Calero y los médicos de fútbol

Javier Mérida | 25 de octubre de 2010 a las 18:32

He comentado en diversas tertulias, pero jamás escrito en un artículo de opinión, que existe una tendencia muy generalizada a despreciar a los médicos que prestan sus servicios en clubes de fútbol. Rara vez leí o escuché hablar bien del galeno del Barça o del Madrid y, menos aún, de los de los equipos de nuestra ciudad. Con el doctor Juan Ribas no he tenido trato por razones profesionales (no trabajo in situ la información del Sevilla), pero sí con la familia Leal Graciani y con los médicos del Betis desde hace más de veinte años.

Don Antonio, particularmente, me instruyó sobre las lesiones que suelen sufrir los futbolistas y sus hijos, Antonio y César, por razones de amistad y vecindad, fueron perfectos continuadores en esa tarea docente. Conste que hice un COU de Ciencias Puras aunque estudié una carrera de Letras, de ahí que tampoco tuviesen que explicarme dónde se ubica el astrágalo. Pero aprendí bastante de ellos al igual que de Ramón Cansino o, actualmente, de Tomás Calero y Santiago Pérez Hidalgo.

Siempre he defendido que el principal responsable médico de un club no debería ser un traumátologo, sino un especialista en Medicina Deportiva. El actual jefe médico del Betis tiene vastos conocimientos, pero principalmente sabe, algo al menos, de cualquier dolencia, y esencialmente de lo importante: cómo tratar y recuperar a un futbolista. Está, además, a la vanguardia y acude a congresos y demás reuniones de expertos con asiduidad. En una de ellas, recientemente, hizo un curso de reanimación que le permitió salvar una vida el domingo.

Pero al igual que Cansino y los Leal, Calero debe soportar opiniones de periodistas y demás aficionados al fútbol que confunden el fémur con el húmero o el metacarpo con el metatarso sólo porque un futbolista tarda en recuperarse o no lo hace jamás sin conocer, además, lo que el médico no puede hacer público para no perjudicar precisamente a ese profesional que, igual, no se cuida como debiera. A alguno sólo le falta que lo culpen de un penalti fallado.

Ese cirujano prestigioso que salva vidas y gana millones, igual no maneja tan bien un desfibrilador ni posee el arrojo que demostró el domingo el médico del Betis y que permitió, igualmente, que Miguel García pueda hoy estar con nosotros. Justo es, aunque sólo sea por ello, que el entorno del fútbol hable y escriba respetando siempre las ciencias que le son ajenas, como la Medicina, y que, al igual que el fútbol, no hacen buenas migas con las Matemáticas.

  • Asterix

    Salvar una vida con un desfibrilador o salvarla con un bisturí es, al fin y al cabo, salvar vidas.
    Comparar unos médicos con otros por su trayectoria profesional, tiene una justificación, pero hacerlo con facultativos de distinyas especialidades no conduce a nada.
    En cuanto a los millones, mejor no hablar, porque cualquier crack cobra 10 veces más que el que le arregla los meniscos para que siga ganando millones. Vamos a dejar la verborrea para la barra del bar.

  • Bambiskogn

    Asterix tu lo has dicho!! Dejamo esa verborrea para la barra del bar! Es que no me explico como en una liga como esta no se hagan examenes clinicos en profundidad.. Es imposibile q sea tan alta la incidencia de estos “accidentes” cardiacos.. aqui algo falla.

  • Calero y los médicos de fútbol | SportSquare

    […] FútbolCalero y los médicos de fútbol […]

  • Reyes

    Pienso que Calero, como médico, hizo lo que debía, estaría bueno que un médico no fuese capaz de ser hábil para reanimar un paro cardiaco de urgencia, lo que no entiendo es cómo tardan tanto en recuperarse los jugadores que pasan por sus manos de médico de equipo de fútbol…
    No obstante, Sr. Mérida, creo que quizás esta vez no he entendido muy bien su artículo, no soy capaz de captar lo que quiere decirnos. Disculpe mi torpeza.

  • jmfstriana

    LOS BÉTICOS TENEMOS YA DOS COSAS DE PRIMERA:
    – la afición
    – y, el médico
    AHORA SOLO FALTA QUE LA PLANTILLA SIGA POR LA LÍNEA QUE LLEVA Y PODAMOS DISFRUTAR UN POCO MÁS EN ESA ANSIADA PRIMERA DIVISIÓN.
    VIVA EL BETIS

  • Se te ha olvidado

    Lo que si podríais hablar los periodistas es de las horas a la semana que está disponible el doctor Calero al lado de la plantilla. Si lo de Miguel García hubiera pasado en la ciudad deportiva del Betis en una jornada de entrenamientos normal, al que le hubiera pasado no lo cuenta, por las constantes ausencias del médico en las jornadas de entrenamiento. De hecho, a veces tratan más a los futbolistas los especialistas del Fremap que el propio médico, al no estar éste cuando se le requiere.
    Eso si, la actuación de Calero en Salamanca es genial, sin paliativos.

  • Javier Mérida

    Calero está presente en todos los entrenamientos del Betis, otra cosa es que esté dentro de las instalaciones y no se le vea por el césped en algún momento.