Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Viaje de vuelta casi sin ida

Viaje de vuelta casi sin ida

Ulyfox | 15 de marzo de 2020 a las 22:00

La plaza de la República de Elvas.

La plaza de la República de Elvas.

Ha sido un visto y no visto. Se aliaron el coronavirus y la responsabilidad (sobre todo de mi Penélope) y acabamos de realizar el viaje más corto de nuestra larga vida viajera. Nada había podido hasta ahora con nuestro instinto de correcaminos, pero…

DSC_0821

Parte de las magníficas murallas de Elvas.

Parte de las magníficas murallas de Elvas.

Teníamos programado y reservado desde hacía tiempo (no mucho, no somos de anticipar) una largamente deseada visita a Nápoles, una ciudad mítica en mis ensoñaciones viajeras mediterráneas y que hasta ahora habíamos evitado por un inexplicable temor a la delincuencia. Bueno, a lo mejor es explicable.

El Pelourinho o rollo municipal de Elvas, junto a una puerta de la muralla antigua.

El Pelourinho o rollo municipal de Elvas, junto a una puerta de la muralla antigua.

El caso es que nos resistimos hasta al final a cancelarlo por esa autotranquilizante convicción de que esta enfermedad no era más que una gripe. La evidencia de que todo estaría cerrado por el confinamiento que decretó el gobierno italiano y la cancelación de los vuelos a Italia hicieron el resto.

Como no nos íbamos a Nápoles decidimos, impenitentes culos inquietos, que algo deberíamos hacer. Y nos dijimos: nos vamos a Portugal, a la parte de Setúbal, que no conocemos. Quizá hiciéramos una visita a Lisboa…

IMG_20200312_121214

Vistas desde las murallas.

Vistas desde las murallas.

Así que cogimos nuestro coche: primera parada en Elvas, justo casi en la frontera con Badajoz, ciudad conocida más por las compras de los españoles que por su imponente recinto amurallado del siglo XVII que rodea todo el casco antiguo.

Llegamos al Hotel Santa Luzia, casi desierto. A la mañana siguiente comprobaríamos que sólo había otra pareja alojada allí. El Hotel es una de las primeras Pousadas de Portugal, algo equivalente a los paradores españoles, y no es cualquiera de ellas: presume de ser donde se inventó el bacalhau dourada, una gloria de la cocina portuguesa.

DSC_0798

Interior de la catedral de Elvas.

Interior de la catedral de Elvas.

No probamos tan excelso plato porque fuimos al casco antiguo cenar a un restaurante moderno: Acontece se llama. Muy bien decorado y elegante. Tuvimos facilidad para comprobar el interiorismo, porque estaba igualmente vacío. Sólo una pareja española, demasiado previsora o más bien maleducada porque ni siquiera saludó al entrar, ocupó luego una mesa bastante alejada.

IMG_20200312_115514

Interior y cúpula de la iglesia de la Consolación.

Interior y cúpula de la iglesia de la Consolación.

El encargado del restaurante, Rui, nos comentó los malos tiempos que se esperan para su sector, pero no parecía desanimado. De hecho, nos recomendó un restaurante de pescado en Setúbal. A los dos días, Portugal declaraba el estado de alerta, casi a la vez que España. A los cuatro días, se cerraban las fronteras entre los dos países. Nos retiramos al hotel, y aún manteníamos la intención de continuar hasta Setúbal.

Tras la noche y el buen desayuno del Hotel, en el que sólo nos acompañaba otra pareja, nos fuimos a visitar el casco antiguo de Elvas. Nos asombramos ante el bello cinturón de murallas defensivas, compuesto de un buen número de muros, baluartes y bastiones, que circunda todo el pueblo, y volvimos a lamentar que un alcalde decidiera derribar las murallas de Cádiz a principios del siglo pasado.

IMG_20200312_115827 IMG_20200312_115708

Detalles del interior de la iglesia de la Consolación.

Detalles del interior de la iglesia de la Consolación.

Disfrutamos de las características calles adoquinadas de estos pueblos portugueses del Alentejo, de la iglesia de la Asunción y de la emocionante iglesia de la Consolación, con su cúpula octogonal cubierta de azulejos desde el suelo al techo, de las vistas desde las murallas… pero sobre todo disfrutamos de la soledad de viajar fuera de temporada, del gusto de recordar cómo eran las visitas a Portugal hace no tantos años, lejos de la masificación, de los grupos atropellados, de las visitas tumultuosas.

Y tomamos rumbo a Setúbal… Pero por el camino la radio informaba casi como único tema de la epidemia de coronavirus, y repetía las instrucciones de actuación, entre las que está por supuesto la recomendación de no viajar si no era estrictamente necesario. Y nosotros viajando… Penélope tuvo un rasgo de responsabilidad que yo agradecí, y decidimos renunciar a continuar con el viaje. En plena autopista, a la altura de Évora, nos dimos la vuelta.

IMG_20200311_232606 IMG_20200311_232706

Por el camino, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba que se iba a declarar el estado de alarma en España. Pero a esas alturas, ya estábamos de vuelta en nuestro país, felices de haber tomado la decisión adecuada, aunque eso supusiera renunciar a lo que más nos gusta. Ya vendrán más días y nos harán más felices.

Sólo un deseo: que todos estéis y permanezcáis bien.

  • Mel Gómez

    Muy buen artículo. Así da gusto viajar.

  • Carmen

    Hola, Ulyfox
    Nosotros también hemos estado este invierno en Elvas y comimos en el restaurante Acontece. Mi pareja carne a la piedra y yo un bacalao al horno, que si lo recuerdo o pienso me pongo a llorar de saudade. Y es verdad, Rui el gerente del rest. Acontece es muy simpático y amable.
    Elvas nos pareció descuidada en comparación con Vila Viçosa o Évora, por ejemplo. Pero nos lo pasamos muy bien allí. Nos hizo un tiempo estupendo y nos ayudó a hacer un montón de excursiones. De hecho, Elvas fue la primeara parada de un largo viaje por el Alentejo. Cuando regresamos, también paramos en Elvas para comer. Comimos en el restaurante O Lagar. Nos gustó más el Acontece. Pero eso va a gustos.

  • Carmen

    Ulyfox, hicisteis muy bien regresando. Penélope es una buena y responsable persona. Ahora, viajar no se puede. Como bien dices tú, vendrán tiempos mejores!.
    ¡Salud!

  • Ulyfox

    Claro, Carmen. Alguna vez hay que creerse lo que dicen las autoridades (no siempre). Nos sentíamos culpables de andar por ahí viajando…
    Eso, mucha salud

  • Ulyfox

    Carmen. Elvas lo conocimos hace más de 30 años y no habíamos vuelto. Tiene el gran encanto de sus murallas. No es el pueblo más bonito, evidentemente, sobre todo si tiene que competir con Évora, Vila Viçosa, Estremoz, Castelo de Vide o Monsaraz… pero tiene su encanto. Acontece es un restaurante estupendo. Y tienen una carne excelente, es verdad.
    En fin, a la espera de más viajes, seguiremos llenando el blog de impresiones…

  • Ulyfox

    Muchas gracias, Mel. Aquí tiene usted su casa

  • Avenger

    Uly, que bonito que es Elva, en general que bonito que es Portugal, tan cercano y a la vez tan desconocido para muchos en España. Buena visita rápida, pero te aconsejo no dejar Nápoles, es una ciudad que no te deja indiferente, es sucia, descarnada y decadente… hay piratas de tierra y de mar. Pero te atrapa, es inexplicable, es como vivir la Italia tópica de las peliculas del neorrealismo, de Alberto Sordi o Sofia Loren, es como ver agrandados el Barrio de la Viña y Santa María, cuando vas por el paseo marítimo del puerto o cuando paseas por algunos rincones de quartieri spagnoli. Hay casas palacio reconvertidas en casas vecinales, hay ruido, hay caos y hay Mediterráneo, hay portaaviones norteamericanos y hay erasmus españoles, merece la pena de verdad. Hay un sentimiento de vuelta a un lugar común, donde no somos extraños, se nota la presencia española, se nos aprecia y se puede comprobar. Vía Toledo, el Castillo del Huevo, o el Arsenal, todo nos lleva a otro tiempo, donde el Mediterráneo era nuestro lugar común, donde Nápoles era tan España como Cádiz, o esta tan Italia como Génova, es un viaje que merece la pena y que os aconsejamos, es verdad que hay que tener algo de ciuidado, pero nuestra experiencia fue estupenda, quitando algun episiodio pícaro en algún bar, pero más por displicencia (mía en este caso). Además teneías a un tiro de piedra toda esa maravilla que es la Costiera Amalfitana, o la costa de Sorrento, Capri o Prócida, tan bien y también conocidas por vosotros. Estaría bien reencontrarnos en Nápoles cuando todo esto acabe, ya sea por recuperar la ilusión, ya sea por apoyar a esa Italia que llevamos en la sangre (en mayor o menor medida) y que nos atrae tanto. Un fuerte abrazo y muchos besos y ánimo a Penelope.

  • Ulyfox

    Querido Avenger. Qué bien cuentas Nápoles. Todo eso que relatas es lo que me habría gustado vivir, y no dudes de que lo haremos. Si fuera reencontrándonos con vosotros sería ya estupendo. Por supuesto que iremos a esa ciudad. Ya lo teníamos todo previsto, los planes hechos, un estupendo hotel en Piazza Bellini… Bueno, será sólo una experiencia aplazada, si este putovirus nos respeta. Gracias de parte de Penélope, y besos a los dos.

  • Avenger

    Que buen sitio Uly, céntrico, cercano a la Mura Greche, los restos de la antigua muralla griega, pero comoncadi todo allí, mal señalizado y mal cuidado, podríamos decir que son cuatro piedras, pero con todo el valor histórico y la carga emocional que lleva. Cerca una pizzería, creo la más antigua de Nápoles y donde se come bastante bien, aunque la prisa no va con ellos, y cuidado al precio. Una cosa en la carta y otra en la factura, pero si te das cuenta y le echas más morro que ellos te lo cambian. Yo les dije que eso no se lo podían hacer a un médico italiano (fíjate que a saber que queda de eso en mi) que tenía familia de Sicilia, y me dice que Sicilia no es Italia… pero bueno al ver que le hable en italiano y le eche morro como ellos, cambiaron la cuenta. En eso si hay que cuidarse, de otro tipo de delincuencia más dura o peligrosa no vimos en toda nuestra estancia. Un abrazo.

  • Avenger

    Medio italiano quería decir…. el teclado del móvil es lo que tiene. Abrazos.

  • Ulyfox

    Jajaja, menudos sinvergüenzas estos italianos… en el Norte son más serios desde luego. Si no fuera porque me caen bien… De hecho son nuestro segundo país favorito, obviamente detrás del que tú ya sabes…
    Pero es un buen truco, sacar el italiano que tenemos dentro la mitad de los gaditanos, para lidiar con estos problemas. Probaré también con cantarles alguna canzone napolitana…

  • Avenger

    Si Uly el Norte es otra cosa, se nota más la diferencia que aqui en España, al menos eso me parece a mí. Seguro que los embaucais con canzone y con vuestra experiencia, además ya estáis avispados en esto de los italianos sureños, no? Reucerdo alguna entrada de ruedas y coches en Sicilia. Abrazos y besos amigos, mucho ánimo que ya vamos quitando días para la normalización.

  • Ulyfox

    Avenger, nos quedan días duros, pero esperemos que al menos salgamos bien de esto. Y elmayor número de gente posible…
    Y sí, jeje, aquella doble peripecia siciliana con ruedas pinchadas y grúas que surgían de la nada fue curiosa, y costosa.
    Abrazo