Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Paleokastritsa, atacada

Paleokastritsa, atacada

Ulyfox | 8 de diciembre de 2019 a las 21:37

DSC_0933

Calas de Paleokastritsa a primeras horas del día.

Calas de Paleokastritsa a primeras horas del día.

A pesar de todo lo que vais a leer, Paleokastritsa es un lugar hermosísimo, uno de los más bellos de Corfú. Una sucesión de pequeñas calas bordeadas de cipreses con un agua limpísima, casi aérea. A pesar de todo, si uno viene muy temprano, es posible contemplarlo en toda su única belleza, sólo con el verde oscuro de sus cuevas y la calma de su superficie, mientras el personal de los servicios de playa acomoda hamacas y sombrillas.

Vista general de la playa, ya llena de gente.

Vista general de la playa, ya llena de gente.

Pero luego… luego llega una invasión humana insoportable. El aparcamiento se llena y los autocares entran y salen como en caravana después de desembarcar cientos de grupos de todas las nacionalidades y condición, cada uno compuesto por decenas de familias o parejas coloridos y normalmente ruidosos, que en seguida hacen cola para subir a bordo de pequeñas embarcaciones que los llevan a recorrer los alrededores, entrar en cuevas y asustar a los peces (y a algunos viajeros, pocos, más tranquilos) con sus chapoteos y gritos.

Turistas en barca visitando las cuevas.

Turistas en barca visitando las cuevas.

Las idílicas playas se convierten en un gallinero alborotado, el sonido de los motores destroza la obligada serenidad que debería tener el sitio, y los humanos en tribu desordenan tumbonas, cojines y sillas. Incomprensiblemente para mí, miles de personas parecen encontrarse a gusto así.

DSC_0942

El azul del agua de Paleokastritsa es como un imán irresistible.

El azul del agua de Paleokastritsa es como un imán irresistible.

A veces, volver a los sitios que uno recordaba paradisíacos provoca horror y mucha tristeza… En 25 años, el ser humano ha tenido tiempo de destrozar muchos de ellos. Claro que existe la opción de volver en invierno, pero entonces el sol no brilla, y la deseada brisa se convierte en molesto temporal. Y no hay cuerpo que desee sumergirse en sus aguas.

20190726_141043 20190726_140450

La subida al monasterio es una sucesión de panoramas.

La subida al monasterio es una sucesión de panoramas.

Nosotros aún tuvimos el ánimo de emprender el empinado camino hacia el monasterio que corona uno de los promontorios, y eso nos trajo un poco de calma. Mucha menos gente se animó ese día, y pudimos contemplar las vistas del camino de ascenso (hay pocos azules como el de sus aguas divisadas desde arriba), y solazarnos con la relativa tranquilidad del modesto y bonito complejo monacal, con las flores de su patio y con la ausencia de multitudes.

20190726_143322 20190726_132728 20190726_132630

Abajo seguía la marabunta, su fuerte rumor llegaba hasta arriba. Tuvimos que volver, algo había que comer. Y fue un tentempié en un bar de playa con pinta de provisional, en el que aún nos dio tiempo a contemplar y escuchar la insólita escena en la que una exigente familia italiana pretendía que el asombrado camarero les dijera ¡con qué ingredientes cocinaban allí la salsa boloñesa de los espaguetis que se ofrecían en la carta…!

Arriba en el monasterio la tranquilidad daba el contraste sereno.

Arriba en el monasterio la tranquilidad daba el contraste sereno.

La vuelta a Corfú capital con la promesa de ropa limpia, calles venecianas y una cena en un restaurante agradable fue como un bálsamo…

  • Carmen

    Algo así nos pasó a nosotros. Nos alojábamos en la playa de Paramonas. Un lugar tranquilo, familiar y con poca gente. Decidimos ir a una playa más turística y con más fama de bonita. Cogimos el coche y después de recorrer una estrecha carretera llena de curvas, por la que solamente cabía un vehículo, llegamos a Agios Gordios. Ni siquiera salimos del coche. Vimos tal cantidad de sombrillas y hamacas, tiendas y apartamentos, que huimos a toda prisa. La sosegada Paramonas nos pareció un lugar privilegiado, un bálsamo total, como a vosotros.
    Saludos

  • Carmen

    Ahora, eso sí. ¡Vaya fotos! y ¡qué mar más bonito!

  • Ulyfox

    Sí, Carmen. Paleokastritsa no tiene la culpa. Y su belleza, a pesar de todo, se impone. Pero da mucha pena tanta hermosura que la gente se deja por apreciar…