Durrell, otro regalo

Ulyfox | 27 de agosto de 2012 a las 0:47

Fuente turca en la calle Sokratous de Rodas

 

Ayer traía el suplemento Babelia de El País un maravilloso artículo de Jacinto Antón ( http://cultura.elpais.com/cultura/2012/08/23/actualidad/1345723266_009314.html )sobre una de las últimas novedades de la editorial Edhasa: la Trilogía mediterránea de Lawrence Durrell. Eso quiere decir ni más ni menos que poner en un solo tomo los tres libros que escribió el novelista y poeta inglés de espíritu griego sobre tres islas en las que vivió largo tiempo: Corfú (La celda de Próspero), Rodas (Reflexiones sobre una Venus marina) y Chipre (Limones amargos). Tres obras espléndidas, brillantes y luminosas, que yo tengo ya la suerte de poseer juntos gracias a un reciente, espléndido e impagable regalo (ah0ra que caigo: di por supuesto que era un regalo cuando me lo trajeron) de Ricardo y Cana, dos amigos en el espíritu helénico, ya hermanos de luz aun con tan poco tiempo.

De este Durrell comencé y terminé sin mucho entusiasmo Justine (ya sé que entre mis múltiples tareas pendientes tengo la de retomar el Cuarteto de Alejandría) y tengo como una de mis guías su obra Las islas griegas. Hace tiempo ya me zampé La celda de Próspero (que ya estoy releyendo y disfrutando aún más), después de nuestra primera visita a Corfú, y hace apenas dos meses leí precisamente Limones amargos, pero es un gozo enorme tener entre las manos este grueso volumen, lleno de vivencias y de poesía, repleto de amor forastero por el pueblo griego, una extraordinaria mirada inglesa, de esos ingleses dominadores pero también amantes de los sitios donde gobernaban. Nunca agradeceré bastante el regalo. Del otro Durrell (su hermano Gerald) siempre reviviré los inmensos ratos pasados con su trilogía de Corfú, sobre todo el primero de la serie, el divertidísimo, recomendable y grande Mi familia y otros animales, que leí precisamente en esa isla tan griega, tan veneciana y tan inglesa a la vez.

¿Qué queréis que os diga? Es impagable la cantidad de impulsos que estamos recibiendo desde que empezamos a trabajar en la guía de Creta: una agenda Moleskine, un gran bolígrafo Faber Castell, la bibliografía facilitada por Ricardo y Cana, una cena de ánimos, vinos y besos previa… Una colección de amistades en su forma más pura, una avalancha de buenos deseos de seres voluntariosos en la misma fe de que nuestro trabajo salga bien, y que estoy seguro se sentirán igual de contentos cuando el resultado vea la luz. Ellos serán, en buena parte, coautores.

  • Angie

    Hola, nada de disculpas, es un placer leer el amor con el que te refieres a esas islas maravillosas. Gracias porhacernos compartirlo.
    Esperamos esa guia con ansiedad.
    Saludos y que sigan los buenos viajes.
    Angelines

  • Ulyfox

    Pues gracias, Angelines. Perseveraremos en nuestra obsesión. Estamos a menos de una semana de volver a Creta, así que no tenemos (ni queremos) más remedio. Saludos

  • ana

    Leí el otro día el artículo y, por supuesto, me acordé inmediatamente de vosotros. Ya me lo he apuntado para futuras lecturas.
    Y como dice Angie, no te disculpes. Nosotros tenemos la suerte de disfrutar de esa islomanía que os aqueja.

    Besines a los dos!

  • Ulyfox

    Ana, vas a disfrutar. Yo estoy releyendo el primero de los volúmenes de la Trilogía, y aún tengo por descubrir el segundo, ‘Reflexiones sobre una Venus marina’ sobre la preciosa Rodas. ¡Qué maravilla de títulos! Durrell tiene un amor tan distanciado y sereno a Grecia… Y hoy también he leído que va a salir en septiembre un libro con artículos de Márkaris sobre la crisis griega. Me lo apunto también.
    Besos para vosotros dos también! (o a los tres)
    Ah¡ y lo de las disculpas yo creo que en realidad era para saber si había alguien al otro lado.

  • MANOLO

    Queridos amigos, no admito disculpas. En estos tiempos de medicocridad generalizada, el que compartais con nosotros el entusiasmo, la emoción y el sentimiento es un autentico regalo.
    Desde hace tiempo he tenido claro que cada uno de nuestros paraisos está en nuestro interior, pero que necesitamos de paisajes, personas, historias, culturas… que nos los simbolicen, y afortunadamente vosotros habeis encontrado los dos juntos y esto si que es importante, algo mágico que os ancla en una isla de hedonismo envidiable y fructifero.
    Creo saber que seguir el hilo incansable de Penelope debe ser complicado, pero seguro que como Ariadna, sabe salir de este laberinto frustrante de la realidad y hallar la luz de la salida.
    Os commino a seguir compartiendo vuestra felicidad.
    Un beso
    Manolo

  • Ulyfox

    Manolo, muchas gracias por tus palabras. Dice también Lawrence Durrell en ‘La celda de Próspero': “Otros países pueden ofrecer descubrimientos en costumbres o en historia o en paisaje; Grecia ofrece algo más difícil: el descubrimiento de uno mismo”. Fíjate, y nosotros no sabíamos que lo había escrito el inglés, pero pensábamos lo mismo desde hace mucho tiempo.
    El hilo de Penélope es complicado de seguir, efectivamente, pero es un reto apasionante, también.
    Besos

  • Ricardo y Encarna

    Desde la Alcarria de Don Camilo leemos emocionados tus comentarios sobre “tu regalo de cumpleaños” y nuestra reciente amistad.Nosotros también opinamos lo mismo sobre vosotros.Desde que leí en Rodas el libro sabia que lo disfrutarías pagina a pagina y que te sentirías identificado con la mirada de Durrell y su islomania.Que verdad es ,que cada uno busca su propio paraíso,ese lugar donde tu cerebro quiere estar,sin preguntarle al resto del cuerpo cuando ya no puedes mas con el día a día,puedes querer ir solo o acompañado,depende del momento pero es un lugar recurrente en nuestra cabeza.Para vosotros casi siempre es Grecia y en especial Creta.Gracias a querer compartirlo ,sin quedaros casi nada para vosotros,Cana y yo encontramos este verano en Halki nuestro paraíso cercano y estaremos por eso eternamente agradecidos;Muchos no sabrían apreciar,ese Mediterráneo en estado puro ,esa luz,ese color del agua eternamente en mi memoria,ese puerto y ese “nada que hacer” que preocupa a tantos……o tontos,pero vosotros desde esa primera mágica comida en que nos conocimos ya supisteis que podíais “mandarnos” sin problemas.Solo desearos un buen viaje,fructífero en encuentros,vivencias y un poco de descanso en vuestro paraíso particular…y que lo sigáis compartiendo con nosotros.Besos a los dos y nos vemos a la vuelta.

  • Ulyfox

    Sí, Ricardo y Encarna, nos veremos a la vuelta. Ya no queda casi nada. Es verdad que los paraísos son de cada uno, es difícil compartirlos con mucha gente, pero siempre hay un grupo de gente con afinidades, con intereses y sentimientos parecidos. Para nosotros fue una alegría encontrar algunos así, tan cerca, en Cádiz. Los hay y gracias al blog hemos establecido contacto. Os reitero las gracias por el inmenso regalo durrelliano, de disfrute eterno.
    Y por supuesto, que lo paséis muy bien en La Alcarria, con su miel y todo