Guerras y otras resistencias

Ulyfox | 30 de julio de 2012 a las 14:30

El cementerio aliado frente a la bahía de Souda, en Creta

  
 
 En la bahía cretense de Souda, muy cerca de la hermosísima Chaniá, frente a un mar azul y muy cerca de una importante base de la OTAN, se encuentra el cementerio de las tropas aliadas durante la II Guerra Mundial, recuerdo glorioso e infame de la terrible Batalla de Creta sucedida tras la invasión de las tropas nazis, un episodio que marcó el desarrollo de aquel sangriento conflicto y de paso toda la vida contemporánea de esta isla griega, azotada durante milenios por invasiones, guerras, matanzas y, si fuera poco, terremotos. Tal vez eso haya formado el carácter de sus habitantes, pero desde luego no ha sido con mal resultado. El cementerio de Souda aparece sencillo a primera vista (una vista espléndida), pero luego te va encogiendo poco a poco el corazón si se te ocurre deambular entre las tumbas. Entre el cuidado césped, tras las amorosas flores, muchas lápidas aluden a soldados desconocidos, pero otras tantas relatan trágicas novelas completas de final infeliz, con nombres y apellidos, historias con acento alemán, inglés o neozelandés, horrorosas evocaciones de vidas jovencísimas, de muertes tan tempranas.
 

La tumba de un soldado neozelandés, en el cementerio de Souda

 
 
 El camposanto memorial contiene los cuerpos, la mitad de ellos sin identificar, de 1.500 soldados de países de la Commonwealth, que fueron trasladados aquí tras el final del conflicto desde diferentes enterramientos que habían hecho los alemanes por toda la isla. Una comisión de la comunidad británica de naciones está encargada de su mantenimiento, que es ejemplar.
 

Monumento a la colaboración entre los monjes y los soldados ingleses, junto al Monasterio de Preveli

 
En Creta se cuentan y se muestran miles de estampas de heroísmo y represión con la Batalla como fondo, de resistencia frente a los nazis, de monjes ortodoxos refugiando a rebeldes y soldados, señalándoles caminos de huida, albergando arsenales en sus conventos amurallados, relatos que servirían para infinidad de películas bélicas y que de hecho han servido para ello. Pero si uno lee alguno de esos nombres grabados en el mármol fúnebre solo piensa en el horror de decenas de miles de jóvenes muertos por la locura de una invasión muy sangrienta. No hay heroísmo sino pena. No hay nada peor que la guerra, y uno siente la tentación, tal vez un impulso racional, de darle la razón a Boabdil el Chico antes que a esos monjes armados hasta los dientes. Aunque tampoco me cabe duda de que a veces, algunas veces, puede que no haya más remedio, cuando el código que usa el atacante, el único que entiende es el de la violencia. Yo qué sé.
  • Avenger

    Yasas queridos amigos. En Creta te encuentras con la Historia (con mayuscula) a cada paso. En uno de nuestros viajes a Chania en el vestibulo del Casa Delfino, vimos uno de esos encuentros. Alli alojados, estaban una familia alemana, formada por un Señor mayor,su mujer y los hijos y nietos. Su padre habia muerto en Creta entre los paracaidistas de la oleada de asalto; y se encontro con una familia australiana, con un anciano, muy mayor ya en silla de ruedas. Venian ambos de ver las tumbas de sus familiares. El aleman de su padre, al que nunca conocio, y el australiano a su hermano mayor, muerto en Maleme. El anciano australiano, estaba destinado en Singapur, y fue herido en los combates contra los japoneses; tuvo la suerte de estar entre los evacuados, y se entero de la muerte de su hermano de vuelta a Australia. No queria morir, sin despedirse de el. Asi que visito el cementerio aliado. Y aquel dia, se encontro con la familia alemana. Fue todo muy especial, y alli estuvimos presenciando aquel encuentro alejado de todo lo que significa guerra, lleno de tristeza, pero tambien orgullo, cada uno por sus respectivos familiares; antagonistas un dia, pero unidos en el mismo y triste destino. Jovenes vidas que se vieron marcadas y mezcladas por el gran azar de la vida. Y alli estabamos como testigos, viendo como la Historia, no es mas que la mezcla de miles, millones de historias personale e individuales. En otro orden de cosas, es impresionante, gratificador y para estar orgulloso, del cuidado y devocion de los paises con estos cementerios. Nada que ver con por ejemplo, los caidos en Marruecos, cuyo cementerio hace unos aÑos daba lastima, ahora no sabria decir siquiera si sigue en pie. Lo distinto que somos aun en muchas cosas. En fin…. Que no tengamos que ver otro horror igual, aunque la lucha siempre, pero por otras vias, y por otros motivos: que tal contra las injusticias? Un fuerte abrazo.

  • Ulyfox

    Yasas, Avenger! Tienes razón, en pocos sitios se puede sentir la Historia tanto como en Creta. Y de este viaje una de las cosas que más nos ha impactado ha sido el peso de la II Guerra Mundial, al fin y al cabo tan reciente y tan intensa, sobre todo por la terrible Batalla de Creta, hecho histórico que ya me entusiasma como tal. Por todas partes hay recuerdos y monumentos, museos dedicados a ella… Es lo que da estar en un sitio tan transitado entre tres continentes. Un fuerte abrazo para vosotros también. Estamos pendientes de un encuentro! Te llamaré

  • Avenger

    Pues si, lo has dicho la Batalla de Creta, fue uno de los muchos hitos de la terrible II GM. Empezando por el uso masivo de los paracaidistas por los alemanes, y siguiendo con el hecho estrategico, de que precisamente lo duro de las perdidas de esta fuerza, hizo que Hitler no plantera mas su uso; con lo que se frustraron acciones sobre Malta, Chipre u otros lugares del Mediterraneo en manos britanicas, que luego se demostraron vitales. En fin, una vez mas el viejo Mar Mediterraneo y sus riberas, inmersos en guerras y formando parte de la Historia. Para el encuentro cuando querais, un abrazo.

  • Ulyfox

    Pues, Avenger, estate pendiente que te llamaré. También tengo pendiente documentarme más sobre la Batalla de Creta, una de sus muchas batallas de hecho. Abrazos

  • Alcancero

    Hay un excelente libro de Antony Beevor, el de ‘Stalingrado’ y ‘Berlín la caída’ que trata sobre la batalla de Creta, una de las grandes olvidadas de la Segunda Guerra Mundial. Creo que fue el primero que escribió Beevor,aunque aquí se publicó después del éxito de los que he citado antes. Se puede encontrar fácilmente en bolsillo.

  • Ulyfox

    Alcancero, ya estoy detrás de ese libro, en realidad quería habérmelo comprado ya. Caerá pronto. El tema me está interesando, por obvias razones y placeres.
    Un saludo

  • Avenger

    Pues perfecto, y si quieres ayuda en lo de Creta, sin problemas pues tengo documentacion (aunque no mucha) del asunto, sobre todo nautica del lado britanico. Fotos y algunos hechos menores pero interesantes. Estaremos atentos y podemos concretar. Alcancero tiene razon Beevor es un especialista, yo ppude leer el libro sobre Creta, en ingles, pues no encontre ya en catalogo traducido. Espero que haya alguna reimpresion o algo. Lo dicho estamos atentos a vuestra llamada. Un abrazo.

  • Paco Piniella

    Hoy hace nueve años de eso que llamaban armas de destrucción masiva (WMD) ahora estas WMD tienen nombres y apellidos: hipotecas basura y prima de riesgo, esas son las nuevas armas que nos arrasan y que no tienen bandera ni soldados de uniforme, en esas batallas no habrá cementerios colectivos pero si mucho empobrecimiento por un sistema económico que no busca el bien común sino el bien de unos pocos. Salud Ulyfox desde el Mediterráneo andaluz.

  • Ulyfox

    Avenger, ya me he hecho con el libro. Vendrá estupendamente en mi lector electrónico, para pasearlo en nuestro próximo viaje a Creta, ya mismo, puesto que septiembre está a la vuelta de la esquina.Gracias por el ofrecimiento.

  • Ulyfox

    Paco, esta gente son capaces de cargarse a su madre. Me temo que incluso es posible que haya cementerios colectivos. Cada vez más gente está utilizando esa denominación de “guerra económica” para lo que está pasando. Veo un futuro muy feo y triste, así que habrá que beberse pronto ese vino cretense. Salud, y disfruta del Mediterráneo.

  • Carlos

    Lo de los cementerios un ejemplo a seguir sobre todo si se conoce el estado de los cementerios de españoles de Tánger y Tetuán.

  • Ulyfox

    Yo creo, Carlos, que hay una cierta vergüenza entre los españoles por las últimas guerras o aventuras colonialistas en las que participamos, y no digo yo esa vergüenza no esté justificada. Pero desde luego es una injusticia con los fallecidos.