Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Acrocorinto, las tres murallas del Peloponeso

Acrocorinto, las tres murallas del Peloponeso

Ulyfox | 23 de febrero de 2020 a las 19:35

Acrocorinto domina desde su altura buena parte del Peloponeso norte.

Acrocorinto domina desde su altura buena parte del Peloponeso norte.

Acrocorinto vendrá a significar la parte más alta o la punta de Corinto, como Acrópolis significa la punta de la ciudad. Y si la de Atenas está alta, la de Corinto sí que hace honor a su nombre. Esto sí que es una fortaleza. Ahí arriba, a casi 600 metros sobre la llanura y el mar, una verdadera atalaya que domina buena parte del Peloponeso norte.

Acrocorinto, con sus tres murallas.

Acrocorinto, con sus tres murallas.

Hasta el verano de 2019 sólo había avistado desde la humildad del terreno llano esta imponente edificación compuesta de tres anillos fortificados. Pasando de camino hacia Nauplia, o hacia Patras varias veces la habíamos mirado como debían mirar sus altos muros los sitiadores desesperados, con una mezcla de admiración y estupor.

20190812_132818

Antes de entrar, una subida empinada y resbaladiza.

Antes de entrar, una subida empinada y resbaladiza. Arriba, ante la primera puerta, y abajo la segunda.

Así que esa vez, que teníamos tiempo, era forzoso parar, ascender a ese nido de águila. Es verdad que la carretera de acceso es sinuosa y no demasiado ancha, pero lleva casi hasta las mismas puertas del castillo que fue construido en la antigüedad más remota y reformado o reforzado por todas las civilizaciones que han pasado por ese lugar, o sea griegos, romanos, bizantinos, venecianos, otomanos… Muchas, dado que está en un paso casi obligatorio para acceder al Peloponeso, poco después de Corinto.

Entrando al segundo anillo amurallado.

Entrando al segundo anillo amurallado.

20190812_134152_001

Dentro del segundo círculo de murallas.

Dentro del segundo círculo de murallas.

Dejamos el coche a los pies de la fortaleza y empezamos la pequeña escalada, no tan ardua como peligrosa puesto que el pavimento sigue siendo de antiguos y resbaladizos cantos rodados. No lo puedo remediar, tengo casi una fijación con los castillos, con su poder evocador de asedios y batallas, lo que durante mucho tiempo fue elemento principal de la Historia. Y aquí, con el fuerte viento soplando en lo alto de la elevación rocosa y ante las tres enormes puertas que hay que traspasar para acceder al recinto, pude vivir casi en mi piel el terror que debió ser intentar conquistarlas.

La subida a la tercera puerta.

La subida a la tercera puerta.

La vista abarca decenas de kilómetros alrededor, hasta las altas montañas centrales del Peloponeso, por un lado, y los golfos de Corinto y Sarónico por otros. Pero no subimos hasta la cima. No nos hizo falta. Bastaba con haber llegado hasta allí, haber cumplido la tarea pendiente y aguantado el fuerte viento en el rostro ante los muros.

20190812_134806

La tercera y última puerta, desde fuera y desde dentro.

La tercera y última puerta, desde fuera y desde dentro.

  • Carmen

    ¿Te puedes creer que hemos pasado por ahí más de 10 veces y nunca, jamás hemos ido a Acrocorinto? Nos acobarda el calor y el sol y esas impresionantes cuestas.
    ¡Vosotros sois unos valientes! ;-)
    Saludos

  • Rocio Cocina en Casa

    Sin duda Cadiz no es solo la comida y la gastronomía también tiene lugares hermosos a donde ir. Gracias me ha encantado.

  • Ulyfox

    Hola Carmen. De valientes nada. La carretera es estrecha pero no demasiado larga, no muy diferente de tantas otras en Grecia… además, llega hasta los pies de la fortaleza. Sólo hay que subir andando un poco, aunque empinado, eso sí. Cuando fuimos nosotros hacía viento y no demasiado calor…
    Saludos