Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » Y los árboles se quedaron de piedra en Lesbos

Y los árboles se quedaron de piedra en Lesbos

Ulyfox | 27 de marzo de 2021 a las 22:03

Parte de un tronco petrificado, con sus raíces, en Sigri.

Parte de un tronco petrificado, con sus raíces, en Sigri.

Sobre el mapa no parecía que estuviera tan lejos. Pero es que en realidad se trataba de un viaje hacia atrás en el tiempo, a millones de años antes. Veníamos de Molyvos, en el norte de la isla de Lesbos y viajábamos hacia la costa occidental, en busca de Sigri, un puertecito que vivió mejores tiempos. A la salida, el paisaje era verde en la tierra y azul en el mar, pero conforme nos íbamos acercando a nuestro destino comenzó a ponerse amarillo y seco, y la carretera aparecía como una serpiente torturada que ascendía y bajaba sin parecer llegar a ningún lugar.

20190902_132921 20190902_131537 20190902_131521

Piedras que en verdad son troncos de árboles.

Piedras que en verdad son troncos de árboles.

Nuestro destino era el bosque petrificado, una de las maravillas geológicas de Lesbos, un fenómeno ocurrido hace unos 20 millones de años y provocado por la intensa actividad volcánica de la isla en aquella época. La lava sepultó grandes extensiones de bosques, y el proceso físico y químico convirtió los árboles en piedra con el paso de los siglos. Por tiempo inmemorial, las plantas permanecieron ocultas, pero ahora, están floreciendo de otra manera, saliendo a la luz.

20190902_133338 20190902_131032

En los bordes de la carretera, con tramos pedregosos y casi prehistóricos, podían verse grandes troncos incrustados en las paredes cortadas, en los taludes y junto a los arcenes. Continuamente siguen apareciendo estos vestigios de árboles que ya son piedra.

20190902_124726

Árboles petrificados expuestos en el Museo de Sigri.

Árboles petrificados expuestos en el Museo de Sigri.

En Sigri se ha instalado el Museo de Historia Natural del Bosque Petrificado de Lesbos, y ante su puerta estacionamos el coche. Se trata de un centro modélico y muy educativo, que explica con gráficos, maquetas y muestras reales, el proceso de formación de esta rareza natural. A su lado, se ha acondicionado una pequeña extensión de terreno como muestra del bosque de piedra. Es algo decepcionante, porque el verdadero bosque está unos kilómetros más tierra adentro, y se extiende por una gran superficie, pero está cerrado al público actualmente.

20190902_123855 20190902_123842 20190902_123254

El jardín sirve para hacerse una idea, porque se pueden encontrar varios troncos y tocones que hace milenios eran madera y ahora son roca. El museo exhibe el corte de varios de ellos y se puede observar su interior brillante como cuarzo recién pulido. También muestra un buen número de plantas, hojas y flores fosilizadas, atrapadas por el imparable avance de la lava.

20190902_122410 20190902_115005

Fuera, algunos troncos con raíces semejan pulpos y presentan unos colores rojizos. El paseo es corto y caluroso a esa hora del día. Lo impresionante de verdad es conocer cómo unos árboles prehistóricos han llegado hasta nosotros conservados en piedra.

Sigri, visto desde el exterior del Museo.

Sigri, visto desde el exterior del Museo.

El pueblo de Sigri no tiene mucho que ver, y hasta se diría que carece de ese encanto que cualquier población costera tiene en Grecia. Aparecía desértico a mediodía, con un aire abandonado y mortecino. Junto al puerto, con pocos barcos, un castillo veneciano preside el panorama. Sólo paramos para tomar una cerveza en uno de los pocos lugares abiertos. Muy poco después, salíamos de camino a nuestra siguiente etapa: Skala Eresos, de resonancias poéticas… y aún tuvimos que atravesar un largo trecho desértico, devastado por el tiempo.

  • Carmen

    ¡qué interesante! Creo recordar que hay un lugar en el Peloponeso, en Lakonia, que también se pueden contemplar este fenómeno de troncos de piedra o bosque petrifícado. Aunque, supongo que el del Peloponeso no es tan importante, didáctico y monumental como este de Lesbos.
    Saludos

  • Ulyfox

    Sí, Carmen, ese bosque que tú dices está en la misma península de Monemvasia, pero bastante más abajo. No lo conozco, y está junto al mar. Este de Lesbos tiene una extensión enorme, pero lamentablemente, cuando nosotros fuimos sólo se podía visitar un pequeño jardín junto al Museo, que por cierto es estupendo.
    Saludos