Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Algo más que un cuchillo

Algo más que un cuchillo

Ulyfox | 21 de noviembre de 2012 a las 1:13

Tenía ganas de tenerlo. Es como si un afán inexplicable me llevara a poseer cosas de Creta. No sé qué poesía o grandeza puede esconderse en un cuchillo, en un simple cuchillo artesano cretense. Sé que tienen fama y que en Chania hay una calle de los cuchilleros. Quizá solo por eso quería tenerlo. Es precioso, con una hoja brillante en la que está grabado un mapa de Creta y un poema que, lamentablemente, no puedo traducir. Y un mango de madera de olivo que se remata dividido en dos, como marca la tradición. Lo compré en ‘Armenis’, la tienda más afamada de la calle Sifaka de La Canea que lleva el nombre del artesano, y en cuyo interior se amontonan las joyas de acero afilado, y también las figuritas de Eleftherios Venizelos, el gran político cretense, como la que se ve en la foto de arriba.

Vista de los arsenales venecianos en el puerto de La Canea,

Y estoy contento con mi cuchillo artesano. Y lo utilizo en la cocina. Cuando con él corto tomate o pico cebolla, ejecuto el ritual de entonar a la vez algún estribillo fácil de Nikos Xylouris y el hechizo se completa. Con ese conjuro, estoy de nuevo junto a la muralla bizantina, o en el barrio de Splantzia bajo el minarete, o sentado en la taberna Monastiri comiendo unos huevos fritos con staka, que ojalá supiérais lo que es, para que el recuerdo os resultara tan jugoso como a mí. Y a lo mejor, más que un cuchillo es una varita mágica, una llave del tiempo, un billete hacia el mar de Libia, una clave para llegar al laberinto y salir de él.

Mi cuchillo cretense, en mi cocina.

Lo tengo y con él tengo mucho más que un cuchillo (majeri, en griego).

  • Avenger

    Yasas amigos. Casualmente nosotros en nuestra primera visita compramos un par de cuchillos, uno para mis padres y otro para mi suegro. También en Armenis. Cuando fuimos, no había muchos compradores (en realidad no había nadie) y nos estuvieron ensañando los cuchillos, las fotos familiares, etc… todo fué muy divertido y sobre todo como siempre en esa tierra fueron muy amables. En esa misma calle al final (o al principio viniendo desde el Arsenal) esta “To Adespoto”, un jardincillo con una comida y unos parroquianos geniales. Nosotros estuvimos el día de los cuchillos a la hora del almuerzo, no había nadie y nos atendieron de maravilla. Volvimos dos días después a cenar, y estaba repleto, sólo de griegos, eramos los únicos “guiris”. Pero se habían “quedado con nuestra cara” y nos buscaron de inmediato una mesa, que colocarón justamente donde se podía ver perfectamente al grupo de cantantes que amenizaba la cena. Fué magnífico. Desde entonces lo tenemos entre nuestros favoritos, como “Ta Neoria” o “Antigoni” en el puerto, allí al final, cerca de los Arsenales. Y a todo ésto, que hemos comprado cuchillos para casi todos, nosotros no los tenemos….. habrá que remediarlo en una próxima visita a Chania. Hoy nos la has acercado un poco más. Se echaba de menos, un fortísimo abrazo.

  • Alondra

    Qué maravilloso es llenar las cosas de vida, de recuerdos, de sensaciones, que hacen que al final, lo que para los demás no es sino un simple cuchillo, para uno sea un billete para viajar a momentos mejores..

  • Ulyfox

    Yasas, Avenger! Me alegra haberte traído recuerdos e imágenes de la impar Chania (a mí me gusta más decir La Canea). La verdad es que llevaba tiempo queriendo comprar el cuchillo,y ya lo tengo. Corta bien y sirve bien para evocar. Tienes que volver a comprarlo. Nosotros estamos pensando seriamente en volver en enero, si aún nos quedan vacaciones. Recuerdo To Adespoto. No hemos comido allí, pero cerca está otra tabernita que os recomiendo ‘To Doloma’, con excelentes flores de calabacín, buen vino y mejor rakí. Hay tantos sitios buenos para comer allí…
    No podemos evitar sentir siempre la nostalgia de Creta.
    Fuerte abrazo para vosotros.

  • Ulyfox

    ¡Alondra, cómo me gusta oír tu canto! Es verdad que las cosas son mucho más que su apariencia o su tacto. Este cuchillo es especial, para mí al menos, como tantas cosas traídas de allí, muchas menos de las que desearía: por ejemplo, raki o aceite. En fin… un beso.

  • Avenger

    Gracias Uly. Si nos has hecho recordar, también nos gusta nombrar Chania como La Canea, de hecho entre nosotros cuando hablamos decimos La Canea; esta denominación, nos lleva a tiempos pasados, a comercios, a Mediterráneo antiguo, a mezcla de Venecia y Estambul. Donde la sabiduría y el conocimiento se movía junto a especias, joyas y mercancias. A ese pasado que todavía se siente en La Canea, en Creta. Ya tenemos apuntado el nombre de “To Doloma”, lo conocemos “de vista”, como se dice por aquí, pero no hemos estado. La verdad es que ya a vece, vamos “tiro hecho” a los sitios de costumbre, donde somos casi familia. Pero te aseguro que esperamos la guía para ver nuevos sitios…. Un abrazo enorme de nuevo.

  • Ulyfox

    Avenger, también nosotros hasta ahora íbamos casi siempre a los mismos sitios, donde nos conocían y estábamos como en casa, pero el trabajo en la guía nos ha obligado afortunadamente a probar muchos sitios diferentes. Y agradecidos. Hemos descubierto sitios fantásticos de todos los precios. Y nos han dejado con ganas de volver. Abrazo.