Mil sitios tan bonitos como Cádiz

Llamada a Ricardo

Ulyfox | 6 de febrero de 2013 a las 14:54

Por si sigues leyendo esto. Me ha llegado una llamada de ayuda de esas que nos gustan porque no es grave, porque no incide en las tragedias e injusticias que estamos viviendo en estos días terribles. Se trata de viajes. Ricardo, tú puedes echar un cable.

Carmen, una lectora más o menos asidua de este blog, enamorada de Creta y de toda Grecia como nosotros, viajera persistente, quiere viajar este año al Peloponeso sur, ya sabes, ese Mani que tanto te gustó hace años y que has revisitado hace poco. Pide información. Y, Ricardo, eres entre todos los que conozco, el que más sabe de esa región. Así que si puedes…

Pongo aquí el comentario que me ha llegado de Carmen a una entrada anterior:

Hola, soy Carmen (otra enamorada de Creta, como vosotros).

No sabía muy bien dónde dejar este comentario y he pensado que en tu última entrada o post estaría bien. Entro para preguntarte si conoces la zona sur del Peloponeso. Quisiéramos ir a Gerolimenas (Yerolimenas) y Porto Kagio, pero hay muy poca información sobre el Peloponeso, fuera del circuito Mistras, Epidauro, Mesina o Momenvasia… y cómo vosotros sois unos verdaderos apasionados de la zona oriental del Mediterráneo… he pensado que sabríais algo más sobre esa zona. Por supuesto, que mejor información que la que aparece en las guías de turismo.

Salu2 y muchos viajes

Anda, Ricardo, échanos una mano. Y un abrazo

Difícil

Ulyfox | 6 de febrero de 2013 a las 14:47

Podéis verlo como una justificación. Lo pretendo. Me encanta este blog, pero todo mi tiempo libre lo estoy dedicando a acabar la guía. No importa, es un trabajo maravilloso. Pero absorbente, sobre todo cuando se une al también absorbente trabajo cotidiano y a las obligaciones de la vida normal. Por no hablar de las necesidades físicas de alimentarse y dormir, que también se llevan su tiempo.

Este trabajo que un día afortunado nos tocó nos tiene atareados. Y eso incluye que hayamos abandonado, casi literalmente, a los amigos, las aficiones y casi a la familia. No importa. Ya estamos casi a punto de acabarlo. Hecho el gozoso trabajo de campo, acabada la recopilación y confirmación de datos, terminado el borrador del texto definitivo, ahora estamos en la fase de repaso, corrección y remate de detalles. Pienso que acabando el Carnaval estará acabada la guía, al menos en lo que se refiere a nuestro trabajo. Luego vendrá la tarea de edición y ajuste de los textos, pero eso corresponde en su mayo parte a Anaya Touring. Espero dejárselo facilito.

Y entonces volveremos a ver a los amigos, a ir al cine, a salir a comer y esas cosas que añoramos. Ya tenemos varias citas apalabradas. Por favor, no os bebáis todo el vino que nos tenéis guardado.

Y a seguir escribiendo en este blog. Difícil en estas condiciones. Pero volveré.

Trilogía de Iberia III (Estambul)

Ulyfox | 30 de enero de 2013 a las 14:25

Al atardecer en el puerto de Estambul

Había dejado yo inconclusa la trilogía sobre la afrenta que la antaño compañía de bandera nacional Iberia ha perpetrado contra las relaciones mediterráneas españolas al suprimir sus vuelos con Atenas (la maldición de Zeus caiga sobre ella e invite a muchos de sus directivos a hacer una excursión en la barca de Caronte), El Cairo y Estambul. Me faltaba precisamente esta última, la Sublime Puerta, la que fue la ciudad de Constantino, Constantinopla, la capital de Bizancia, ese imperio romano de Oriente que tantos frutos impresionantes dio, y que ahora despreciamos incluyendo a sus refinados habitantes bajo el despectivo nombre colectivo de ‘moros’.

En el palacio de Topkapi, esplendor de los azulejos.

De aquella corta visita a Estambul, primera y única en el año 97, nos quedaron tantos buenos recuerdos, tantas sensaciones nuevas e imborrables que no pasa nunca mucho tiempo sin hacernos el propósito de volver. Tengo escrito seguramente ya (tiendo a repetirme con mis amores eternos) que aquella vez el primer día nos dio un poco de miedo, el segundo día nos gustó, el tercero nos conquistó y el cuarto fatídico no nos queríamos marchar. Sé que a muchos les ha pasado lo mismo desde hace siglos, así que no somos originales. Y también sé que a muchos otros les sigue dando ese miedo o al menos prevención tan fuerte que les impide elegir a la fastuosa capital turca como una de sus opciones a la hora de viajar. Conozco igualmente a algunos que fueron con ese prejuicio y volvieron encantados. Por no hablar de las delicias del resto de ese gran país europeo y oriental que es Turquía.

El bullicio cerca de la Mezquita Nueva. Al fondo, dominando todo, la de Suleimaniye.

Quizá Iberia, llevada por ese rumbo ciego del capitalismo moderno que desdeña los medios de transporte como servicio público y cultural y recalca sólo su papel de rentabilidad cuando no como forma de enriquecerse (algunos), desprecie esa ciudad, que en realidad es la capital de una gran nación emergente en lo económico, poblada por gente amable como sólo lo pueden ser los humildes. Me temo que da igual decirles que se equivocan. Así que esto es una invitación a los que siguen leyendo este blog-guadiana, a que se busquen otras alternativas, por ejemplo la estupenda Turkish Airlines, y que no dejen de visitar la ciudad mágica, de mirar hacia arriba la mística cúpula de Santa Sofía, que desciendan a la cisterna de Yerevatán o que se dejen caer en las alfombras de las libres y abiertas mezquitas Suleimaniye o Sultanahmet. ¡Ánimo! la rebelión tiene muchas puertas.

Lo que no os puedo ofrecer es que tengáis la compañía que yo tuve en ese viaje.

Bocadillo de caballa asada al momento en las barcas del puerto.

Etiquetas: , ,

Rellenos de resistencia

Ulyfox | 24 de enero de 2013 a las 14:55

Limpiando deliciosas flores de calabacín en Zaros.

Aquellas mujeres de pueblo cretense, muy de mañana, estaban limpiando amarillísimas flores de calabacín. Limpiarlas significa simplemente quitarles las hormigas y otros bichitos, delicadamente y con la punta de un cuchillo, y luego sacudirlas para que caiga lo que tenga que caer. Amaneció un día espléndido en Zaros, en el centro de Creta, a los pies del monte Psiloritis, después de una noche en la que el viento había golpeado con fuerza en las ventanas y aliviado un poco el intenso calor de la tarde anterior. En Zaros no había mucha gente esa mañana de junio. Por las calles, de hecho, solo se veía alguna mujer limpiando la entrada de su casa, alguna mujer regando sus plantas, alguna mujer preparando flores de calabacín para rellenarlas, como estas de las que hablo.

De mañanita, con el café y unos bizcochitos, se preparan las flores.

Nos acercamos (‘kalimera!’) a preguntar qué hacían, y como pudimos, nos entendimos. Limpiaban las flores para luego escaldarlas un poco y rellenarlas de arroz con cebolla, eneldo y yerbabuena. Todo eso se cuece junto y sale una comida deliciosa, ideal si se acompaña con un poco de yogur o tzatziki y un buen vaso de vino. Damos fe. Después de explicarnos someramente la receta de estas dolmades nos preguntaron de dónde éramos (apó pou iste? Ispanía? Ah, orea!) y cómo estaba nuestro país. Con la misma crisis que aquí, les dijimos. “Ah, hijos, si seguimos así dentro de poco comeremos nada más que dolmades“, se lamentaron entre risas. Nos preguntaron cuándo nos íbamos. Ahora mismo, les dijimos. “Vaya, es una pena, porque si no mañana os llevaríamos un platito de estas dolmades”. Qué mala suerte, hombre, nos tuvimos que conformar con decir adiós. Con lo que nos hubiera gustado probarlas de sus manos, en su platito blanco y con un plastiquito por encima, tal vez en la terraza del kafeneion de enfrente…

Un rincón de la bella Zaros

De todo eso me acordaba hace unos días, cuando me decidí a preparar unas hojas de parra rellenas, otro tipo de dolmades mucho más populares en toda Grecia, con toda su historia detrás. Estas hojas de parra han viajado desde el mercado municipal (el Agora, vaya nombre en griego para una plaza de abastos) de La Canea hasta la Isla. Las compramos allí, en nuestro reciente viaje, a una mujer mayor con un puesto enorme donde vendía de todo para comer, y todo delicioso. Una mujer mayor que hablaba su mijita de inglés, más o menos como yo. A ella le compramos también la tarama, un concentrado de huevas de pescado que hace una pasta exquisita y especial, la taramosalata, cuando se mezcla en las debidas proporciones con puré de patatas, aceite y limón. Otro día se intentará.

Tentadores puestos en el Mercado de La Canea.

La prueba de las dolmades no salió mal del todo. Por si queréis intentarlo, os doy la receta. Lo que ya no sé es deciros cómo conseguir las hojas de parra escaldadas. Desconozco también si servirían las hojas de parra de por aquí, supongo que sí. Bueno, ahí va: se hace un refrito de cebollita, de las largas, y cuando están dorándose se les echa arroz, con un buen puñado de eneldo y otro de yerbabuena, bien picaditos. Se sofríe todo sólo un poco, porque el arroz se terminará de hacer luego. Se aparta del fuego, y cuando esté frío se pone una cucharadita corta de esta mezcla en cada hoja de parra escaldada, y se envuelven formando las dolmades. Se colocan una junto a otra en círculo en el fondo de una cacerola, se cubren con agua, limón y aceite y se deja consumir. En una media hora estarán, cuidando que no se queden sin agua antes de tiempo. Se les pone un plato encima para que no se separen ni se abran. Luego se sacan y se sirven en frío. Mejor si se acompañan con un poco de tzatziki, que no es más que una mezcla de yogur griego (escurrido el suero), pepino rallado (escurrido de agua), ajo triturado, aceite de oliva, sal y pimienta, auténtico sabor griego.

Las hojas de parra, ya en nuestra cocina

¿Que cómo me salieron? Mejorables, pero muy aceptables. Aprendí que debo echarles un poco más de agua para la cocción y no dejar que se consuma toda. La próxima vez serán gloriosas. Esta vez sólo evocadoras, muy evocadoras.

Salieron mejorables, como la foto, algo desenfocada.

Que no pare el tren

Ulyfox | 18 de enero de 2013 a las 1:32

Uno de los salones del Tren Al Andalus.

Hace ahora nueve meses me embarqué en una semana de lujo desacostumbrado. Se ponía en marcha de nuevo el Tren Al Andalus para revivir otros tiempos de coches de alto copete y salones donde las copas estaban incluidas. Y me tocó en suerte que me invitaran al estreno, gracias a la generosidad de un compañero que, cosas de la muda injusticia de la vida, ahora ha dejado de serlo porque fue despedido. Se inauguró el Tren Al Andalus, nos llevaron de gira por Andalucía, nos agasajaron, conocimos a periodistas jóvenes y veteranos, a hombres y mujeres divertidos, viajados y con conversación. No es que fuera el viaje de nuestras vidas, pero sí uno insólito. En mi caso, nunca lo habría hecho si no hubiera sido invitado. Fuimos cobayas consentidos y divulgadores a la vez de un proyecto con apariencia y fondo de elitista, pero interesante como iniciativa turística, respetuoso con la cultura andaluza y que de verdad da trabajo al sector. Y además crea empleo directo.

Pues todo esto está en peligro, según este correo que recibí hace unos días:

Estimados amigos y colaboradores;  después de 9 años al frente de los Trenes Turísticos de Lujo de FEVE,  en esta nueva etapa  donde  nos integramos en RENFE, ceso en mi cargo de Director Gerente al frente de los mismos.

En estos 9 años hemos situado los Trenes Turísticos de Lujo a la cabeza a nivel mundial, generando más de 9  millones de euros  brutos de ingresos anuales,  de  los cuales una parte muy importante se distribuye entre agencias de viaje, restaurantes, empresas turísticas, etc…, generando empleo  y participando en el desarrollo y mantenimiento de las zonas por las que discurren los trenes, además de generar más de 70 puestos de trabajo directo.

Actualmente existe una total indecisión empresarial a cerca del futuro de estos trenes. Que en primera instancia y tras el anuncio de su venta,  han sido relegados de la estructura de la empresa, donde ni tan siquiera aparecen.

Entre todos, hemos conseguido estar a la cabeza mundialmente de éste tipo de turismo, envidia en las reuniones Internacionales, con trenes tan emblemáticos como El Transcantábrico Gran Lujo, El Transcantábrico Clásico, El Tren Al Andalus o El Expreso de La Robla, sin olvidarnos de los Trenes del norte.

Es deber de todos el reivindicar la continuidad y el mantenimiento de estos trenes, con los mismos estándares de calidad actuales para que España siga posicionada a la cabeza mundial de éste tipo de turismo y que las regiones por las que discurren  se sigan viendo beneficiadas por su continua presencia y aporte de recursos.

Un cordial Saludo

Jose Antonio Rodríguez García

Conocí a José Antonio, junto con buena parte del equipo, durante esos días. No sé qué será de ellos ni del proyecto, que me pareció muy interesante y defendible. Espero que les vaya bien a todos.

Etiquetas: ,

‘Télos’ (se acabó)

Ulyfox | 13 de enero de 2013 a las 19:23

 

Gloriosa mañana de invierno en el puerto de La Canea.

 

O no, seguramente no se acabó. Es el último día, de estos últimos días, en Creta. Pero seguramente no. Seguramente volveremos, no podemos ni queremos evitarlo. Ya amábamos esta tierra hace tanto. Pero ahora, tras el glorioso encargo-regalo de la guía, nos sentimos no parte de ella (aún no sabemos bailar como bailan ellos, ensimismados, girando, la cabeza mirando al suelo, o cogidos de la mano y dando acrobáticos saltos), pero sí unos invitados especiales.

Las Montañas Blancas, más blancas que nunca, fondo invernal de La Canea.

La última noche (mañana no cuenta, tendremos que levantarnos muy temprano para tomar el vuelo de vuelta) Creta nos ha despedido con una velada gloriosa. No hay turistas, los cretenses son los dueños de su tierra. En La Canea, sólo algunas parejas con pinta de guiris se pasean por el incomparable puerto veneciano. Nosotros no pasamos por extranjeros. En la abarrotada taberna Monastiri (fabulosos huevos con staka, pulpo al vino, empanadillas de cebolla, mucho raki de regalo) en el muelle Tombazi, hay actuación musical. No conocemos al cantante, pero todo el mundo conoce las canciones, que parecen especialmente hechas para cantar en grupo, y los comensales las corean todas. Un hombre delgado, con nariz afilada y bigote, la viva estampa del cretense, se lanza a bailar. Él rompe el fuego. Abre los brazos semiextendidos y dibuja con sus pies cruces y giros. La música es lenta, profunda, nada de sirtaki para turistas ni platos rotos. Después, a cada canción sale un espontáneo y se luce: un hombre mayor hace movimientos extraños de manos y se agacha varias veces para palmear el suelo mientras gira. Otro de mediana edad se atreve a dar saltitos y tocarse los talones con las palmas de las manos. Una mujer de pelo corto y teñido se pone el dorso de la mano derecha en la frente y extiende el brazo izquierdo mientras gira. Cuando alguno baila, otros se agachan en su derredor, como una especie de homenaje al danzante. No parece algo extraordinario, sino algo que pase cada sábado noche (sábatto vradi) de invierno en muchas tabernas de Grecia ¡Yámas!

El Ágora (mercado municipal) de La Canea.

Nosotros no podemos ser sino espectadores emocionados de esta demostración de fiesta familiar sin artificios. Corre el vino y el raki, pero nadie está borracho,  aunque un espíritu comunitario parece recorrer el comedor bien decorado en el que destaca una foto de la Reina Sofía como una de las ilustres visitantes. Los camareros de tradicional camisa blanca están pendientes de todos los detalles, si levantas la mano acuden al menos dos, sonríen siempre y te ponen la mano en el hombro mientras te preguntan varias veces “endatsi, ola kalá?”, es decir “¿está a gusto, todo bien?”. En las paredes, varios avisos de prohibido fumar, pero el camarero reparte ceniceros y muchos tienen el cigarrillo encendido. Pe se anima a incumplir la norma comunitaria. Nadie protesta y todos ríen mientras siguen el ritmo con las palmas ¡opa, pame! El pueblo griego, o por lo menos el cretense, no está en crisis, loado sea Zeus.

Esa tarde nos regaló una luz mágica, para no retirarse nunca.

No hay fotos de esa fiesta. Parece que todos los aparatos se pusieron de acuerdo para agotar sus baterías a la vez que se agotaban las vacaciones. Pero sí hemos hecho decenas de La Canea, su puerto veneciano casi solitario con sol y tras la lluvia, en la mañana, al mediodía y por la tarde. La mayoría de las calles del barrio de Topanas están en obras aprovechando la temporada baja. Los pavimentos se renuevan mientras los negocios y restaurantes tienen sus puertas cerradas. Sólo algunos hoteles están abiertos. Por ejemplo la Pension Theresa tiene ofertas de alquiler de habitaciones por meses, y nos dicen que artistas y escritores aprovechan para pasar el invierno en la hermosa Canea que fue minoica, helenística, romana, bizantina, veneciana y turca pero siempre griega.

Yiorgos os hablará con entusiasmo de música cretense en su tienda de discos.

Hemos estado alojados, cuatro noches, en el espléndido y nuevo Palazzo Ducca, en el corazón del barrio veneciano y a diez pasos contados del puerto (http://www.palazzoduca.gr/) un hotel casi inmejorable, con un dueño joven y encantado del éxito que está teniendo después de medio año abierto. Y en estos días hemos disfrutado del puerto, uno de los más bonitos del mundo; del mercado municipal (Ágora) y su puesto de quesos y raki, del hotel, de los atardeceres; de la tienda Juke Box y los consejos de su dueño Yiorgos sobre la singular música cretense; del reencuentro con el restaurante Glositsses, cuyo encargado se acordaba de nosotros porque en septiembre le pedimos la retsina Kekribari, excelente pero que no figura en la carta; de los guisos caseros del Chrisóstomos y del Kozina E.P., de… todo.

La comercial calle Zambeliou, desierta.

Pero ya, de momento, ‘télos’, es decir, se acabó. Aunque el hecho de que esta misma tarde, paseando por el puerto, como todo el mundo, nos hayamos encontrado por una graciosa casualidad con otro Yiorgos, el dueño del Hipokampo de Heraklion me hace suponer que no tardaremos en volver. Fue gracioso: Pe, de pronto, me dice “¿a quién saludas aquí?” hasta que reconoce a Yiorgos (¡Yasaaaas!, nos faltó decir “¿quillo qué?) Iba con su mujer, a quien no conocíamos, ha cerrado por descanso la taberna durante una semana, y lo que son las cosas, nos preguntó por sitios para comer en La Canea. Ya véis, a nosotros. Naturalmente, les recomendamos un par de excelentes restaurantes, como haremos con vosotros cuando compréis nuestra guía sobre Creta.

El campanario y el minarete nos dicen hasta pronto, último atardecer en La Canea.

Taxi driver

Ulyfox | 12 de enero de 2013 a las 19:25

Manuel en griego es Manuel, Manolo es Manolis y Manu es Manos. Vale. Manos era el taxista al que llamó la encargada del Hotel Cosmos de Rethymnon para que nos llevara a la estación de autobuses, la KTEL, que es como decir la Renfe de aquí pero en autobuses y con un servicio inmejorable, frecuente, cómodo y que llega a todos lados. Manos es un joven dinámico, con media barba. Apareció sonriente y desplegó toda la batería de saludos que los griegos utilizan: kalimera, jronia polá, kalí jroniá, naste kalá, es decir algo así como buenos días, felicidades, feliz año, espero que esté bien, acompañado de un fuerte apretón de mano y una disposición absoluta.

Manos se disculpó con nosotros un minuto y pasó a saludar a la encargada del hotel y desearle feliz año, por supuesto. Luego montamos, y por el camino saludó no menos de cinco veces jovialmente a sus conocidos, incluyendo al menos un par de paradas para hacer los cumplidos de rigor con sus más allegados, supongo. Naturalmente, se ofreció a hacernos un precio especial por llevarnos directamente a La Canea. Ni siquiera le preguntamos el precio y rechazamos la oferta, aunque no dudo de que el trayecto habría sido de lo más entretenido.

Llegando a la estación de autobuses, dijo de pronto “¡un momento”! y se bajó corriendo a parar un vehículo que ya salía por las puertas. “¿Este va a La Canea?” preguntó al conductor. Vista su respuesta afirmativa, bajó rápidamente las maletas del taxi y nos dijo “ahí está”. Naturalmente (en Grecia, porque en España es bastante impensable que te hagan caso), el autobús nos esperó, el ayudante del conductor abrió las puertas y metió nuestro equipaje en el compartimento y salimos pitando hacia La Canea, en una conexión de las más rápidas y ajustadas que hemos vivido. Todo gracias al taxista más dispuesto que hemos conocido. Lo único malo es que su energía nos privó de fotografiar la increíble vista del azul golfo de Rethymnon con las Montañas Blancas nevadas casi allí mismo. Quedó en nuestras retinas pero no en nuestro blog. Nada es perfecto.

Ahora, si queréis, comparad servicios de taxi y bus con los que conocéis. Me parece que esperar, ayudar y facilitar razonablemente debería ser la máxima de cualquier servicio público. Aquí, en Creta, todavía se tiene esta medida humana de las cosas. Evharistó.

El invierno en Rethymnon

Ulyfox | 12 de enero de 2013 a las 0:28

En el puerto de Rethymnon, con el faro y el monte Psiloritis nevado, al fondo.

A ver: Rethymnon es una joya, una mezcla perfecta, antigua y con el punto justo de decadencia entre Venecia y Turquía. La gran fortaleza allá en lo alto vigila un casco antiguo con minaretes, palacios en ruinas, viejas mezquitas y loggias italianas. Unas calles estrechas pintadas en amarillo o colores siena, bordeadas de plantas, forman el entramado de casas y palacios antiguos de dos o tres alturas como máximo, y muchos de ellos en estado ruinoso. Las puertas tienen dinteles de piedra grabadas en relieve, de pronto te aparece una fuente con cabezas de león, y si miras hacia arriba ves balcones otomanos de madera. El minúsculo puerto veneciano tiene un faro de piedra que culminaron los egipcios, cuando durante un corto periodo de tiempo el sultán de El Cairo mandaba aquí.

Las calles del casco antiguo, en verano repletas, ahora están vacías.

En junio pasado estuvimos aquí, por el trabajo de nuestra guía. Entonces estaba lleno de turistas, porque no os he dicho que, además, Rethymnon tiene una playa de arena fantástica y kilométrica. Ahora, la ciudad vieja tiene un aire fantasmal: la gran mayoría de los comercios y restaurantes están cerrados. En el paseo marítimo la sensación es aún más palpable.

La Fuente Rimondi, sola, en una foto imposible de hacer en verano.

Cuando cae la lluvia y arrecia el frío, el turista anacrónico se siente como un ser perdido en busca de refugio, pero a la vez experimenta la sensación de ser el dueño de la ciudad como es sin otros visitantes. No hay apenas terrazas en las calles, esas sillas y mesas que tan bien quedan entre los colores cretenses no están. En la calle Vernadou, buscas el obrador del maestro de la pasta filo, Giorgos Hasparakos, al que visitaste en junio. La puerta está entornada pero hay luz de fluorescente en el interior. Giorgos y su mujer se asoman y los saludas. Y te cuentan que ahora no hay trabajo, porque no hay grupos de turistas, pero él está con un rollo de pasta en la mano, y sigue estirando la filo y el kataifi como ha hecho desde hace más de 60 años. Dice que hace unos años estuvieron en Andalucía de vacaciones y un poco después en Barcelona. Y les gustó.

Yiorgos Hasparaskos, el maestro de la pasta filo, y su mujer, a la puerta de su negocio.

El mar embravecido por el invierno, y la silueta gris de Rethymnon.

 

La enorme fortaleza veneciana (Fortetza) domina el casco antiguo.

Nada es igual que en verano, el puerto está vacío, y el faro recorta su silueta fría contra la estampa aún más fría y nevada del Monte Psiloritis, el más alto de la isla con sus 2.456 metros de altitud bien contados. No hay tiendas ni bares abiertos ni expositores de objetos turísticos llenando las parees, y por eso observas con más gusto los detalles arquitectónicos de esta mezcla de siglos en colores pastel. Y añoras el buen tiempo, pero no desdeñas el invierno, tan cretense como el verano.

La puerta de un palacio ruinoso en Rethymnon.

Cómo sortear la crisis

Ulyfox | 10 de enero de 2013 a las 0:21

La calle Handakos de Heraklion alrededor de las ocho de la tarde de un día de enero.

Me he traído a Creta la última novela de Petros Márkaris, Liquidación final, segunda de la trilogía que protagoniza el peculiar comisario Kostas Jaritos con el telón de fondo de la crisis económica griega. Márkaris pinta una Atenas triste en la que la gente pierde el trabajo y ve reducido su sueldo, y donde crecen los suicidios casi tanto como los asesinatos que su inspector investiga. En este ambiente, un asesino en serie elige como víctimas a los evasores de impuestos, con lo que se convierte rápidamente en un héroe popular, algo así como un Robin Hood a lo bestia. La novela es espléndida y muy descorazonadora a la vez.

Pides una cerveza y te ponen esto

Hace tiempo que no hemos estado en Atenas, más de un año y medio, y naturalmente en las zonas que visitamos, las más turísticas, no parecía notarse esa crisis. Lo mismo nos pasa en Creta. Heraklion, la capital, es un hervidero de jóvenes y mayores llenando las hermosas terrazas que saben poner los griegos. Los restaurantes también, en pleno enero, realizan un buen negocio. Y tenéis que ver comer a los cretenses: platos y platos, piden siempre para que sobre, les gusta tener raciones variadas, probar un poco de todo, y no es extraño ver comida de más.

Una terraza exterior ¡con chimenea!, en el paseo marítimo de Rethymnon

Así que no sé. Nos han dicho que en la isla la crisis no se nota tanto porque el turismo da para vivir bien todo el año. Además, tiene varias facultades universitarias y la agricultura tiene una buena producción que se envía a todo el país. No parece, a simple vista, que haya los gravísimos problemas que todos asociamos mentalmente al nombre de Grecia.

Es asombroso el gran número de jóvenes que se ve consumiendo en las terrazas, y ¡qué terrazas! No hay problema porque sea invierno: no hay cerramiento posible ni sistema de calefacción callejera que no hayan inventado contra el frío y la lluvia. En muchos lugares se ve que la inversión en la adaptación de esos bares debe de haber sido cuantiosa. No me puedo imaginar estos montajes en ningún lugar de España ni casi del mundo. Pero todo vale antes que dejar la costumbre de consumir en la calle, sentados, con mucho café y helados y poco alcohol, y si es posible con el backgammon sobre la mesa. Así pasan horas y horas en una tertulia incansable. Las consumiciones no son baratas, pero sí duraderas. Otro gran detalle: no hay bebida, sea café, refresco, chocolate, vino o cerveza que no venga acompañada de algo para comer, y en algunas ocasiones de manera tan abundante que casi es una merienda contundente. Eso unido a que las condiciones del local son en muchas ocasiones de auténtico lujo hacen que el precio de un café a tres euros resulte bastante bien compensado, y el de una cerveza de abadía grande a 4,50 casi barato. Sea como sea, mucha gente puede pagarlo, así que… no sé que pensar de la crisis en Creta.

Bendito sea el mar

Ulyfox | 8 de enero de 2013 a las 0:43

El mejor recupera la cruz del agua (la foto es de internet)

Mantengo con la religión una relación atípica, o quizá no tanto. No diré como el Perich que la religión ayuda a resolver problemas que no existirían si no existiera la religión. Detesto las soflamas de algunos representantes de la jerarquía, y su empeño en dictar sentencias dogmáticas, negando la humanidad de las dudas y el derecho a tenerlas, así como la necesidad de rebelarse. Y lo que me parece artificial y despótico es su milenaria repulsión por el sexo, para mí incomprensible, como si fuera un obstáculo para la rectitud moral. Y es imperdonable su capacidad para ver la paja en el ojo ajeno y ser ciego para la viga en el suyo. Por no hablar de su tradicional cercanía, como institución, a los poderosos, a los que ha bendecido en tantas ocasiones.

Los habitantes de Heraklion toman agua bendita el día de la Epifanía.

Dicho esto, considero revolucionarias frases como “el que esté limpio de culpa que tire la primera piedra”, “bienaventurados los pobres de espíritu”, “has pecado mucho porque has amado mucho”, “si quieres seguirme, vende todo lo que tienes y repártelo a los pobres” y por supuesto “haced como los lirios del valle”, entre otras muchas. Máximas que si los adalides de la ortodoxia cristiana hubieran respetado y aplicado en una mínima parte, nos hubieran ayudado mucho a hacer de este mundo algo mejor.

Bendición del mar en el puerto de Heraklion.

¿Todo esto a qué viene? diréis. Pues porque acabamos de ver una demostración más del apego de los griegos por las tradiciones religiosas. En Grecia, la religión está imbricada con el Estado. Los curas son funcionarios públicos, y el patriarca ortodoxo bendice la sesión inaugural del Parlamento y a todos los parlamentarios, incluidos los comunistas más ateos. Es así. Las iglesias son los edificios mejor cuidados en todos los pueblos, pintados siempre aunque las casas a su lado se estén cayendo o sean un desastre de cuidado. La gente se santigua al paso por los templos o al salir de su casa, las celebraciones religiosas son seguidas masivamente.

La multitud observa la ceremonia desde la fortaleza Koules o Rocca al Mare, que cierra el puerto veneciano.

En la mañana de Reyes, el puerto veneciano de Heraklion vivía una extraña agitación, las familias se agolpaban en las cafeterías de los alrededores ante tazones de chocolate, la televisión y los fotógrafos se apelotonaban ante una plataforma adornada con hojas de palma. El viento había empezado a soplar con esa suavidad fría que anuncia lluvia.

Los sacerdotes ortodoxos, de vuelta hacia la iglesia.

Un poco antes del medíodía, una procesión compuesta por autoridades civiles, escolta militar, banda de música y curas bajó por la calle 25 de Agosto procedente de la basílica de Agios Titos. Allí habían celebrado la Eucaristía y bendecido el agua, que los fieles habían bebido poco después, tomándola de unos grifitos instalados en una pila de plata. Los popes aparecían con sus vestiduras de gala. Tras rodear la histórica dársena, los curas subieron a la plataforma. Junto a ella, una treintena de hombres en bañador desafiaban la fría temperatura y el viento que se acababa de levantar bajo las nubes grises. En el agua esperaban también más de una docena de ellos. Tras unas palabras solemnes por la megafonía, el que por sus vestiduras y su tocado parecía el de más rango entre los sacerdotes arrojó una cruz al agua helada. Y entonces se formó el barullo en el mar. Los bañistas se lanzaron todos a por la cruz de metal. El más hábil en el buceo se hizo con ella y la enarboló orgulloso. Se aseguró así un año de buena suerte para él y para su familia.  Enseguida, los barcos hicieron sonar sus sirenas y lanzaron bengalas para celebrarlo. Así fue la Bendición del Mar, una ceremonia que se repite la mañana de Reyes, en todos los puertos griegos. Es la Teofanía, equivalente de nuestra Epifanía, y con esta celebración demuestra la extraordinaria y milenaria relación del pueblo de Grecia con el pélagos, en su hermosa lengua milenaria.

La cruz, rescatada del mar, en buenas manos.