Indignos (esta vez no hay fotos)

Ulyfox | 1 de junio de 2013 a las 1:27

Se suben el sueldo a nuestras espaldas sufridas, los pillamos, dicen uy perdón, en qué estaríamos pensando, vale ya lo devolvemos, pero tampoco es para ponerse así, no es tanto dinero. Sus jefes, nuestros representantes, todos ellos, de todos los colores, se rasgan las vestiduras y hacen como que no lo sabían. Hay que ver, hay que ver cómo son nuestros chicos, dicen, qué malos y qué taimados. Ya lo van a devolver, menos mal.

¿Y ya está? ¿El presidente del Parlamento andaluz que se firmó con unos cuantos portavoces una especie de autoconvenio colectivo muy favorable, a escondidas vergonzantes de sus votantes va a seguir siendo presidente del Parlamento andaluz? ¿va a seguir asistiendo a actos, entregando medallas, dando turnos de palabra, pronunciando discursos sobre la democracia, ganando un pastón sacado de los impuestos de quienes no robamos, de quienes sufrimos bajadas de sueldo, de quienes hemos sido estafados? ¿Los portavoces de partidos de derechas, de centro, de (dios mío) izquierda, que decidieron que ganaban poco cuando todos ganamos menos y se aumentaron las dietas van a seguir cobrando de nuestro dinero? ¿seguirán asistiendo a la Cámara sin que se les ponga la cara colorá siquiera? ¿nadie de sus jefes les va a hacer subir los colores? Griñán, Díaz, Jiménez, Zoido, Valderas, Cayo ¿dónde estáis?

Deben ir, sin más tardanza, todos al paro. Ya están tardando. Indignos de nuestro voto, de pisar la cada vez más desprestigiada arena parlamentaria. Indignos de sentarse ni un minuto más en ese escaño que debería ser sagrado. No hay excusa. Queremos saber sus nombres, publicar sus caras, señalarlos con el dedo, someterlos al escarnio público, y al final, condenarlos al ostracismo.

Se me olvidaba que esto es un blog de viajes.

  • Juan

    Hacía tanto tiempo que no leía nada tan real y denunciante como lo que hoy nos publicas que me has reconfortado. Escarnio, oprobio público, tan solo se quedan como mal menor en estos tiempos de desvergüenza total. La desfachatez rampante campa a sus anchas, en medio el tiberio popular apenas puede alcanzar a comprender nada. Todo muy vergonzante.
    Me pregunto qué hará falta para que un político dimita.
    Pero la esperanza de que todo se revierta por la presión ciudadana no se pierde, al contrario va a más aunque a veces parezca solo latente.
    Saludos mundiales.

  • Batuka Salada

    O tal vez…..incautos!(pero con fotos en nuestra memoria)

  • Ulyfox

    Saludos a ti, Juan. Ojalá sea verdad que la presión popular arregle esto. Los señores del poder confían en que en tres días se olvide todo siempre. Para mí, gente que actúa como los parlamentarios andaluces no merecen seguir en sus cómodos cargos, y me temo que no pasará nada. Tienen que irse todos, están lejos de la realidad del pueblo, solo en su miserable mundo de intereses. En fin, es una pena.

  • Ulyfox

    Batuka, quizá la amistad sea una de las cosas que nos salve.
    Besos

  • Avenger

    Hola Uly, creo que el refugio de la anterior cronica es lo que necesitamos para estar a salvo, a resguardo de estos, que nos estan haciendo tanto daÑo. Esto se derrumba como lo hicieron las torres, de seguir asi y el estruendo que conlleva no nos gusta nada. Si estos politicos (?) Siguen asi, van a conseguir sacar a kla fiera del populismo y puede que algo tal vez peor. Asi que me parece oportuno buscar ese refugio ahora.Un abrazo.

  • Ulyfox

    Algunas veces, Avenger, uno no encuentra refugio para ciertas indignaciones. De cualquier forma, el viejo refrán de “ojos que no ven, corazón que no siente” es muy apropiado. Y desde luego, Paxos es el refugio perfecto, como otras islas que tú conoces.
    Abrazo

  • antoniodlr

    Días atrás leí un artículo sobre un hombre libre, sobrio y por tanto feliz. Cuando lo terminé de leer, miré la firma del autor. Y claro, no podía ser otro. Volví a leerlo, recreándome en todo lo que nos contaba Pepe Mújica. !Que gran político, coño!, pensé. Yo quiero unos cuantos como éste. Que alejado de la chusma que nos mal gobierna.

  • Ulyfox

    Antonio, las cosas que decía Mujica nos ponían a todos de acuerdo. Las que hace, también. Para mí, fue un gusto estar allí, y comprobar que no todos los políticos son iguales, aunque la mayoría de los que estaban en ese lugar pertenecen a la categoría ‘iguales’. Cosa que ya sabía, pero que no había comprobado. Si acaso, hace dos años, cuando recibimos a Lula en el mismo escenario. Un gran hombre, me pareció.