Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Las huelgas en Grecia

Las huelgas en Grecia

Ulyfox | 24 de febrero de 2010 a las 9:44

Los griegos están hoy de huelga general. Palabras mayores. La primera vez que estuvimos en Grecia Penélope y yo (hace 18 años, y ya van…) no nos encontramos con una huelga general, pero casi. Estaban de paro los autobuses urbanos, los empleados de las eléctricas, los bancos… Los griegos cuando protestan lo hacen en serio: los de la compañía eléctrica no se contentaban con no ir al trabajo, sino que directamente cortaban la luz en unos horarios determinados, y había que tener cuidado con coger ascensores a cierta hora, o con ducharse sin mirar el reloj. Nuestro primer souvenir en Atenas fue una linterna para poder andar por la habitación del hotel o por las calles de la capital, oscuras como boca de lobo. De cualquier forma, y extrañamente, paseábamos con una seguridad absoluta, sin ninguna sensación de peligro. Ese aire como antiguo de gente buena y confiada alrededor fue de las primeras cosas que nos enamoró de ese antiguo y castigado país, luminoso como pocos. Y desde entonces, cada año hemos vuelto a la tierra de Apolo y Dionisos, y algunos más de una vez. Qué queréis, los amores no se pueden explicar, aunque aunque ya iréis viendo algunas pistas de nuestra pasión en estas cartitas.

De momento, ¡viva Grecia!, y suerte para ellos

Etiquetas:

  • New yorker

    Me quedo con eso de que “los amores no se pueden explicar”. Me recuerda a otra gran frase de Trueba: “Acaso, las mejores cosas de nuestra vida son las que nunca elegimos”.

  • Ulyfox

    Me encantan las frases. Lo de Grecia no se puede explicar, de verdad. Te da el mismo gusto que cuando te abandonas y te lo crees todo. Te dicen: “Es que hay sitios mejores”. Claro, pero no los conozco. Si acaso, algunas veces la engaño con Italia, otras con Turquía, me encantaría ponerle los cuernos con Siria y Jordania. En fin, al final soy de lo más tópico: me gustan todas. Es como el viejo chiste: Dios está en todas partes, pero donde más para es en la iglesia.