Un largo viaje

Ulyfox | 16 de agosto de 2012 a las 13:38

Tengo parientes en la España de 1939. Para llegar hasta ellos hace falta un largo viaje, y casi no nos están quedando trenes. Qué difícil visitarlos, pero qué fácil resultó el otro día, ante un café, distinguirles la cara como si los estuviera viendo allí mismo, allí delante. Un café compartido con una multitud de primas, hermanas y madre en el sitio más isleño de las cafeterías de San Fernando, en la plaza más isleña, la del Rey, nombre monárquico que alojó recuerdos republicanos en esa mañana cercana.

Recuerdos tristes, muy tristes de tiempos muy duros pero contados entre risas, porque ese grupo de primas, las Muñonas se autodenominan, es así. Salieron evocaciones de madres pundonorosas de la larga posguerra, que respondían con ardides verbales a las preguntas de sus hijos “mamá ¿cuándo vas a poner la comida?” retrasando la respuesta hasta que llegaba la hora de la merienda, y ¡entonces ahí estaba el pan con aceite, lo mejor para merendar! Y el día pasaba en busca siempre de otro mejor.

En aquella mesa de la otra mañana se apareció la terrible historia de tres hermanos, José, Rafael y Antonio, recogidos en el orfanato falangista sin saber que su padre, mi abuelo, había sido fusilado por rojo, los tres sin edad para acordarse de que su madre había fallecido antes en el parto de su hermano más pequeño. Y se relató la transformación milagrosa de esos niños que, ya mayores, eran capaces de cantar con buena voz y de recitar poemas épicos larguísimos a sus familias numerosas, a las que tenían el poder de hacer reír y también llorar con sus gracias y sus dotes de rapsodas sentimentales, ellos genéticamente felices contra todo pronóstico, rodeados de hijos tras crecer sin haber conocido a sus padres, autores propios de su portentoso cambio de destino.

Esos tres niños del 39, mis queridos parientes del pasado, yo creo que son la historia de España. Y a ese tren que va a su memoria ya he subido.

P.S. Naturalmente, la foto no corresponde a los protagonistas de esta historia. Pero las encontraré.

Etiquetas: ,

  • Angelines

    Me encantó y me emocionó mucho el blog de Un largo viaje, pues habrá tantos casos como éste……lo bueno es que se puede recordar con risas, con cariño y con aún mas anécdotas.
    Gracias por compartirlas con los lectores.
    Un saludo. Angelines

  • Ulyfox

    Angelines, me temo que sí, que hay muchos casos como este. No hay nada peor que la guerra. Eso sí, no hay nada tan grande como el ser humano en su capacidad de superarlo todo, siempre que se tenga el genio y la compañía adecuadas.
    Un saludo