Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Las alegrías de la guía

Las alegrías de la guía

Ulyfox | 2 de noviembre de 2014 a las 21:33

Una mañana radiante en Kato Zakros desde los apartamentos Terra Minoika.

Una mañana radiante en Kato Zakros desde los apartamentos Terra Minoika.

La Canea, septiembre de 2014.

La Canea, septiembre de 2014.

Antes de volver a Creta este pasado septiembre fantaseábamos con la idea de ir paseando por alguna de sus ciudades, pueblos o playas y encontrarnos de pronto con alguien que llevara nuestra guía (ya sabéis, esta: http://www.anayatouring.com/Guias/creta/ ) y presentarnos como los autores, y comentar cosas, y contar nuestra historia, y si hiciera falta dar algún consejo sobre la marcha, y preguntarles temerosos si les había gustado… ¡Pues nos pasó! Y no una sino dos veces.

 

Cenando en el Glossitses de La Canea con Isabel y Santiago, dos de nuestros lectores.

Cenando en el Glossitses de La Canea con Isabel y Santiago, dos de nuestros lectores.

Bien es verdad que una de ellas ya la teníamos preparada. Una pareja de León, Isabel y Santiago, nos escribió hace un tiempo diciéndonos que habían comprado la guía y que se iban a Creta con ella. La feliz casualidad era que coincidía su estancia con la nuestra, así que nos citamos en La Canea en lo que luego resultó una hermosa y larga velada de charla, vino, mejillones, pulpo y sardinas que empezó en una cervecería del puerto, continuó en el maravilloso restaurante Glossitses con la especial atención de su dueño, Christos, y finalizó en el hotel Helena, que coincidentemente también compartimos. Isabel y Santiago parecían encantados con Creta y excuso deciros que eso no nos sorprendía en absoluto. Comentamos la belleza de la isla, la amabilidad de sus gentes, la excelencia de su acogedora hostelería y nosotros participábamos en la conversación con la complacencia de quien oye hablar bien de los suyos. Naturalmente, de aquello derivó un gran deseo de devolver la visita en León. Seguro.

El otro encuentro fue una deliciosa sorpresa en uno de nuestros lugares favoritos de Creta, Kato Zakros, en el extremo oriental, en donde pasamos dos noches invitados por Stella e Ilías, los afortunados dueños de los aparatamentos Stella y Terra Minoika, un paraíso que es como un compendio de la isla con su playa, sus olivares, su garganta, sus tabernas y su importantísimo palacio minoico en unos pocos cientos de metros cuadrados. Esa noche habíamos ido a cenar a la Taberna Nostos porque habíamos resuelto despedirnos del lugar con una kakaviá (suprema sopa de pescado). El dueño, el charlatán Christóforo, ya nos conocía de anteriores ocasiones y había visto también la guía, al igual que sus hijos Angelikí y Kostas. Cuando la hija nos vio llegar nos dijo: “Os tenemos una sorpresa”, sin añadir nada más. Pero al entrar en la preciosa terraza junto al mar vimos en una mesa la inconfundible portada roja del libro, y sentados ante ella a una pareja muy joven. “¡Ah, mira!”” exclamó Penélope, y la argentina Alfonsina y el catalán Charli volvieron la cabeza y nos sonrieron. “¿Sois vosotros los autores?”, preguntó el joven, y nos explicó que habían estado almorzando y que Christóforo les contó que estábamos allí y que por la noche iríamos a su taberna. Y nos esperaban, y nos dieron la satisfacción de decirnos que estaban en ese pueblo y esa taberna, precisamente porque la guía lo recomendaba.

Cantando con Christóforo en su taberna, Nostos, en Kato Zakros.

Cantando con Christóforo en su taberna, Nostos, en Kato Zakros.

El zalamero dueño apareció entonces y volvió a hacer las presentaciones. Y eso dio lugar, naturalmente, a una cena enorme de sabrosísima sopa, y vasos de rakí prolongados. En un momento dado Christóforo contó que su hija se casaba en diciembre, y que había puesto dos condiciones para la boda: que, en contra de la costumbre, no hubiera pistolas ni disparos al aire, y que, otra tradición, Angelikí no tuviera que bailar con todos y cada uno de los parientes y amigos del novio. Y que a cambio, él iba a cantar en la boda. “Porque yo soy cantante -dijo- y tengo varios premios”. Ahí me vine arriba, tal vez por el abundante rakí, y le entoné un estribillo griego para ponerlo a prueba: “An zimizís t’oniró mou, se perimeno narzís…“, que no es otra que la versión original en griego del gran Mikis Theodorakis de la Luna de miel que luego cantaron en español Gloria Lasso y Paloma San Basilio: “Ya siempre unidos, ya siempre, mi corazón con tu amor…“. (Aquí os podéis hacer una idea de lo bien que suena en griego, por Yiannis Parios en el auditorio de Likabitos, casi en el cielo de Atenas:  https://www.youtube.com/watch?v=L7W_s5oZiH8  ). Christóforo recogió el guante y los dos completamos la estrofa enlazados por los hombros. Y luego siguió también un trozo de Ítane mia forá de Nikos Xylouris, y un amago de Los niños del Pireo. Por supuesto, después de los cantos regionales y de la exaltación de la amistad, nos invitó a la cena.

Otra tarde más en La Canea.

Otra tarde más en La Canea.

No habían terminado las alegrías proporcionadas por nuestra pequeña pero bienamada obra. Ya en La Canea, nos llegó que el dueño de la librería Mediterráneo, en el puerto veneciano, quería hablar con nosotros de la guía, que se vendía en su establecimiento y que le había gustado mucho. Y era verdad, puesto que después de comentar lo que él entendía como cualidades del libro, nos hizo una sorprendente propuesta: que era una pena que sólo estuviera en español, a fin de cuentas un idioma minoritario entre los visitantes de Creta, y que estaba dispuesto a traducirla a otros idiomas más usados como el inglés, el alemán, el italiano o ¡el ruso!, que la traducción y la distribución correrían por su cuenta… Lo paramos, claro, eso no dependía de nosotros, sino de la editorial. Insistió en que lo pusiéramos en contacto con ésta… y ahí estamos: la propuesta está en manos ahora del director general de Anaya Touring. No creemos que llegue a buen puerto la cosa, pero ¿quién sabe?

La Canea, veneciana y turca, la joya de Creta. Para daros las gracias.

La Canea, veneciana y turca, la joya de Creta. Para daros las gracias.

Y lo último, no os canso más, ha sido a nuestra vuelta. Nuestra querida editora Ana López nos comunicó hace unos días que la guía está ¡AGOTADA! y que están pensando en una reimpresión para finales de año. No hay ejemplares en sus almacenes, pero seguramente sí quedarán en los puntos de venta. De todas formas, según ella es algo inusual para un destino como Creta, en el que los comerciales de la compañía no confiaban. Afortunadamente, sí confiaron los que más saben: el hasta hace muy poco director de Anaya Touring, Pedro Pardo (vaya usted a saber por qué dejó en manos de un desconocido la escritura de esta guía…)  y la propia Ana. ¿Qué más podemos pedir en apenas siete meses de vida de esta modesta obrita? ¿Cómo os podemos dar las gracias?

  • Avenger

    Yasas amigos, que alegría no? Y sobre todo la especial felicidad de que los lectores/usuarios de la guía hayan podido disfrutar de vuestra compañía en Creta, que bueno ha tenido que ser ver el resultado de vuestro trabajo sobre el terreno. Que bueno todo, nos alegramos enormemente por vosotros, y brindaeremos, brindaremos por ese éxito, esta vez ya la definitiva, sin trabajos ni cortapisas. Un fuerte abrazo y quedamos en vernos.

  • Ulyfox

    Pues sí, Avenger, han sido varias las alegrías que nos ha proporcionado la guia, que por otra parte no ha hecho más que dárnoslas desde que entró en nuestras vidas. En muchos momentos, en Creta, ha sido emocionante. Los pequeños grandes placeres.
    Espero tu llamada, por cierto
    Gran abrazo!

  • isabel

    ¡Qué alegria vernos en tu blog, Manolo! ¡Y enhorabuena por el éxito MERECIDO de vuestra guía! En las caras se refleja que disfrutamos muchísimo nuestras vacaciones en Creta, organizadas con la ayuda de vuestra guía y del blog. Y como final, ¡conoceros en La Canea! Gracias por vuestra amabilidad, disponibilidad, cercanía y simpatía. Y por aconsejarnos para el último día que nos quedaba, recorrer la garganta de Samaria (¡maravillosa!). Un fuerte fuerte abrazo para ti y para Carmen. ¡Os esperamos!
    Los de León (Isabel y Santiago)

  • Ulyfox

    Isabel y Santiago, ya sabéis que iremos a veros. Es cuestión de buscar y encontrar los días. Para nosotros también fue una (bueno, en realidad fueron dos) velada estupenda, llena de charla y risas. Muchas gracias por vuestra atención a nosotros y a nuestro trabajo. A ver si sale ese proyecto de la traducción… es difícil, yo diría que casi imposible que la editorial le preste atención a esa idea, pero bueno…
    Otro fuerte abrazo para vosotros de dos gaditanos medio cretenses!
    Por cierto, que ya sabíamos nosotros que os iba a gustar Samaria. Es hermosa. Agotadora pero hermosa.

  • Ana Lopez

    ¡Qué gusto verse retratados de esta forma Ulyfox!
    Un besazo grande para Carmen y para ti e id preparando ya la 2ª edición de la Guiarama de Creta, ja ja ja

  • Ulyfox

    Ana, ya sabes que estamos dispuestos a todo. A tus órdenes siempre para lo que gustéis ordenar desde esa prestigiosa editorial.
    A ver si nos vemos pronto.

  • Pedro Pardo

    De Creta solo tengo recuerdos estupendos; incluso del accidente de moto que sufrí allí (el único en toda mi vida) solo retengo lo bueno: una furgoneta se estrelló contra nosotros a la salida de una curva, salimos disparados por el aire y fuimos a dar a un mullido campo de césped. Ni un rasguño. La moto, siniestro total. Esa noche nos emborrachamos, celebrando la buena suerte, con retsina, un vino que huele a pino, sabe a diablos y te deja un rastro de migrañas que dura varios días. Castigo de Dionisos, por mezclar las cosas.
    La vuestra es una guía que entra en la categoría de “autor enamorado” (hay varias: de “autor funcionario”, de “autor enterado”, etc.). El atributo suele ser el de la asunción de un punto de vista que trata con cariño todo lo que ve. Me gustan esas guías.
    ¿No hay stock? Vaya, eso ha ido mejor aún de lo que me esperaba. Pues enhorabuena y un fuerte abrazo a los dos.

  • Ulyfox

    ¡Pedro, qué alegría saludarte! Desde luego, no podemos ni queremos negar que pertenecemos a esa categoría de “autores enamorados”, e incluso propagandistas declarados de Creta y de toda Grecia.
    ¡Y qué buena forma de celebrar la suerte de no sufrir ni un rasguño! Es evidente que Zeus os miró con buenos ojos, como suele hacer con los que visitan con la mejor de las voluntades la casa donde nació ese dios.
    Gracias, sobre todo por la confianza y un fuerte abrazo también a vosotros dos.