Gibraltar es peñón

Ulyfox | 12 de agosto de 2013 a las 13:33

Como viajero gozador, os podéis imaginar la gracia que me hacen las fronteras. Todas son un incordio, y algunas una simple forma de sacar dinero en forma de visado. Celebré tanto por eso la eliminación de barreras y la libre circulación por Europa, nuestra casa histórica al fin y al cabo. No he estado nunca en Gibraltar, y aún diría que no me llama la atención, pero sí he podido disfrutar con su enorme presencia verde y gris cerrando la Bahía de Algeciras, imponente al bajar de los puertos que nos traen desde Tarifa, y su aire de verdadera columna de Hércules si se viene desde la provincia de Málaga. También su presencia de promontorio avanzado apuntando a Africa, allá a lo lejos en los días claros desde las alturas de Castellar viejo, y su silueta apuntada emergiendo del mar si se mira desde el otro lado, en la kashba de Tánger.

Todo lo demás es juego político: un gobernador valentón que arroja bloques de hormigón, un gobierno en apuros que ve la ocasión perfecta para armar un escándalo y se hable menos del verdadero problema nacional, y un azuzar no sé qué hormonas patrioteras en uno y otro lado, olvidando que siempre, siempre, los verdaderos son los asuntos de la gente, habitantes del Peñón o del Campo de Gibraltar. Y la terrible mentalidad colonialista que nos lleva a proclamar sin pestañear que no se puede consentir en la Europa del siglo XXI que haya una colonia extranjera en territorio nacional. Como diciendo: sí se pueden consentir los numerosos ejemplos de colonias en otros continentes, porque naturalmente la potencia colonizadora somos nosotros. En todos los conflictos hay intereses que desconocemos pero en este caso muchos los podemos intuir. Tan natural debe ser tener ciudades inglesas en España como españolas en Africa, tendería a pensar la mente lógica, tan proscrita en estos asuntos de las entretelas carpetovetónicas. Por no hablar del islote de Perejil, tan fundamental para el honor patrio.

¿Qué hacemos con los miles de gibraltareños que quieren ser ingleses? Yo lo único que quiero es llevarme bien con ellos, y a ser posible, que no sean un refugio de dinero sucio. Todo lo demás se puede hablar, al menos conmigo. Oigo hablar a los yanitos con ese acento andaluz tan fuerte como el mío y no se me ocurre ningún motivo para pelearme con ellos. Qué queréis, siempre me ha podido la palabra.

  • Paco Piniella

    Grandes cortinas de humo para la prensa española comprada y necesitada, eso es todo,…

  • Ulyfox

    Lo mismo pienso, Paco. No obstante, creo que, excepto entre su permisivo público habitual, esto no les va a servir para distraer la atención. Espero.

  • Angie

    Comparto totalmente contigo esa opinión. La palabra es lo que nos queda.
    Un abrazo y tambien para Penélope.
    Angie

  • Ulyfox

    Angie, encantado de saber de nuevo de ti. Que no nos quiten nunca la palabra, y que tengamos siempre pensamiento para darle cuerpo. Abrazo también para ti.