán a Juan del Aguila, desde Colombine a Nicolás Salmerón y, como no, bajando con la serenidad que la escritura merece a pícaros, vividores, hombres y mujeres de la provincia que, pese a no ser importantes en el desarrollo y crecimiento de estas tierras, permanecen la la memoria de los que aquí habitamos como imprescindibles. Con la gala de apertura y la de cierre del Milenio, este medio de comunicación, con la humildad que nos caracteriza, pero conocedores y responsables con nuestro papel vertebrador en la provincia, hemos querido ofrecer a los ciudadanos que aquí viven una oportunidad de sentirse partícipes de lo que un día fue Almería, de su papel en el contexto del Mediterráneo y de la importancia de la historia que tenemos tras de nosotros. Esperamos que el esfuerzo haya merecido la pena. Para nosotros ha sido ímprobo, pero ha significado un encuentro con nuestro pasado, que debe hacernos mejores en el futuro. Gracias.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber