Peligro al acecho

Miki y Duarte | 24 de marzo de 2016 a las 8:42

  • Alejandro de Sevilla

    Y esos dos buitres que acechan a la pobre Europa se alimentan el uno al otro…

    Tengamos cuidado con el discurso del odio: Si renunciamos a nuestros principios, a nuestra civilización, para así poder luchar en igualdad contra la barbarie, con sus mismas armas, habremos sido derrotados.

    La viñeta lo recoge perfectamente: Es un combate entre civilización y barbarie. La civilización pierde cuando renuncia a sus principios.

  • Antonio

    Sigan pensando que estos animales se van a cansar un día de matar, sigan pensando que abrir las fronteras para que nos invadan hordas de terroristas camuflados es la solución, sigan callándose por el miedo al “que dirán” y sigamos subvencionándoles las mezquitas en nuestro territorio y con el “buenismo gilipollas”…

  • Alejandro de Sevilla

    Estimado Antonio…

    ¿Pretende Ud. que nos saltemos nuestras propias leyes?

    ¿Quiere Ud. volver al “Nazionalcatolizizmo” de tan infausto recuerdo, tanto para el Estado como para la Iglesia?

    ¿Pretende Ud. insinuar que los cientos de miles de refugiados que huyen del DAESH son en realidad “hordas de terroristas camuflados” de la organización que les asesina?

    ¿Pretende Ud. suprimir los principios y ordenamientos constitucionales por ser “buenismo gilipollas”?

    Con todo el respeto que Ud. se merece, me permito sugerirle un “hágaselo mirar” porque su discurso suena demasiado a la más rancia ultraderecha. Y si me apurara, ¡hasta a nazi! Le salva el desprecio desmedido que éstos nos tenían a los españoles por ser “mestizos”.

  • Antonio

    No se puede razonar con gente que tienen ansias de revancha desde las cruzadas….Aquí en Europa hay que permitirles llevar (SI…LLEVAR….porque consideran a la mujer como un objeto) a la mujer con burka, hay que ser solidarios y dejadles hacer mezquitas…..Si a usted le gusta la represión a base de bombas ENHORABUENA….Yo por lo menos me expreso sin volarles la tapa de los sesos a nadie por una caricatura…Y si SOY ESPAÑOL, NO ME DA VERGÜENZA